/ lunes 7 de junio de 2021

Adiós a la madura y vieja clase política

Sobre los comicios del domingo, un experimentado exponente de la política veracruzana expresó:

“Lo que no hizo la pandemia, la elección del 21 acabó con la vieja y madura clase política”.

Y así es, coinciden otros observadores de la política jarocha, que desde la noche del domingo y con más fuerza desde la mañana de ayer, comentan lo sucedido en el solar de Veracruz.

Lo señalado por estos observadores puede resumirse de la siguiente manera:

Adolfo Mota reapareció ahora como candidato en el distrito de Xalapa rural solo para recibir una felpa y quedar a muchos miles de votos del primer lugar. Del joven político nada queda, ahora está maduro y cargará a cuestas con una dolorosa derrota. Para nada sirvió su experiencia de haber sido diputado local, vicecoordinador en la Cámara de Diputados, secretario de despacho y presidente del PRI estatal. Hubo rechazo a su persona y a sus promesas no cumplidas como pasado legislador y a su actuación como titular de la SEV, se dice.

José Francisco Yunes Zorrilla tuvo un sufrido triunfo. Finalmente, con todo y su ya larga carrera, podrá imponerse a una política como Carmen Mora García, quien hizo poco para lograr su reelección, por alrededor de 9 mil votos, si en las últimas 5 casillas por contabilizar mantiene la tendencia. Ahora Pepe Yunes deberá realizar un papel extraordinario, fuera de lo común, para llamar la atención y colocarse en posición de volver a competir por la gubernatura.

Américo Zúñiga cargará a cuestas con su primera derrota, luego de haber ganado una diputación local y la alcaldía de Xalapa. En una rara situación, perdió ante Rafael Hernández Villalpando, quien también hizo muy poco para ser reelecto, pero lo logró sin gran esfuerzo.

Patricia Lobeira finalmente ganó las accidentadas y controvertidas elecciones por la alcaldía de Veracruz. La familia Yunes logró ese apretado triunfo, que le manda un mensaje significativo de que tienen un severo desgaste.

Paquita la del Barrio, la famosa cantante nativa de Alto Lucero, recibió el rechazo de los habitantes del distrito de Misantla. No la quisieron como su representante en la Legislatura del Estado. Sabe llegarle a la gente con sus canciones, pero por su falta de preparación no le llegó a los votantes. El Movimiento Ciudadano se pasó de la raya con la postulación de alguien que no habría hecho algo positivo en el Congreso, se comenta.

Algunos políticos ni estando con Morena pudieron ganar en esta otra elección en la que el partido guinda arrasó. Uno de esos casos, se menciona, es el de Diana Santiago Huesca, que de ser cobijada en el PRI por Elízabeth Morales, buscó la sombra morenista, pero en estos comicios no pudo ganar en donde ya se vio que sí puede hacércele mella a los Yunes, como Ricardo Exsome que quedó a nada de ganar la alcaldía o Fernando Arteaga Aponte, quien sí triunfó.

Ricardo Ahued y sus más de 111 mil votos logrados para ser alcalde de Xalapa queda en una posición privilegiada pero a la vez de gran responsabilidad. Impuso récord y dejó muy atrás a una actora política que ya no levanta el vuelo. Quiera o no quiera, se ha colocado como prospecto para el 2024.

Juan Manuel Diez Francos le ganó sin problemas al empresario que Morena le mandó como rival, queriendo así hacerle sombra. Diez es visto como una bandera para la oposición en 2024, pero hasta ahora su fama está muy focalizada en Orizaba y la región de Pluviosilla.

Rocío Nahle, la poderosa secretaria de Energía, ni se despeinó con sus candidatos en la zona sur. Ganó en Coatzacoalcos, Minatitlán y otros lugares, lo que la mantiene políticamente bien para lo que se ofrezca en 2024.

El secretario de Gobierno, Patrocinio Cisneros, maniobró como se operó electoralmente en los últimos tres lustros en Veracruz y entregó las cuentas que ya sabemos a su jefe.

La oposición, PAN, PRI y PRD deberán seguir junta, si algo quiere hacer para las próximas elecciones, aunque deberá cambiar a sus dirigentes que, como se vio con los resultados, sirvieron para muy poco.

-El gobernador volverá a tener una Legislatura aliada y una muy buena relación con la mayoría de los alcaldes. Podrá estar tranquilo en lo que resta de su gobierno y tener una muy buena base para enfrentar el proceso de la sucesión.

Sobre los comicios del domingo, un experimentado exponente de la política veracruzana expresó:

“Lo que no hizo la pandemia, la elección del 21 acabó con la vieja y madura clase política”.

Y así es, coinciden otros observadores de la política jarocha, que desde la noche del domingo y con más fuerza desde la mañana de ayer, comentan lo sucedido en el solar de Veracruz.

Lo señalado por estos observadores puede resumirse de la siguiente manera:

Adolfo Mota reapareció ahora como candidato en el distrito de Xalapa rural solo para recibir una felpa y quedar a muchos miles de votos del primer lugar. Del joven político nada queda, ahora está maduro y cargará a cuestas con una dolorosa derrota. Para nada sirvió su experiencia de haber sido diputado local, vicecoordinador en la Cámara de Diputados, secretario de despacho y presidente del PRI estatal. Hubo rechazo a su persona y a sus promesas no cumplidas como pasado legislador y a su actuación como titular de la SEV, se dice.

José Francisco Yunes Zorrilla tuvo un sufrido triunfo. Finalmente, con todo y su ya larga carrera, podrá imponerse a una política como Carmen Mora García, quien hizo poco para lograr su reelección, por alrededor de 9 mil votos, si en las últimas 5 casillas por contabilizar mantiene la tendencia. Ahora Pepe Yunes deberá realizar un papel extraordinario, fuera de lo común, para llamar la atención y colocarse en posición de volver a competir por la gubernatura.

Américo Zúñiga cargará a cuestas con su primera derrota, luego de haber ganado una diputación local y la alcaldía de Xalapa. En una rara situación, perdió ante Rafael Hernández Villalpando, quien también hizo muy poco para ser reelecto, pero lo logró sin gran esfuerzo.

Patricia Lobeira finalmente ganó las accidentadas y controvertidas elecciones por la alcaldía de Veracruz. La familia Yunes logró ese apretado triunfo, que le manda un mensaje significativo de que tienen un severo desgaste.

Paquita la del Barrio, la famosa cantante nativa de Alto Lucero, recibió el rechazo de los habitantes del distrito de Misantla. No la quisieron como su representante en la Legislatura del Estado. Sabe llegarle a la gente con sus canciones, pero por su falta de preparación no le llegó a los votantes. El Movimiento Ciudadano se pasó de la raya con la postulación de alguien que no habría hecho algo positivo en el Congreso, se comenta.

Algunos políticos ni estando con Morena pudieron ganar en esta otra elección en la que el partido guinda arrasó. Uno de esos casos, se menciona, es el de Diana Santiago Huesca, que de ser cobijada en el PRI por Elízabeth Morales, buscó la sombra morenista, pero en estos comicios no pudo ganar en donde ya se vio que sí puede hacércele mella a los Yunes, como Ricardo Exsome que quedó a nada de ganar la alcaldía o Fernando Arteaga Aponte, quien sí triunfó.

Ricardo Ahued y sus más de 111 mil votos logrados para ser alcalde de Xalapa queda en una posición privilegiada pero a la vez de gran responsabilidad. Impuso récord y dejó muy atrás a una actora política que ya no levanta el vuelo. Quiera o no quiera, se ha colocado como prospecto para el 2024.

Juan Manuel Diez Francos le ganó sin problemas al empresario que Morena le mandó como rival, queriendo así hacerle sombra. Diez es visto como una bandera para la oposición en 2024, pero hasta ahora su fama está muy focalizada en Orizaba y la región de Pluviosilla.

Rocío Nahle, la poderosa secretaria de Energía, ni se despeinó con sus candidatos en la zona sur. Ganó en Coatzacoalcos, Minatitlán y otros lugares, lo que la mantiene políticamente bien para lo que se ofrezca en 2024.

El secretario de Gobierno, Patrocinio Cisneros, maniobró como se operó electoralmente en los últimos tres lustros en Veracruz y entregó las cuentas que ya sabemos a su jefe.

La oposición, PAN, PRI y PRD deberán seguir junta, si algo quiere hacer para las próximas elecciones, aunque deberá cambiar a sus dirigentes que, como se vio con los resultados, sirvieron para muy poco.

-El gobernador volverá a tener una Legislatura aliada y una muy buena relación con la mayoría de los alcaldes. Podrá estar tranquilo en lo que resta de su gobierno y tener una muy buena base para enfrentar el proceso de la sucesión.