/ martes 5 de noviembre de 2019

AMLO ya estaba advertido. Caso Veracruz.

Me confirman que a Andrés Manuel López Obrador le avisaron (cuando aún era candidato a la Presidencia) que su único alfil débil en los distintos frentes electorales era Cuitláhuac García, más aún teniendo como adversario al hijo del entonces gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.

Fue por ello que AMLO decidió concentrar (después de platicar con sus estrategas) buena parte de sus baterías en el estado de Veracruz; se convirtió en el destino más frecuentado durante su campaña presidencial. El objetivo era claro: hacer ganar a un candidato que a todas luces iba camino a su segunda derrota consecutiva.

AMLO estaba advertido por tres de sus cinco más cercanos consejeros: el peligro de perder votos y la dignidad personal se encontraban en Veracruz. “Se lo hicimos saber a tiempo, no nos preocupaban Chiapas, Tabasco, CDMX o Morelos, únicamente Veracruz”.

“De hecho tampoco nos preocupaba la Presidencial, la íbamos a ganar con o sin Veracruz, pero teníamos que apropiarnos de la llamada Joya de la Corona, pues ahí estaban bien acuartelados los panistas, y más aún, los Yunes. AMLO quería Veracruz por varias cosas, y una de ellas era por un tema personal con Yunes Linares”, me dijeron vía telefónica.

De acuerdo con esta misma fuente, de sobra se sabía que cuando Cuitláhuac García venciera por intervención de López Obrador (y no por méritos propios, como lo hizo Cuauhtémoc Blanco), el problema se presentaría al momento de gobernar. No tendría idea de cómo hacerlo.

“Sin embargo, a pesar del negro panorama que veíamos con él, conservábamos la esperanza de que reaccionara al momento de saberse gobernador, pero no, hay frutas que se caen del árbol sin madurar”.

“No nos parece que el gobernador se haya referido alguna vez públicamente al presidente por su nombre, perdiéndole el respeto a su investidura; tampoco se necesitaba que este fin de semana escribiera un tweet defendiéndolo ante un presunto golpe de estado. No era necesario; eso nos deja claro que Cuitláhuac sabe (de sobra) que no está entregando buenas cuentas a AMLO”, me afirmaron, de manera clara y contundente.

alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

Me confirman que a Andrés Manuel López Obrador le avisaron (cuando aún era candidato a la Presidencia) que su único alfil débil en los distintos frentes electorales era Cuitláhuac García, más aún teniendo como adversario al hijo del entonces gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares.

Fue por ello que AMLO decidió concentrar (después de platicar con sus estrategas) buena parte de sus baterías en el estado de Veracruz; se convirtió en el destino más frecuentado durante su campaña presidencial. El objetivo era claro: hacer ganar a un candidato que a todas luces iba camino a su segunda derrota consecutiva.

AMLO estaba advertido por tres de sus cinco más cercanos consejeros: el peligro de perder votos y la dignidad personal se encontraban en Veracruz. “Se lo hicimos saber a tiempo, no nos preocupaban Chiapas, Tabasco, CDMX o Morelos, únicamente Veracruz”.

“De hecho tampoco nos preocupaba la Presidencial, la íbamos a ganar con o sin Veracruz, pero teníamos que apropiarnos de la llamada Joya de la Corona, pues ahí estaban bien acuartelados los panistas, y más aún, los Yunes. AMLO quería Veracruz por varias cosas, y una de ellas era por un tema personal con Yunes Linares”, me dijeron vía telefónica.

De acuerdo con esta misma fuente, de sobra se sabía que cuando Cuitláhuac García venciera por intervención de López Obrador (y no por méritos propios, como lo hizo Cuauhtémoc Blanco), el problema se presentaría al momento de gobernar. No tendría idea de cómo hacerlo.

“Sin embargo, a pesar del negro panorama que veíamos con él, conservábamos la esperanza de que reaccionara al momento de saberse gobernador, pero no, hay frutas que se caen del árbol sin madurar”.

“No nos parece que el gobernador se haya referido alguna vez públicamente al presidente por su nombre, perdiéndole el respeto a su investidura; tampoco se necesitaba que este fin de semana escribiera un tweet defendiéndolo ante un presunto golpe de estado. No era necesario; eso nos deja claro que Cuitláhuac sabe (de sobra) que no está entregando buenas cuentas a AMLO”, me afirmaron, de manera clara y contundente.

alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

jueves 12 de diciembre de 2019

Los cambios que AMLO valora en su gabinete

lunes 09 de diciembre de 2019

Trump pidió salida de Evo

martes 03 de diciembre de 2019

Comparando a AMLO con Jesús

jueves 28 de noviembre de 2019

Trump loves AMLO

jueves 21 de noviembre de 2019

Mi charla con Javier Sicilia 

martes 19 de noviembre de 2019

También hay presupuesto para Maduro 

jueves 14 de noviembre de 2019

Evo Morales: el plan con maña

martes 12 de noviembre de 2019

“Gobernícolas”

Cargar Más