/ domingo 26 de enero de 2020

Clima loco

Buen día apreciado lector: Les comentaba el viernes acerca de las observaciones sobre el clima que don Raymundo Flores Bernal, afamado personaje de la vida pública de Veracruz, ha sabido acumular en el trayecto de su larga vida.

Decía que don Raymundo cuenta que cuando era niño allá por los años cuarenta del siglo pasado, en su pueblo Platón Sánchez, las sequías, crecientes, fríos y calores tenían un calendario que se respetaban puntualmente año con año a diferencia de hoy cuando ya no se sabe lo que vendrá.

Ensimismado en sus evocaciones, el legendario y humanista personaje de la vida pública veracruzana agrega:

“Enero y febrero eran secos, en marzo y abril caía granizo que perforaba las hojas del tabaco y también caían muchos rayos en seco que mataban ganado y algunos “cristianos” descuidados; abril era “socarrón”, “ladino”; y en mayo se reiniciaba el ciclo.

“No había pronóstico del tiempo en boletines ni en noticiarios de radio (todavía no había televisión), acaso ciertas vaguedades predictivas en el calendario de Galván que también contenía los nombres (algunos horribles), de los “santos” de cada día que imponían los curas a los recién nacidos.

“A cambio había anunciadores infalibles, los “güacos” pájaros escandalosos que gritaban mucho la víspera de los aguaceros y las tarántulas tapaban con una telita algodonosa la entrada de sus nidales con la misma anticipación y por el mismo motivo. Así, todo era cosa de oír y ver con atención para tener un buen anuncio a tiempo.

“Ahora el tiempo se volvió loco, la cosa está de la chingada…, hay seca de más, agua de más, calor en tiempo de fríos y otras raras y malas novedades”, observa.

“Muchos científicos serios dicen que hay un proceso gradual de calentamiento del planeta (el agua de los mares y la atmósfera), por razones físicas, muchas de las cuales son producto de la actividad humana".

Hasta aquí la segunda parte de lo que analiza don Raymundo Flores Bernal.

¿Verdad que vale la pena reflexionar sobre esto?, pero como les comentaba por cuestión de espacio dejamos el desenlace para la próxima entrega.

Que haya paz y armonía en su hogar. Cuide el agua, siembre.

gustavocadenamathey@hotmail.com

Buen día apreciado lector: Les comentaba el viernes acerca de las observaciones sobre el clima que don Raymundo Flores Bernal, afamado personaje de la vida pública de Veracruz, ha sabido acumular en el trayecto de su larga vida.

Decía que don Raymundo cuenta que cuando era niño allá por los años cuarenta del siglo pasado, en su pueblo Platón Sánchez, las sequías, crecientes, fríos y calores tenían un calendario que se respetaban puntualmente año con año a diferencia de hoy cuando ya no se sabe lo que vendrá.

Ensimismado en sus evocaciones, el legendario y humanista personaje de la vida pública veracruzana agrega:

“Enero y febrero eran secos, en marzo y abril caía granizo que perforaba las hojas del tabaco y también caían muchos rayos en seco que mataban ganado y algunos “cristianos” descuidados; abril era “socarrón”, “ladino”; y en mayo se reiniciaba el ciclo.

“No había pronóstico del tiempo en boletines ni en noticiarios de radio (todavía no había televisión), acaso ciertas vaguedades predictivas en el calendario de Galván que también contenía los nombres (algunos horribles), de los “santos” de cada día que imponían los curas a los recién nacidos.

“A cambio había anunciadores infalibles, los “güacos” pájaros escandalosos que gritaban mucho la víspera de los aguaceros y las tarántulas tapaban con una telita algodonosa la entrada de sus nidales con la misma anticipación y por el mismo motivo. Así, todo era cosa de oír y ver con atención para tener un buen anuncio a tiempo.

“Ahora el tiempo se volvió loco, la cosa está de la chingada…, hay seca de más, agua de más, calor en tiempo de fríos y otras raras y malas novedades”, observa.

“Muchos científicos serios dicen que hay un proceso gradual de calentamiento del planeta (el agua de los mares y la atmósfera), por razones físicas, muchas de las cuales son producto de la actividad humana".

Hasta aquí la segunda parte de lo que analiza don Raymundo Flores Bernal.

¿Verdad que vale la pena reflexionar sobre esto?, pero como les comentaba por cuestión de espacio dejamos el desenlace para la próxima entrega.

Que haya paz y armonía en su hogar. Cuide el agua, siembre.

gustavocadenamathey@hotmail.com

martes 26 de mayo de 2020

Prudencia, Cuitláhuac

martes 19 de mayo de 2020

Un fiscal litigante

martes 12 de mayo de 2020

La fiesta en paz

martes 05 de mayo de 2020

Soledad

viernes 01 de mayo de 2020

¿Ayuda al pueblo?

martes 21 de abril de 2020

Ya falta menos

domingo 19 de abril de 2020

En deuda con Acosta Lagunes

jueves 09 de abril de 2020

El Cristo Roto

martes 07 de abril de 2020

Ayudar ayuda

viernes 03 de abril de 2020

¿Y pa comer?

Cargar Más