/ viernes 6 de diciembre de 2019

Adiós Tiburones… y a cientos de empleos

¿Qué va a pasar ahora con las empresas, sus empleados y los pequeños comerciantes que recibían beneficios del deporte-espectáculo del futbol profesional?

Ayer, finalmente se hizo oficial la desafiliación del club Tiburones Rojos de Veracruz de la LigaMX y, en consecuencia, el anunciado fin del futbol de Primera División en el puerto, y según lo dicho ayer por los presidentes de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, y de la LigaMX, Enrique Bonilla, no hay opción de que pueda haber un cambio de dueño del Club, la franquicia desaparece y también todas sus filiales, varoniles y femeniles; el siguiente torneo se jugará con 18 equipos, sin descenso. Lo único que resta para cumplir ese fallo de la FMF es que el dueño del equipo, Fidel Kuri Grajales, sea oficialmente notificado.

Dos son las causas fundamentales para que se haya tomado esta determinación: las constantes violaciones al reglamento por parte de Kuri y el incumplimiento e compromisos contraídos, incluidos adeudos de anteriores dueños del Club, y el pago de salarios a los jugadores, que ahora quedan en libertad de contratarse con el equipo que quieran. Hasta ayer, el orizabeño no había fijado un posicionamiento en torno al tema, aunque en días anteriores lanzó la amenaza de dar a conocer irregularidades dentro de la FMF y responsabilizó a Televisa y a la propia Federación de lo que pudiera ocurrirle a él y a su familia. ¿Qué sabe Kuri? Sea que fuere, no hay marcha atrás.

Veracruz se queda sin futbol profesional, lo mismo que ya pasó en años anteriores con el basquetbol y el beisbol de primera categoría, aunque hay la intención de que el llamado deporte de la pelota caliente pueda regresar en el siguiente año al puerto. Difícilmente habrá una intervención del más alto nivel, no se observa interés de los distintos niveles de gobierno, a pesar del daño que este hecho causa a la economía de Veracruz y de la gran afición a este popular deporte. Por cierto, para mañana sábado se anuncia una manifestación de protesta en el estadio Luis “El Pirata” de la Fuente en contra de la desafiliación y condena de muerte de los Tiburones, donde seguramente habrá reclamos a los actuales gobernantes por no apoyar la permanencia de este equipo en Veracruz.

POLICÍAS MUNICIPALES, BAJO LUPA

En enero de 2016, cinco jóvenes que viajaban en su vehículo del puerto de Veracruz para regresar a su lugar de origen, Playa Vicente, fueron detenidos por policías de Tierra Blanca, quienes los entregaron a una célula de la delincuencia organizada; sus cuerpos no aparecieron. El caso alcanzó notoriedad nacional.

Un episodio muy similar acaba de suceder en Ixtaczoquitlán donde, en un retén policiaco, fueron detenidos siete personas, las cuales siguen sin aparecer, sus familiares sólo han recibido llamadas solicitando rescate por algunos de ellos. No son hechos aislados. La situación de inseguridad que vive el estado de Veracruz sólo puede explicarse por la complicidad que puede existir entre algunas corporaciones de seguridad, sus mandos, con los criminales. Eso explica que, últimamente, la Guardia Nacional, Marina, Ejército y la Secretaría de Seguridad Pública, revisen los cuerpos de seguridad municipales, para verificar que cumplan con controles de confianza y vigilar la actuación de esos elementos.

Hace poco se realizó un operativo en Tlalixcoyan, pero lo más recomendable es revisar todos estos grupos municipales, para evitar más casos como los de Tierra Blanca o Ixtaczoquitlán. Eso daría tranquilidad a la población, independientemente de que evitaría más hechos sangrientos y dolorosos como los que han enlutado a infinidad de familias en el estado de Veracruz. Esperemos.

opedro2006@gmail.com

¿Qué va a pasar ahora con las empresas, sus empleados y los pequeños comerciantes que recibían beneficios del deporte-espectáculo del futbol profesional?

Ayer, finalmente se hizo oficial la desafiliación del club Tiburones Rojos de Veracruz de la LigaMX y, en consecuencia, el anunciado fin del futbol de Primera División en el puerto, y según lo dicho ayer por los presidentes de la Federación Mexicana de Futbol, Yon de Luisa, y de la LigaMX, Enrique Bonilla, no hay opción de que pueda haber un cambio de dueño del Club, la franquicia desaparece y también todas sus filiales, varoniles y femeniles; el siguiente torneo se jugará con 18 equipos, sin descenso. Lo único que resta para cumplir ese fallo de la FMF es que el dueño del equipo, Fidel Kuri Grajales, sea oficialmente notificado.

Dos son las causas fundamentales para que se haya tomado esta determinación: las constantes violaciones al reglamento por parte de Kuri y el incumplimiento e compromisos contraídos, incluidos adeudos de anteriores dueños del Club, y el pago de salarios a los jugadores, que ahora quedan en libertad de contratarse con el equipo que quieran. Hasta ayer, el orizabeño no había fijado un posicionamiento en torno al tema, aunque en días anteriores lanzó la amenaza de dar a conocer irregularidades dentro de la FMF y responsabilizó a Televisa y a la propia Federación de lo que pudiera ocurrirle a él y a su familia. ¿Qué sabe Kuri? Sea que fuere, no hay marcha atrás.

Veracruz se queda sin futbol profesional, lo mismo que ya pasó en años anteriores con el basquetbol y el beisbol de primera categoría, aunque hay la intención de que el llamado deporte de la pelota caliente pueda regresar en el siguiente año al puerto. Difícilmente habrá una intervención del más alto nivel, no se observa interés de los distintos niveles de gobierno, a pesar del daño que este hecho causa a la economía de Veracruz y de la gran afición a este popular deporte. Por cierto, para mañana sábado se anuncia una manifestación de protesta en el estadio Luis “El Pirata” de la Fuente en contra de la desafiliación y condena de muerte de los Tiburones, donde seguramente habrá reclamos a los actuales gobernantes por no apoyar la permanencia de este equipo en Veracruz.

POLICÍAS MUNICIPALES, BAJO LUPA

En enero de 2016, cinco jóvenes que viajaban en su vehículo del puerto de Veracruz para regresar a su lugar de origen, Playa Vicente, fueron detenidos por policías de Tierra Blanca, quienes los entregaron a una célula de la delincuencia organizada; sus cuerpos no aparecieron. El caso alcanzó notoriedad nacional.

Un episodio muy similar acaba de suceder en Ixtaczoquitlán donde, en un retén policiaco, fueron detenidos siete personas, las cuales siguen sin aparecer, sus familiares sólo han recibido llamadas solicitando rescate por algunos de ellos. No son hechos aislados. La situación de inseguridad que vive el estado de Veracruz sólo puede explicarse por la complicidad que puede existir entre algunas corporaciones de seguridad, sus mandos, con los criminales. Eso explica que, últimamente, la Guardia Nacional, Marina, Ejército y la Secretaría de Seguridad Pública, revisen los cuerpos de seguridad municipales, para verificar que cumplan con controles de confianza y vigilar la actuación de esos elementos.

Hace poco se realizó un operativo en Tlalixcoyan, pero lo más recomendable es revisar todos estos grupos municipales, para evitar más casos como los de Tierra Blanca o Ixtaczoquitlán. Eso daría tranquilidad a la población, independientemente de que evitaría más hechos sangrientos y dolorosos como los que han enlutado a infinidad de familias en el estado de Veracruz. Esperemos.

opedro2006@gmail.com

jueves 16 de enero de 2020

Algo grave pasa en los bancos

martes 14 de enero de 2020

El silencio de Yunes

domingo 12 de enero de 2020

El niño de la masacre de Torreón

martes 07 de enero de 2020

¿Defender a taxistas o a usuarios?

domingo 05 de enero de 2020

Los motivos de Marlon

lunes 30 de diciembre de 2019

En 2020, corregir el rumbo o decir adiós

miércoles 25 de diciembre de 2019

Abusos contra el turismo

domingo 22 de diciembre de 2019

Prueban que Laguna Verde contamina

Cargar Más