/ domingo 2 de agosto de 2020

Crisis en el PAN veracruzano

La votación de los panistas del ala yunista para apoyar la designación de los nuevos magistrados del Tribunal Superior de Justicia mostró dos cosas:

La falta de liderazgo de Joaquín Rosendo Guzmán Avilés en el comité estatal del PAN y la inexistente coordinación del diputado Omar Miranda Romero en la bancada albiazul en el Congreso local.

El caso permite confirmar el control y la fuerza política que aún mantiene el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares entre los legisladores que le son afines, la mayoría en dicho grupo.

También muestra la debilidad de la presidencia que encabeza Guzmán Avilés en el Comité Directivo Estatal y la posición de su coordinador del grupo legislativo en el Congreso del Estado se tambalea. El actual escenario para el Partido Acción Nacional en el estado de Veracruz no es el mejor; por el contrario, se avizora un posible cisma que hundiría al blanquiazul con miras al proceso electoral de 2021.

La situación empeora para el partido ante las posibles alianzas que podrían concretarse con otras fuerzas políticas, pues la clara división interna debilitaría al panismo veracruzano.

Si el PAN era la segunda fuerza política electoral en Veracruz, con lo sucedido en la sesión del pasado jueves en el Congreso se vislumbra ya a un partido fragmentado cuyos intereses personales y de grupo terminarían por hundirle.

Lo peor es que tanto el dirigente estatal como el coordinador de la bancada han sido rebasados y se encuentran solos.

Desde antes que Joaquín Guzmán Avilés asumiera la presidencia del partido, los demás grupos políticos mostraron su molestia e inconformidad frente al cacique de Tantoyuca, precisamente porque ha sido acusado de manera reiterada de usufructuar la zona, además de heredar los cargos a sus familiares, particularmente a sus hermanos.

El caso de Omar Guillermo Miranda es más complejo, pues no sólo queda en duda su capacidad para coordinar al grupo de diputados panistas, sino que sobre él pesa el sambenito de la traición. A pesar de haber recibido la total confianza de su ex jefe, José de Jesús Mancha Alarcón, con quien ocupó diferentes carteras en el Comité Directivo Estatal cuando éste fue dirigente, desde la Tesorería hasta la Presidencia interina, además de hacerlo diputado, al final le dio la espalda y le dio su apoyo a Joaquín Guzmán. Además, las quejas de sus compañeros de bancada siempre fueron en el sentido de que no permitía los acuerdos y el consenso. Omar Miranda no supo, no pudo y no quiso sumar para fortalecer al grupo legislativo.

El diputado también demostró la falta de habilidad política para acercarse y convencer, dialogar y acordar con sus pares, quienes no lo ven con la estatura suficiente. Las consecuencias de sus actos se vieron reflejadas en la votación de sus homólogos panistas en la última sesión del período ordinario en el Congreso local, donde se avaló la designación de seis nuevos magistrados del Poder Judicial de Veracruz.

Luego de la votación, desde el comité estatal de AN hablaron de deslealtades en el grupo de diputados; sin embargo, lo que se evidenció fue la falta de liderazgo y la nula coordinación.

La votación de los panistas del ala yunista para apoyar la designación de los nuevos magistrados del Tribunal Superior de Justicia mostró dos cosas:

La falta de liderazgo de Joaquín Rosendo Guzmán Avilés en el comité estatal del PAN y la inexistente coordinación del diputado Omar Miranda Romero en la bancada albiazul en el Congreso local.

El caso permite confirmar el control y la fuerza política que aún mantiene el exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares entre los legisladores que le son afines, la mayoría en dicho grupo.

También muestra la debilidad de la presidencia que encabeza Guzmán Avilés en el Comité Directivo Estatal y la posición de su coordinador del grupo legislativo en el Congreso del Estado se tambalea. El actual escenario para el Partido Acción Nacional en el estado de Veracruz no es el mejor; por el contrario, se avizora un posible cisma que hundiría al blanquiazul con miras al proceso electoral de 2021.

La situación empeora para el partido ante las posibles alianzas que podrían concretarse con otras fuerzas políticas, pues la clara división interna debilitaría al panismo veracruzano.

Si el PAN era la segunda fuerza política electoral en Veracruz, con lo sucedido en la sesión del pasado jueves en el Congreso se vislumbra ya a un partido fragmentado cuyos intereses personales y de grupo terminarían por hundirle.

Lo peor es que tanto el dirigente estatal como el coordinador de la bancada han sido rebasados y se encuentran solos.

Desde antes que Joaquín Guzmán Avilés asumiera la presidencia del partido, los demás grupos políticos mostraron su molestia e inconformidad frente al cacique de Tantoyuca, precisamente porque ha sido acusado de manera reiterada de usufructuar la zona, además de heredar los cargos a sus familiares, particularmente a sus hermanos.

El caso de Omar Guillermo Miranda es más complejo, pues no sólo queda en duda su capacidad para coordinar al grupo de diputados panistas, sino que sobre él pesa el sambenito de la traición. A pesar de haber recibido la total confianza de su ex jefe, José de Jesús Mancha Alarcón, con quien ocupó diferentes carteras en el Comité Directivo Estatal cuando éste fue dirigente, desde la Tesorería hasta la Presidencia interina, además de hacerlo diputado, al final le dio la espalda y le dio su apoyo a Joaquín Guzmán. Además, las quejas de sus compañeros de bancada siempre fueron en el sentido de que no permitía los acuerdos y el consenso. Omar Miranda no supo, no pudo y no quiso sumar para fortalecer al grupo legislativo.

El diputado también demostró la falta de habilidad política para acercarse y convencer, dialogar y acordar con sus pares, quienes no lo ven con la estatura suficiente. Las consecuencias de sus actos se vieron reflejadas en la votación de sus homólogos panistas en la última sesión del período ordinario en el Congreso local, donde se avaló la designación de seis nuevos magistrados del Poder Judicial de Veracruz.

Luego de la votación, desde el comité estatal de AN hablaron de deslealtades en el grupo de diputados; sin embargo, lo que se evidenció fue la falta de liderazgo y la nula coordinación.

ÚLTIMASCOLUMNAS
jueves 24 de septiembre de 2020

Xalapa y la ciclovía

Luis Alberto Romero

miércoles 23 de septiembre de 2020

Problema de agua en Perote

Luis Alberto Romero

domingo 20 de septiembre de 2020

Recuperación económica

Luis Alberto Romero

miércoles 16 de septiembre de 2020

Pobreza, migración y remesas

Luis Alberto Romero

lunes 14 de septiembre de 2020

Los datos del delito

Luis Alberto Romero

domingo 13 de septiembre de 2020

Tres muertes lamentables

Luis Alberto Romero

jueves 10 de septiembre de 2020

Auditoría a Xalapa

Luis Alberto Romero

miércoles 09 de septiembre de 2020

Tiempos de austeridad

Luis Alberto Romero

Cargar Más