/ viernes 8 de noviembre de 2019

Adiós al ‘Seguro Popular’

Hace ocho meses, a principios de marzo, el exsecretario de Salud, Julio Frenk, advirtió que si se desmantelaba al Seguro Popular se perdería un instrumento financiero que hasta el sexenio anterior venía ofreciendo una eficiente atención médica a los mexicanos con menos recursos.

Ivonne Cisneros Luján, síndica de Xalapa con licencia y actual titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS), respondió de inmediato al exfuncionario foxista: “Julio Frenk (impulsor del Seguro Popular), como parte de expertos neoliberales, está defendiendo su reforma neoliberal. Nosotros defenderemos sin duda, como expertos que hemos estudiado los diferentes mecanismos para lograr el acceso universal a la salud, la creación de sistemas equitativos”, afirmó.

La economista egresada de la UNAM declaró entonces que al llegar a esta institución se topó con un déficit de casi 20% del presupuesto 2018 que tuvo que cubrir con el gasto de este año, y que al revisar el paquete de entrega-recepción no encontró las denuncias por desvíos estatales, recibiendo información imprecisa por parte de su antecesor; sin embargo, puntualizó que esas no eran sus mayores preocupaciones, sino que su mayor desafío era concretar el plan de integrar el Seguro Popular a un sistema universal de atención a la población sin derechohabiencia del país.


La también exdirectora de Recursos Humanos de la Universidad Veracruzana dijo además que la dependencia que le encargaron dirigir, el Seguro Popular, “es una burocracia tremenda”, enfatizando que “no necesitamos eso”.

Sin embargo, a casi un año de haber asumido dicho puesto, la escasez de medicamentos contra el cáncer en infantes ha hecho crisis, como se evidenció recientemente en el Hospital Pediátrico de Veracruz.

En su edición de este jueves, el diario La Jornada publicó un caso patético: el papá de un niño con cáncer, paciente del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, tuvo que firmar un pagaré por 60 mil pesos para que su hijo pueda continuar con su tratamiento. La causa: el vencimiento de la póliza del Seguro Popular que tenía y “por falta de claridad en lo que vendrá”, según le dijo personal de dicho nosocomio.

El señor lideró las movilizaciones para denunciar el desabasto de metotrexato y ahora integra la protesta en contra de la reforma a la Ley General de Salud con la que desaparecerá el Seguro Popular.

El diario capitalino también entrevistó a la madre de otra paciente, la cual expresó que quieren tener certeza sobre la continuidad de sus tratamientos, que hasta ahora están cubiertos por el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, y que ante las dudas habían solicitado una reunión con senadores de la Comisión de Salud, pero supuestamente no los quisieron recibir.

Hace ocho meses, a principios de marzo, el exsecretario de Salud, Julio Frenk, advirtió que si se desmantelaba al Seguro Popular se perdería un instrumento financiero que hasta el sexenio anterior venía ofreciendo una eficiente atención médica a los mexicanos con menos recursos.

Ivonne Cisneros Luján, síndica de Xalapa con licencia y actual titular de la Comisión Nacional de Protección Social en Salud (CNPSS), respondió de inmediato al exfuncionario foxista: “Julio Frenk (impulsor del Seguro Popular), como parte de expertos neoliberales, está defendiendo su reforma neoliberal. Nosotros defenderemos sin duda, como expertos que hemos estudiado los diferentes mecanismos para lograr el acceso universal a la salud, la creación de sistemas equitativos”, afirmó.

La economista egresada de la UNAM declaró entonces que al llegar a esta institución se topó con un déficit de casi 20% del presupuesto 2018 que tuvo que cubrir con el gasto de este año, y que al revisar el paquete de entrega-recepción no encontró las denuncias por desvíos estatales, recibiendo información imprecisa por parte de su antecesor; sin embargo, puntualizó que esas no eran sus mayores preocupaciones, sino que su mayor desafío era concretar el plan de integrar el Seguro Popular a un sistema universal de atención a la población sin derechohabiencia del país.


La también exdirectora de Recursos Humanos de la Universidad Veracruzana dijo además que la dependencia que le encargaron dirigir, el Seguro Popular, “es una burocracia tremenda”, enfatizando que “no necesitamos eso”.

Sin embargo, a casi un año de haber asumido dicho puesto, la escasez de medicamentos contra el cáncer en infantes ha hecho crisis, como se evidenció recientemente en el Hospital Pediátrico de Veracruz.

En su edición de este jueves, el diario La Jornada publicó un caso patético: el papá de un niño con cáncer, paciente del Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, tuvo que firmar un pagaré por 60 mil pesos para que su hijo pueda continuar con su tratamiento. La causa: el vencimiento de la póliza del Seguro Popular que tenía y “por falta de claridad en lo que vendrá”, según le dijo personal de dicho nosocomio.

El señor lideró las movilizaciones para denunciar el desabasto de metotrexato y ahora integra la protesta en contra de la reforma a la Ley General de Salud con la que desaparecerá el Seguro Popular.

El diario capitalino también entrevistó a la madre de otra paciente, la cual expresó que quieren tener certeza sobre la continuidad de sus tratamientos, que hasta ahora están cubiertos por el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, y que ante las dudas habían solicitado una reunión con senadores de la Comisión de Salud, pero supuestamente no los quisieron recibir.