/ jueves 23 de septiembre de 2021

El SAT y los Notarios

No sólo fue Flavino Ríos Alvarado --exsecretario de Gobierno y efímero Gobernador de Veracruz a la salida de Javier Duarte de Ochoa-- con quien el Servicio de Administración Tributaria (SAT) canceló el convenio que había con su Notaría para dar de alta en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) a empresas recién creadas...

Fueron 89 los fedatarios veracruzanos, y en total mil 22 en el país, incluida la ex titular de Gobernación, actual presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, los que ya no podrán realizar esos trámites que hicieron por años; es decir, no se anulan las patentes, como inicialmente se quiso hacer creer en una clara intención de exhibirlos; sólo algunas en el país tendrán ese permiso para inscribir vía remota a personas físicas y morales al RFC, en los demás casos los interesados deberán hacerlo directamente ante el SAT. En su cuenta de Twitter, Ríos explicó que, en su caso, desde hace 11 años dio por concluido este convenio de colaboración con el SAT. “Ningún Notario Público va a perder su Notaría por la cancelación de la cuenta con el SAT”, escribió Flavino; en otros casos, como el del notario José Carlos Cañas Acar, de Acayucan, ese servicio no lo presta desde 2015, inclusive, en la misma relación aparecen hasta fedatarios fallecidos. ¿Qué fue lo pasó? ¿Porqué cancelaron ese convenio? Algunas notas refieren información de que algunos Notarios, sin precisar quiénes, “incurrieron en alguna causal de cancelación, como las de no presentar aviso de renovación o incumplir con documentación”, entre 2006 hasta abril de 2021. Nada grave, hasta donde sabe, sobre este programa regulado y vigilado por la autoridad fiscal, aunque hay quienes aventuran que la citada cancelación pudiera estar vinculada a la creación de “empresas fantasmas”, o factureras, lo cual sería un bumerang para algunos funcionarios que tienen la responsabilidad de verificar esas inscripciones, principalmente domicilios fiscales. El asunto por causó mucha confusión, sobre todo porque en el listado aparecen nombres de connotados personajes que, como Flavino Ríos, desempeñaron cargos políticos, o hijos de éstos, que después de estar en la actividad pública en gobiernos pasados (lo que en estos tiempos es motivo de señalamientos de todo tipo de males) y después pasaron a formar parte de otra actividad pública, en Notarías, muchas de las cuales fueron como regalos políticos de los gobernadores en turno, otorgándoles esa patente a quienes no cumplían con los requisitos exigidos para esa función.

opedro2006@gmail.com

No sólo fue Flavino Ríos Alvarado --exsecretario de Gobierno y efímero Gobernador de Veracruz a la salida de Javier Duarte de Ochoa-- con quien el Servicio de Administración Tributaria (SAT) canceló el convenio que había con su Notaría para dar de alta en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) a empresas recién creadas...

Fueron 89 los fedatarios veracruzanos, y en total mil 22 en el país, incluida la ex titular de Gobernación, actual presidenta del Senado, Olga Sánchez Cordero, los que ya no podrán realizar esos trámites que hicieron por años; es decir, no se anulan las patentes, como inicialmente se quiso hacer creer en una clara intención de exhibirlos; sólo algunas en el país tendrán ese permiso para inscribir vía remota a personas físicas y morales al RFC, en los demás casos los interesados deberán hacerlo directamente ante el SAT. En su cuenta de Twitter, Ríos explicó que, en su caso, desde hace 11 años dio por concluido este convenio de colaboración con el SAT. “Ningún Notario Público va a perder su Notaría por la cancelación de la cuenta con el SAT”, escribió Flavino; en otros casos, como el del notario José Carlos Cañas Acar, de Acayucan, ese servicio no lo presta desde 2015, inclusive, en la misma relación aparecen hasta fedatarios fallecidos. ¿Qué fue lo pasó? ¿Porqué cancelaron ese convenio? Algunas notas refieren información de que algunos Notarios, sin precisar quiénes, “incurrieron en alguna causal de cancelación, como las de no presentar aviso de renovación o incumplir con documentación”, entre 2006 hasta abril de 2021. Nada grave, hasta donde sabe, sobre este programa regulado y vigilado por la autoridad fiscal, aunque hay quienes aventuran que la citada cancelación pudiera estar vinculada a la creación de “empresas fantasmas”, o factureras, lo cual sería un bumerang para algunos funcionarios que tienen la responsabilidad de verificar esas inscripciones, principalmente domicilios fiscales. El asunto por causó mucha confusión, sobre todo porque en el listado aparecen nombres de connotados personajes que, como Flavino Ríos, desempeñaron cargos políticos, o hijos de éstos, que después de estar en la actividad pública en gobiernos pasados (lo que en estos tiempos es motivo de señalamientos de todo tipo de males) y después pasaron a formar parte de otra actividad pública, en Notarías, muchas de las cuales fueron como regalos políticos de los gobernadores en turno, otorgándoles esa patente a quienes no cumplían con los requisitos exigidos para esa función.

opedro2006@gmail.com