/ jueves 2 de mayo de 2019

CMAS Xalapa, voracidad, desvíos y denuncias

Desde 2018 fueron denunciadas por el actual Ayuntamiento de Xalapa las irregularidades y presuntos desvíos de recursos en que habrían incurrido ex funcionarios de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento, CMAS.

La citada dependencia se convirtió en una especie de cueva de Alí Babá, donde la corrupción y el saqueo se convirtieron en el sello de la casa.

Las anomalías detectadas se plasmaron en denuncias y éstas siguen su curso, por lo que no sería extraña la acción de la justicia contra los presuntos responsables; es decir, contra la gente que manejó los recursos en la pasada administración municipal.

Se estima que desvíos por al menos 180 millones de pesos habrían sido detectados como resultado de las auditorías y revisiones que realiza la contraloría municipal.

Este jueves tuvimos la oportunidad de platicar con el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, quien califica a la corrupción como un tema complejo; indica que esta administración ha trabajado para “desmantelar las redes de corrupción que desafortunadamente han agobiado el presupuesto municipal”.

Entre las diferentes áreas del anterior ayuntamiento xalapeño que han sido señaladas por prácticas irregulares, anomalías y desvíos, probablemente CMAS destaca por el presupuesto que manejó esa dependencia.

El alcalde Rodríguez Herrero indica que producto de las revisiones se detectaron “actividades irregulares que sangraron y contribuyeron a dañar severamente la gestión de los recursos hídricos en nuestra región”, aunque aclara que el tema de la corrupción se extiende en muchas áreas del Ayuntamiento: la asignación de la obra pública, la gestión del relleno sanitario, los permisos para el comercio informal en la vía pública, y la licitación de compras, entre otros. Lo resume así: “en muchas áreas de la administración municipal había redes que desviaban o encarecían la manera en que se ejercía el presupuesto municipal”; hoy, sin embargo, se ha avanzado en la neutralización de la corrupción y los desvíos, apunta el presidente municipal de la capital veracruzana.

Sobre el tema particular de CMAS, el edil apunta que los casos de presuntos desvíos fueron denunciados ante la Fiscalía General del Estado, donde se documentaron irregularidades por 95 millones de pesos. Posteriormente, en el curso de estos meses, se añadieron otros 90 millones a los posibles desvíos.

Todo eso implica a ex funcionarios de la pasada administración.

En el anterior ayuntamiento CMAS tuvo tres directores; inició Arturo Zorrilla Castañeda, que hizo una dupla en las operaciones con Cristo Pantoja, quien fungía como director de Administración.

Luego fue nombrado Carlos Hernández Martínez, quien habría llegado al cargo por la recomendación, el aval y la bendición de Javier Duarte. Al final, ante señalamientos por desorden administrativo y por irregularidades en la aplicación de tarifas, la guadaña cayó sobre Carlos Hernández.

El tercer director de CMAS durante la pasada administración municipal fue Víctor Hugo García Pachaco, quien habría llegado al cargo por recomendación de Alejandro Orduña Delgado, gerente de recursos humanos en la dependencia y cercano al ex alcalde Américo Zúñiga.

Los tres ex directores, nos comentan, tendrían algo que decir con relación a los señalamientos por desvíos y saqueo en CMAS, al igual que el ex regidor Silem García Peña, quien era presidente de la Comisión correspondiente en el anterior cuerpo edilicio de Xalapa, y como tal daba el visto bueno a los documentos y a las cuentas.

En la dependencia, por cierto, corrió la especie en el sentido de que el ex regidor contaba con un verdadero ejército en la nómina de la Comisión, por lo que no faltó quien hablara de una visión patrimonialista de los recursos públicos que se manejaban en esas oficinas. De forma socarrona, se decía en su momento que la Luz del Mundo fue al abordaje de la Comisión; aunque ese es un tema menor si se compara con todos los contratos y con el presupuesto que se manejó.

Al final, lo destacable es la revisión con lupa que realiza en CMAS el actual Ayuntamiento, cuya fiscalización le ha quitado el sueño a varios ex funcionarios que pasaron por esa dependencia y quienes con voracidad y entusiasmo le habrían hincado el diente al dinero público. @luisromero85



Desde 2018 fueron denunciadas por el actual Ayuntamiento de Xalapa las irregularidades y presuntos desvíos de recursos en que habrían incurrido ex funcionarios de la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento, CMAS.

La citada dependencia se convirtió en una especie de cueva de Alí Babá, donde la corrupción y el saqueo se convirtieron en el sello de la casa.

Las anomalías detectadas se plasmaron en denuncias y éstas siguen su curso, por lo que no sería extraña la acción de la justicia contra los presuntos responsables; es decir, contra la gente que manejó los recursos en la pasada administración municipal.

Se estima que desvíos por al menos 180 millones de pesos habrían sido detectados como resultado de las auditorías y revisiones que realiza la contraloría municipal.

Este jueves tuvimos la oportunidad de platicar con el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, quien califica a la corrupción como un tema complejo; indica que esta administración ha trabajado para “desmantelar las redes de corrupción que desafortunadamente han agobiado el presupuesto municipal”.

Entre las diferentes áreas del anterior ayuntamiento xalapeño que han sido señaladas por prácticas irregulares, anomalías y desvíos, probablemente CMAS destaca por el presupuesto que manejó esa dependencia.

El alcalde Rodríguez Herrero indica que producto de las revisiones se detectaron “actividades irregulares que sangraron y contribuyeron a dañar severamente la gestión de los recursos hídricos en nuestra región”, aunque aclara que el tema de la corrupción se extiende en muchas áreas del Ayuntamiento: la asignación de la obra pública, la gestión del relleno sanitario, los permisos para el comercio informal en la vía pública, y la licitación de compras, entre otros. Lo resume así: “en muchas áreas de la administración municipal había redes que desviaban o encarecían la manera en que se ejercía el presupuesto municipal”; hoy, sin embargo, se ha avanzado en la neutralización de la corrupción y los desvíos, apunta el presidente municipal de la capital veracruzana.

Sobre el tema particular de CMAS, el edil apunta que los casos de presuntos desvíos fueron denunciados ante la Fiscalía General del Estado, donde se documentaron irregularidades por 95 millones de pesos. Posteriormente, en el curso de estos meses, se añadieron otros 90 millones a los posibles desvíos.

Todo eso implica a ex funcionarios de la pasada administración.

En el anterior ayuntamiento CMAS tuvo tres directores; inició Arturo Zorrilla Castañeda, que hizo una dupla en las operaciones con Cristo Pantoja, quien fungía como director de Administración.

Luego fue nombrado Carlos Hernández Martínez, quien habría llegado al cargo por la recomendación, el aval y la bendición de Javier Duarte. Al final, ante señalamientos por desorden administrativo y por irregularidades en la aplicación de tarifas, la guadaña cayó sobre Carlos Hernández.

El tercer director de CMAS durante la pasada administración municipal fue Víctor Hugo García Pachaco, quien habría llegado al cargo por recomendación de Alejandro Orduña Delgado, gerente de recursos humanos en la dependencia y cercano al ex alcalde Américo Zúñiga.

Los tres ex directores, nos comentan, tendrían algo que decir con relación a los señalamientos por desvíos y saqueo en CMAS, al igual que el ex regidor Silem García Peña, quien era presidente de la Comisión correspondiente en el anterior cuerpo edilicio de Xalapa, y como tal daba el visto bueno a los documentos y a las cuentas.

En la dependencia, por cierto, corrió la especie en el sentido de que el ex regidor contaba con un verdadero ejército en la nómina de la Comisión, por lo que no faltó quien hablara de una visión patrimonialista de los recursos públicos que se manejaban en esas oficinas. De forma socarrona, se decía en su momento que la Luz del Mundo fue al abordaje de la Comisión; aunque ese es un tema menor si se compara con todos los contratos y con el presupuesto que se manejó.

Al final, lo destacable es la revisión con lupa que realiza en CMAS el actual Ayuntamiento, cuya fiscalización le ha quitado el sueño a varios ex funcionarios que pasaron por esa dependencia y quienes con voracidad y entusiasmo le habrían hincado el diente al dinero público. @luisromero85



jueves 15 de agosto de 2019

¿Quién gana más?

miércoles 14 de agosto de 2019

La fractura panista

lunes 12 de agosto de 2019

La pausa en la protesta antorchista

domingo 11 de agosto de 2019

UV: auditor a la vista

jueves 08 de agosto de 2019

Freno a la opacidad en tiendas escolares

miércoles 07 de agosto de 2019

La “cargada” priista

Cargar Más