/ sábado 30 de noviembre de 2019

Contra la brecha salarial

Desde el siglo XIX e inicios del siglo XX, en medio de un clima de agitación social, las mujeres han empujado los cambios más profundos en la sociedad, pero en México y en Veracruz prácticamente han sido borradas de los libros de historia.

En nuestro país, la brecha educativa, laboral y salarial entre hombres y mujeres ha sido una realidad latente, tanto en la esfera pública como privada.

Sin duda, uno de los mayores avances que hemos tenido es en el sector educativo; en las aulas universitarias las estudiantes representan el 50 por ciento de la matrícula cuando en 1900 unas cuantas mujeres lograban acceder a la educación superior.

En lo laboral, para el segundo trimestre de este 2019, la población de 15 años y más disponible para producir bienes y servicios en el país fue de 57 millones; mientras que 77 de cada 100 hombres en estas edades son económicamente activos, en el caso de las mujeres solo son 45 de cada 100 en esa situación.

De la base trabajadora de mujeres, cerca del 50 por ciento gana unos dos mil pesos mensuales, según la ENOE, y un 28 por ciento gana más de 10 mil pesos mensuales. Además, la Encuesta Nacional de Género de la UNAM (2018) señala que 23 por ciento de féminas aún pide permiso para ir a trabajar y 49.7 por ciento lo hace para salir sola.

Históricamente, las mujeres han estado rezagadas en el ámbito laboral, pocos espacios, difícil el acceso y cuando consiguen ascender a los puestos directivos, a las altas esferas, la paga es menor y el trabajo mayor.

Para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres, se han implementando acciones positivas en diferentes ámbitos: laboral, político, social, y muchas de ellas se implementan a través de normas incluyentes para reducir la brecha, tal como ocurrió en Islandia. En 2018 se convirtió en el primer país en contar con una ley que obliga a las empresas a pagar a sus trabajadores un salario igual por el mismo trabajo realizado.

Desde este jueves, Veracruz dio un paso para reducir esas brechas históricas. Con el Decreto Número 300 se reformaron y adicionaron disposiciones que pretende garantizar una igualdad salarial para hombres y mujeres, cuando desempeñen el mismo trabajo, en las mismas condiciones, a través de estímulos y certificados que se concederán anualmente a las empresas que apliquen estas políticas y prácticas.

Si bien no se aprobaron sanciones económicas para las empresas o instituciones que tengan salarios desiguales por el mismo trabajo desempeñado como se establecieron en Islandia, sí se dispuso que se deberá garantizar “el otorgamiento de salarios iguales a mujeres y hombres por trabajos iguales, desempeñados en puestos, jornadas y condiciones de eficiencia idénticas, dentro de la administración pública estatal y municipal, Poderes Legislativo y Judicial, en los organismos autónomos, así como en los ámbitos social y privado”.

En México, se estima que en general las mujeres ganan un 22.5 por ciento menos que los varones; mientras que en la Administración Pública Federal, el 27 por ciento de los hombres ganan más de 20 mil pesos, y la proporción de mujeres con ese salario es del 13 por ciento.

Ojalá la reforma a la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres para el Estado de Veracruz aprobada por los diputados locales no quede en letra muerta como ha ocurrido con otras tantas leyes y que contribuya realmente a reducir la desigualdad y acabar con los rezagos, a generar mejores condiciones para todas las personas, sin discriminación de sexo, género, raza o etnia.

No es un asunto menor esa brecha salarial, forma parte de una de tantas discriminaciones hacia la mujer, impide que no puedan alcanzar un mejor nivel de vida, que junto con su familia estén en condiciones de pobreza y marginación. Al final una forma de violencia simbólica, esa que es aceptada en la sociedad.

“Sin feminismos, otro mundo no es posible”, afirma Alda Facio. Estoy totalmente de acuerdo.

Transparencia3.0@hotmail.com

Desde el siglo XIX e inicios del siglo XX, en medio de un clima de agitación social, las mujeres han empujado los cambios más profundos en la sociedad, pero en México y en Veracruz prácticamente han sido borradas de los libros de historia.

En nuestro país, la brecha educativa, laboral y salarial entre hombres y mujeres ha sido una realidad latente, tanto en la esfera pública como privada.

Sin duda, uno de los mayores avances que hemos tenido es en el sector educativo; en las aulas universitarias las estudiantes representan el 50 por ciento de la matrícula cuando en 1900 unas cuantas mujeres lograban acceder a la educación superior.

En lo laboral, para el segundo trimestre de este 2019, la población de 15 años y más disponible para producir bienes y servicios en el país fue de 57 millones; mientras que 77 de cada 100 hombres en estas edades son económicamente activos, en el caso de las mujeres solo son 45 de cada 100 en esa situación.

De la base trabajadora de mujeres, cerca del 50 por ciento gana unos dos mil pesos mensuales, según la ENOE, y un 28 por ciento gana más de 10 mil pesos mensuales. Además, la Encuesta Nacional de Género de la UNAM (2018) señala que 23 por ciento de féminas aún pide permiso para ir a trabajar y 49.7 por ciento lo hace para salir sola.

Históricamente, las mujeres han estado rezagadas en el ámbito laboral, pocos espacios, difícil el acceso y cuando consiguen ascender a los puestos directivos, a las altas esferas, la paga es menor y el trabajo mayor.

Para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres, se han implementando acciones positivas en diferentes ámbitos: laboral, político, social, y muchas de ellas se implementan a través de normas incluyentes para reducir la brecha, tal como ocurrió en Islandia. En 2018 se convirtió en el primer país en contar con una ley que obliga a las empresas a pagar a sus trabajadores un salario igual por el mismo trabajo realizado.

Desde este jueves, Veracruz dio un paso para reducir esas brechas históricas. Con el Decreto Número 300 se reformaron y adicionaron disposiciones que pretende garantizar una igualdad salarial para hombres y mujeres, cuando desempeñen el mismo trabajo, en las mismas condiciones, a través de estímulos y certificados que se concederán anualmente a las empresas que apliquen estas políticas y prácticas.

Si bien no se aprobaron sanciones económicas para las empresas o instituciones que tengan salarios desiguales por el mismo trabajo desempeñado como se establecieron en Islandia, sí se dispuso que se deberá garantizar “el otorgamiento de salarios iguales a mujeres y hombres por trabajos iguales, desempeñados en puestos, jornadas y condiciones de eficiencia idénticas, dentro de la administración pública estatal y municipal, Poderes Legislativo y Judicial, en los organismos autónomos, así como en los ámbitos social y privado”.

En México, se estima que en general las mujeres ganan un 22.5 por ciento menos que los varones; mientras que en la Administración Pública Federal, el 27 por ciento de los hombres ganan más de 20 mil pesos, y la proporción de mujeres con ese salario es del 13 por ciento.

Ojalá la reforma a la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres para el Estado de Veracruz aprobada por los diputados locales no quede en letra muerta como ha ocurrido con otras tantas leyes y que contribuya realmente a reducir la desigualdad y acabar con los rezagos, a generar mejores condiciones para todas las personas, sin discriminación de sexo, género, raza o etnia.

No es un asunto menor esa brecha salarial, forma parte de una de tantas discriminaciones hacia la mujer, impide que no puedan alcanzar un mejor nivel de vida, que junto con su familia estén en condiciones de pobreza y marginación. Al final una forma de violencia simbólica, esa que es aceptada en la sociedad.

“Sin feminismos, otro mundo no es posible”, afirma Alda Facio. Estoy totalmente de acuerdo.

Transparencia3.0@hotmail.com

martes 11 de febrero de 2020

Las rutas del acoso sexual

domingo 12 de enero de 2020

 #Niñode11 y los medios 

viernes 20 de diciembre de 2019

La culpa no era mía

sábado 30 de noviembre de 2019

Contra la brecha salarial

sábado 02 de noviembre de 2019

Tic tac, Tik Tok

martes 22 de octubre de 2019

Sobrevivir al cáncer de mama

sábado 21 de septiembre de 2019

La publicidad y medios

sábado 07 de septiembre de 2019

Gallina para el Orfis

Cargar Más