/ martes 16 de abril de 2019

El sí a la reforma laboral

Las y los diputados federales aprobamos la semana pasada, en lo general, la Reforma Laboral, necesaria para que México pueda ratificar el Tratado entre México-Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pues era un pendiente que como país teníamos. Con la reforma, adición y derogación de diversas disposiciones de las leyes Federal del Trabajo, Orgánica del Poder Judicial de la Federación, Federal de la Defensoría Pública, del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, y del Instituto Mexicano del Seguro Social, los trabajadores gozarán de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.

Los priistas votamos a favor de una reforma que brinde a la fuerza trabajadora del país justicia laboral para asegurar la protección de los derechos de los trabajadores, no de las empresas, por lo que en los acuerdos por conflictos laborales se debe alcanzar siempre un acuerdo justo, resolviendo así las controversias de manera sencilla y accesible, ágil y efectiva.

Con esta reforma laboral, que hoy está en manos de nuestros compañeros senadores su análisis, discusión y aprobación, habrá libertad sindical para elegir ser parte o no de un sindicato. Los derechos laborales de las y los trabajadores estarán garantizados por la ley vigente, aunque no formen parte de un sindicato y específicamente para los jóvenes que inicien su vida laboral, ellos podrán también elegir a sus representantes, participar y formular su plan de acción que proteja sus derechos laborales.

Defendimos la democracia sindical porque estos pertenecen a las y los trabajadores, por lo que serán ellas y ellos los que decidan a cuál pertenecer y quiénes serán sus representantes, en una negociación colectiva, con su voto libre y secreto; además, por primera vez, las directivas sindicales deberán ser establecidas a partir de la representación proporcional, en razón de género

Por una nueva cultura laboral en México, los priistas avalamos también que se dé transparencia laboral para que los contratos colectivos y estatutos sindicales sean accesibles y abiertos en un sitio web que cualquier trabajador pueda consultar, además de que cada seis meses podrán conocer, completa y detalladamente, la administración del patrimonio sindical.

En ese objetivo de establecer que el trabajo exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta; además, debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida digna y la salud para las y los trabajadores y sus familiares dependientes, se aprobó la iniciativa de una servidora para garantizar sus prestaciones laborales a 2.3 millones de trabajadores y trabajadoras domésticas, a quienes durante décadas, se les había ignorado y pisoteado, en la gran mayoría de los casos, sus derechos.

Para los trabajadores del campo se determinó que el patrón llevará a cabo un padrón especial de los trabajadores contratados por estacionalidades, para registrar la acumulación de éstas, a fin de establecer la antigüedad y, con base en la suma de éstas, calcular las prestaciones y derechos.

Las y los diputados federales ya cumplimos con nuestra parte al aprobar la reforma laboral, ahora esperemos que la Cámara de Representantes en Estados Unidos ratifique ya el T-MEC. Así, en síntesis, la reforma aprobada la semana pasada en la Cámara de Diputados tiene elementos positivos que esperemos se vean reflejadas en el bienestar de las familias de los trabajadores y en el reconocimiento de los derechos laborales de cientos de personas cuya actividad está invisible, como las propias trabajadoras domésticas.

@AniluIngram



Las y los diputados federales aprobamos la semana pasada, en lo general, la Reforma Laboral, necesaria para que México pueda ratificar el Tratado entre México-Estados Unidos y Canadá (T-MEC), pues era un pendiente que como país teníamos. Con la reforma, adición y derogación de diversas disposiciones de las leyes Federal del Trabajo, Orgánica del Poder Judicial de la Federación, Federal de la Defensoría Pública, del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, y del Instituto Mexicano del Seguro Social, los trabajadores gozarán de justicia laboral, libertad sindical y negociación colectiva.

Los priistas votamos a favor de una reforma que brinde a la fuerza trabajadora del país justicia laboral para asegurar la protección de los derechos de los trabajadores, no de las empresas, por lo que en los acuerdos por conflictos laborales se debe alcanzar siempre un acuerdo justo, resolviendo así las controversias de manera sencilla y accesible, ágil y efectiva.

Con esta reforma laboral, que hoy está en manos de nuestros compañeros senadores su análisis, discusión y aprobación, habrá libertad sindical para elegir ser parte o no de un sindicato. Los derechos laborales de las y los trabajadores estarán garantizados por la ley vigente, aunque no formen parte de un sindicato y específicamente para los jóvenes que inicien su vida laboral, ellos podrán también elegir a sus representantes, participar y formular su plan de acción que proteja sus derechos laborales.

Defendimos la democracia sindical porque estos pertenecen a las y los trabajadores, por lo que serán ellas y ellos los que decidan a cuál pertenecer y quiénes serán sus representantes, en una negociación colectiva, con su voto libre y secreto; además, por primera vez, las directivas sindicales deberán ser establecidas a partir de la representación proporcional, en razón de género

Por una nueva cultura laboral en México, los priistas avalamos también que se dé transparencia laboral para que los contratos colectivos y estatutos sindicales sean accesibles y abiertos en un sitio web que cualquier trabajador pueda consultar, además de que cada seis meses podrán conocer, completa y detalladamente, la administración del patrimonio sindical.

En ese objetivo de establecer que el trabajo exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta; además, debe efectuarse en condiciones que aseguren la vida digna y la salud para las y los trabajadores y sus familiares dependientes, se aprobó la iniciativa de una servidora para garantizar sus prestaciones laborales a 2.3 millones de trabajadores y trabajadoras domésticas, a quienes durante décadas, se les había ignorado y pisoteado, en la gran mayoría de los casos, sus derechos.

Para los trabajadores del campo se determinó que el patrón llevará a cabo un padrón especial de los trabajadores contratados por estacionalidades, para registrar la acumulación de éstas, a fin de establecer la antigüedad y, con base en la suma de éstas, calcular las prestaciones y derechos.

Las y los diputados federales ya cumplimos con nuestra parte al aprobar la reforma laboral, ahora esperemos que la Cámara de Representantes en Estados Unidos ratifique ya el T-MEC. Así, en síntesis, la reforma aprobada la semana pasada en la Cámara de Diputados tiene elementos positivos que esperemos se vean reflejadas en el bienestar de las familias de los trabajadores y en el reconocimiento de los derechos laborales de cientos de personas cuya actividad está invisible, como las propias trabajadoras domésticas.

@AniluIngram