/ miércoles 29 de junio de 2022

El férreo control sobre el PRI

Aunque cada vez son menos, porque muchos están ya apoyando a Morena, aún hay priistas muy fieles y de estos, veracruzanos, nos hacen llegar apuntes en el sentido de que, a pesar de que es necesario -dicen- no ven que vaya a haber cambios en la dirigencia nacional de su partido.

¿Por qué, a pesar del reclamo que está creciendo, no ven fuera al presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, Alejandro Moreno Cárdenas?

Pues nos indican que porque simple y sencillamente Alejandro Moreno, a quien le dicen Alito, no quiere irse, está aferrado al cargo y sabe que permanecer ahí puede ser su tabla de salvación ante la posibilidad de terminar en la cárcel.

¿Y no lo pueden quitar las múltiples voces que reclaman su salida de la presidencia priista?, se les preguntó a estos leales priistas, quienes rápido respondieron: No.

Apuntan que desde su llegada Alito se dedicó a modificar los estatutos del PRI, de tal forma que debilitó a los órganos que lo componen y fortaleció al presidente, es decir, a él.

Además, nos recuerdan, los órganos más importantes del Revolucionario Institucional fueron renovados y uno a uno de los nuevos integrantes pasaron por su visto bueno, así que, estatutariamente, sería muy difícil que se lograra su remoción, pues la gran mayoría está con el defenestrado exgobernador de Campeche.

Por eso, comentan estos priistas de hueso colorado, Alejandro Moreno ya no quiso recibir en privado a los expresidentes priistas, los que en pasada reunión, en su mayoría, le exigieron, cara a cara, su salida. Les dice que se vuelve a reunir con ellos, pero en sesión del Consejo Político Nacional, órgano que controla y en el que seguramente los exdirigentes al menos recibirían rechiflas.

Así las cosas, nos indican, habrá Alito en el PRI al menos hasta el próximo año, cuando haya que elegir a un nuevo presidente y, si se descuidan las otras corrientes, les impondrá a alguien muy afín a él, para que le cuide las espaldas.

Ya que se habla del PRI, otros priistas nos comentan que ven muy movido al exalcalde de Cosoleacaque y exdiputado por esa región, Cirilo Vázquez Parissi, quien hace unos meses le dio la estafeta a su hermano Ponciano para que lo relevara en la presidencia municipal de ese lugar sureño.

Desde hace más de una década Cirilo y su hermano tienen el predominio político en el referido municipio, ubicado entre Jáltipan y Minatitlán, como en su momento lo tuvieron sus parientas, Regina y Fabiola Vázquez Saut en Acayucan.

Nos dicen que Cirilo Vázquez Parissi ha sabido tejer bien sus relaciones y aunque en varias ocasiones ha sido señalado de algunas irregularidades, lo cierto es que no ha tenido problemas legales ni ninguna acusación ha sido probada.

Así que Cirilo estaría moviéndose para lograr una buena candidatura, de nivel, para el 2024. Uno de sus argumentos sería, nos señalan, que le ha dado muchos triunfos al PRI, es decir, que es triunfador.

Qué bueno que el Ayuntamiento de Xalapa no quite el dedo del renglón en el problema relacionado con las fallas en el alumbrado público.

Ya ha se ha indicado que son muchos millones de pesos los que se pagaron por una supuesta nueva red de luminarias, las cuales muy rápido –se ha detectado- empezaron a fallar.

Ya hay denuncia sobre este caso que, se ha comentado, pudiera causar más daño al dinero público de lo que inicialmente se había calculado. A ver en qué termina.

Aunque cada vez son menos, porque muchos están ya apoyando a Morena, aún hay priistas muy fieles y de estos, veracruzanos, nos hacen llegar apuntes en el sentido de que, a pesar de que es necesario -dicen- no ven que vaya a haber cambios en la dirigencia nacional de su partido.

¿Por qué, a pesar del reclamo que está creciendo, no ven fuera al presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional, Alejandro Moreno Cárdenas?

Pues nos indican que porque simple y sencillamente Alejandro Moreno, a quien le dicen Alito, no quiere irse, está aferrado al cargo y sabe que permanecer ahí puede ser su tabla de salvación ante la posibilidad de terminar en la cárcel.

¿Y no lo pueden quitar las múltiples voces que reclaman su salida de la presidencia priista?, se les preguntó a estos leales priistas, quienes rápido respondieron: No.

Apuntan que desde su llegada Alito se dedicó a modificar los estatutos del PRI, de tal forma que debilitó a los órganos que lo componen y fortaleció al presidente, es decir, a él.

Además, nos recuerdan, los órganos más importantes del Revolucionario Institucional fueron renovados y uno a uno de los nuevos integrantes pasaron por su visto bueno, así que, estatutariamente, sería muy difícil que se lograra su remoción, pues la gran mayoría está con el defenestrado exgobernador de Campeche.

Por eso, comentan estos priistas de hueso colorado, Alejandro Moreno ya no quiso recibir en privado a los expresidentes priistas, los que en pasada reunión, en su mayoría, le exigieron, cara a cara, su salida. Les dice que se vuelve a reunir con ellos, pero en sesión del Consejo Político Nacional, órgano que controla y en el que seguramente los exdirigentes al menos recibirían rechiflas.

Así las cosas, nos indican, habrá Alito en el PRI al menos hasta el próximo año, cuando haya que elegir a un nuevo presidente y, si se descuidan las otras corrientes, les impondrá a alguien muy afín a él, para que le cuide las espaldas.

Ya que se habla del PRI, otros priistas nos comentan que ven muy movido al exalcalde de Cosoleacaque y exdiputado por esa región, Cirilo Vázquez Parissi, quien hace unos meses le dio la estafeta a su hermano Ponciano para que lo relevara en la presidencia municipal de ese lugar sureño.

Desde hace más de una década Cirilo y su hermano tienen el predominio político en el referido municipio, ubicado entre Jáltipan y Minatitlán, como en su momento lo tuvieron sus parientas, Regina y Fabiola Vázquez Saut en Acayucan.

Nos dicen que Cirilo Vázquez Parissi ha sabido tejer bien sus relaciones y aunque en varias ocasiones ha sido señalado de algunas irregularidades, lo cierto es que no ha tenido problemas legales ni ninguna acusación ha sido probada.

Así que Cirilo estaría moviéndose para lograr una buena candidatura, de nivel, para el 2024. Uno de sus argumentos sería, nos señalan, que le ha dado muchos triunfos al PRI, es decir, que es triunfador.

Qué bueno que el Ayuntamiento de Xalapa no quite el dedo del renglón en el problema relacionado con las fallas en el alumbrado público.

Ya ha se ha indicado que son muchos millones de pesos los que se pagaron por una supuesta nueva red de luminarias, las cuales muy rápido –se ha detectado- empezaron a fallar.

Ya hay denuncia sobre este caso que, se ha comentado, pudiera causar más daño al dinero público de lo que inicialmente se había calculado. A ver en qué termina.