/ martes 7 de enero de 2020

Cargado

Usted amable lector, ¿cree que alguien que pregona vivir con sencillez y con los recursos económicos que obtuvo con su trabajo como funcionario de muy alto nivel en el gobierno del estado de Veracruz podría pagar en Londres, Inglaterra, el alquiler de una pequeña casa por el equivalente a 100 mil pesos mensuales?

Pero que además, con sus supuestos “ahorros” haber desembolsado 150 mil pesos para pagar el adelanto de seis meses de alquiler de un departamento en exclusiva zona de la Ciudad de México, cuya renta mensual es de 25 mil pesos.

Pues bien amable lector, quien tiene la posibilidad para tales desembolsos es el exgobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, a quien un juez federal le negó el pasado fin de semana la posibilidad de salir de la cárcel y pasar el resto de su condena en ese departamentito de 25 mil pesos mensuales, pues con ello, con ese pago de renta, demuestra que tiene la posibilidad económica para desaparecerse de México nuevamente e irse al extranjero donde se encuentra su familia.

A Duarte de Ochoa, por si a alguien ya se le olvidó, se le sentenció solo a nueve años de prisión por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

El exmandatario estatal, a través de sus abogados, ha insistido para que le reduzcan la pena y le reconfiguren los delitos por los que se le acusa y de paso, promueve que le permitan abandonar el Reclusorio Preventivo Norte para continuar su condena bajo la modalidad de reclusión domiciliaria, en un departamento de exclusiva zona de la capital del país.

Fue el pasado fin de semana cuando el juez federal Juan Carlos Ramírez Benítez, tras unas ocho horas de escuchar los alegatos de los defensores jurídicos de Javier Duarte, consideró que era improcedente la petición del exgobernador veracruzano, pues éste cuenta con recursos económicos suficientes como para irse del país en cuanto salga de la cárcel.

¿Y TODO LO DEMÁS?… Por cierto amable lector, sabía usted que el único delito por el que Duarte de Ochoa permanece en la cárcel es el del presunto lavado de dinero del que lo acusó la ex Procuraduría General de la República (PGR).

De todo lo demás tan profusamente dado a conocer, nada de nada, el hombre es inocente cual blanca paloma.

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ… Recontraporcierto, anda todavía en veremos la investigación que se realiza, luego de que la Auditoría Superior de la Federación encontró un presunto desvío de más de dos mil 300 millones de pesos canalizado por el gobierno federal para los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014 que se realizaron en el estado de Veracruz.

Dicho desvío se testimonia con la pésima calidad de los trabajos de construcción contratados por el gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

Basta acercarse a la sede del Instituto Veracruzano del Deporte (IVD), en el complejo deportivo “Leyes de Reforma”, en el municipio de Boca del Río, que se ha caído a pedazos cada vez que un fuerte norte azota la región con sus vientos.

Ese edificio, amable lector, es testimonio de la impunidad que campea en Veracruz.

Y usted al igual que nosotros se preguntará quién responderá por tan grave atraco económico al estado de Veracruz, a lo cual solo hay una respuesta: “quién sabe”, porque ni el que anunció que haría cimbrar a México, ni el de la Esperanza de México, Miguel Ángel Yunes Linares y Cuitláhuac García Jiménez, pasaron y pasan de simples declaraciones periodísticas al respecto. La impunidad en pleno.

guadalupehmar@yahoo.com

Usted amable lector, ¿cree que alguien que pregona vivir con sencillez y con los recursos económicos que obtuvo con su trabajo como funcionario de muy alto nivel en el gobierno del estado de Veracruz podría pagar en Londres, Inglaterra, el alquiler de una pequeña casa por el equivalente a 100 mil pesos mensuales?

Pero que además, con sus supuestos “ahorros” haber desembolsado 150 mil pesos para pagar el adelanto de seis meses de alquiler de un departamento en exclusiva zona de la Ciudad de México, cuya renta mensual es de 25 mil pesos.

Pues bien amable lector, quien tiene la posibilidad para tales desembolsos es el exgobernador del estado de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, a quien un juez federal le negó el pasado fin de semana la posibilidad de salir de la cárcel y pasar el resto de su condena en ese departamentito de 25 mil pesos mensuales, pues con ello, con ese pago de renta, demuestra que tiene la posibilidad económica para desaparecerse de México nuevamente e irse al extranjero donde se encuentra su familia.

A Duarte de Ochoa, por si a alguien ya se le olvidó, se le sentenció solo a nueve años de prisión por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa.

El exmandatario estatal, a través de sus abogados, ha insistido para que le reduzcan la pena y le reconfiguren los delitos por los que se le acusa y de paso, promueve que le permitan abandonar el Reclusorio Preventivo Norte para continuar su condena bajo la modalidad de reclusión domiciliaria, en un departamento de exclusiva zona de la capital del país.

Fue el pasado fin de semana cuando el juez federal Juan Carlos Ramírez Benítez, tras unas ocho horas de escuchar los alegatos de los defensores jurídicos de Javier Duarte, consideró que era improcedente la petición del exgobernador veracruzano, pues éste cuenta con recursos económicos suficientes como para irse del país en cuanto salga de la cárcel.

¿Y TODO LO DEMÁS?… Por cierto amable lector, sabía usted que el único delito por el que Duarte de Ochoa permanece en la cárcel es el del presunto lavado de dinero del que lo acusó la ex Procuraduría General de la República (PGR).

De todo lo demás tan profusamente dado a conocer, nada de nada, el hombre es inocente cual blanca paloma.

LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ… Recontraporcierto, anda todavía en veremos la investigación que se realiza, luego de que la Auditoría Superior de la Federación encontró un presunto desvío de más de dos mil 300 millones de pesos canalizado por el gobierno federal para los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014 que se realizaron en el estado de Veracruz.

Dicho desvío se testimonia con la pésima calidad de los trabajos de construcción contratados por el gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

Basta acercarse a la sede del Instituto Veracruzano del Deporte (IVD), en el complejo deportivo “Leyes de Reforma”, en el municipio de Boca del Río, que se ha caído a pedazos cada vez que un fuerte norte azota la región con sus vientos.

Ese edificio, amable lector, es testimonio de la impunidad que campea en Veracruz.

Y usted al igual que nosotros se preguntará quién responderá por tan grave atraco económico al estado de Veracruz, a lo cual solo hay una respuesta: “quién sabe”, porque ni el que anunció que haría cimbrar a México, ni el de la Esperanza de México, Miguel Ángel Yunes Linares y Cuitláhuac García Jiménez, pasaron y pasan de simples declaraciones periodísticas al respecto. La impunidad en pleno.

guadalupehmar@yahoo.com

viernes 14 de febrero de 2020

Ni una agresión sin respuesta

domingo 09 de febrero de 2020

Yunes y las cifras sobre delincuencia

jueves 06 de febrero de 2020

Nos la veremos negras este año

martes 04 de febrero de 2020

Desconfianza

viernes 24 de enero de 2020

La derivación y el temple

jueves 16 de enero de 2020

Los riesgos en calles de Boca del Río

martes 07 de enero de 2020

Cargado

domingo 22 de diciembre de 2019

Chambistas

jueves 19 de diciembre de 2019

Veracruz puerto, en la semipenumbra

Cargar Más