/ miércoles 7 de agosto de 2019

El talento de Duarte y su halago

Cuando los políticos buscan reflectores a cualquier precio y lanzan acusaciones infundadas o inexactas o de medias verdades, regularmente ocurre un efecto “boomerang”: éste regresa al mismo punto donde se lanzó y asesta el golpe, a veces multiplicado. Ese parecería ser el caso del senador Julen Rementería del Puerto cuando el lunes creyó destapar una caja de Pandora y exhibió capturas de pantalla de gastos ejercidos por la Presidencia de la República en la compra de comestibles y otros artículos a precios verdaderamente escandalosos, tanto que rayan en lo absurdo. ¿Un kilo de longaniza a 16 mil 789 pesos 10 centavos, o de jamón de pavo a tres mil 13 pesos 56 centavos, o una caja de cerillos con 200 a mil 296 pesos?, desde luego son importes que por no ser creíbles ni posibles al menos debieron generar dudas de ser un error evidente, pero mañosamente el panista lo ignoró en la denuncia que hizo en redes sociales, para después carcajearse de su hazaña. ¿Ya hizo la denuncia ante una instancia penal? No, y difícilmente lo hará para no quedar en un pavoroso ridículo. Ése no parecería ser el camino de cualquier corriente política opositora para buscar disminuir al adversario, por el contrario tiende a favorecerlo, y quien lo promueve puede obtener victorias pírricas, momentáneas, y se van a vacío, aunque queda el descrédito del invento que se echó a volar. Tampoco es la manera en la que Julen va a conseguir la candidatura a gobernador, a la que aspira el senador, con ese tipo de llamaradas. O adjudicándose estrellitas, como aquella de que la Secretaría de Seguridad Pública se vio obligada a transparentar la información de compra de patrullas presumiblemente a sobreprecio, cuando en realidad fue gracias a un particular que promovió la solicitud de información ante el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI). A Julen no le quedará de otra más que quedarse callado y, si acaso, tratará de justificar discursivamente su error. Por lo pronto ayer, en su conferencia mañanera, el presidente dio una respuesta al tema: esos datos corresponden a gastos que ejerció el anterior gobierno de la República, no el actual, y sugirió a Julen y a quienes dieron crédito a la palabra del senador, que ofrezcan disculpas, cosa que obviamente tampoco hará el senador veracruzano.

HALAGO INVOLUNTARIO DE DUARTE A JORGE MORENO

Con toda razón, el diputado Jorge Moreno Salinas criticó todas las facilidades que recibe el exgobernador Javier Duarte de Ochoa para interactuar sin medida en los medios de comunicación, a pesar de su condición de preso que purga una condena en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México por actos de corrupción. Esa declaración indignó a Duarte y lo increpó en una carta enviada a un grupo radiofónico de Xalapa, bajo el argumento de que ejerce su derecho a la libertad de expresión. Y ya encarrerado, dijo que Moreno no trabajó en su administración “por carecer de talento”. El legislador, sin embargo, ya ha desempeñado cargos relevantes en la administración pública estatal, como secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública y después secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Miguel Alemán Velasco, donde realizó un impecable trabajo, pero sobre todo, con honestidad. En tal sentido, el dicho de Duarte sólo puede explicarse de una manera: efectivamente, Jorge Moreno no trabajó en su gobierno porque carecía de talento... para robar. Eso, en boca del exgobernador más corrupto de toda la historia de Veracruz, es un halago para el diputado local priista.

Escriba a opedro2006@gmail.com





Cuando los políticos buscan reflectores a cualquier precio y lanzan acusaciones infundadas o inexactas o de medias verdades, regularmente ocurre un efecto “boomerang”: éste regresa al mismo punto donde se lanzó y asesta el golpe, a veces multiplicado. Ese parecería ser el caso del senador Julen Rementería del Puerto cuando el lunes creyó destapar una caja de Pandora y exhibió capturas de pantalla de gastos ejercidos por la Presidencia de la República en la compra de comestibles y otros artículos a precios verdaderamente escandalosos, tanto que rayan en lo absurdo. ¿Un kilo de longaniza a 16 mil 789 pesos 10 centavos, o de jamón de pavo a tres mil 13 pesos 56 centavos, o una caja de cerillos con 200 a mil 296 pesos?, desde luego son importes que por no ser creíbles ni posibles al menos debieron generar dudas de ser un error evidente, pero mañosamente el panista lo ignoró en la denuncia que hizo en redes sociales, para después carcajearse de su hazaña. ¿Ya hizo la denuncia ante una instancia penal? No, y difícilmente lo hará para no quedar en un pavoroso ridículo. Ése no parecería ser el camino de cualquier corriente política opositora para buscar disminuir al adversario, por el contrario tiende a favorecerlo, y quien lo promueve puede obtener victorias pírricas, momentáneas, y se van a vacío, aunque queda el descrédito del invento que se echó a volar. Tampoco es la manera en la que Julen va a conseguir la candidatura a gobernador, a la que aspira el senador, con ese tipo de llamaradas. O adjudicándose estrellitas, como aquella de que la Secretaría de Seguridad Pública se vio obligada a transparentar la información de compra de patrullas presumiblemente a sobreprecio, cuando en realidad fue gracias a un particular que promovió la solicitud de información ante el Instituto Veracruzano de Acceso a la Información (IVAI). A Julen no le quedará de otra más que quedarse callado y, si acaso, tratará de justificar discursivamente su error. Por lo pronto ayer, en su conferencia mañanera, el presidente dio una respuesta al tema: esos datos corresponden a gastos que ejerció el anterior gobierno de la República, no el actual, y sugirió a Julen y a quienes dieron crédito a la palabra del senador, que ofrezcan disculpas, cosa que obviamente tampoco hará el senador veracruzano.

HALAGO INVOLUNTARIO DE DUARTE A JORGE MORENO

Con toda razón, el diputado Jorge Moreno Salinas criticó todas las facilidades que recibe el exgobernador Javier Duarte de Ochoa para interactuar sin medida en los medios de comunicación, a pesar de su condición de preso que purga una condena en el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México por actos de corrupción. Esa declaración indignó a Duarte y lo increpó en una carta enviada a un grupo radiofónico de Xalapa, bajo el argumento de que ejerce su derecho a la libertad de expresión. Y ya encarrerado, dijo que Moreno no trabajó en su administración “por carecer de talento”. El legislador, sin embargo, ya ha desempeñado cargos relevantes en la administración pública estatal, como secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública y después secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Miguel Alemán Velasco, donde realizó un impecable trabajo, pero sobre todo, con honestidad. En tal sentido, el dicho de Duarte sólo puede explicarse de una manera: efectivamente, Jorge Moreno no trabajó en su gobierno porque carecía de talento... para robar. Eso, en boca del exgobernador más corrupto de toda la historia de Veracruz, es un halago para el diputado local priista.

Escriba a opedro2006@gmail.com





viernes 24 de enero de 2020

Por ética, debe salir de la FGE

martes 21 de enero de 2020

Slim se va de Coatzacoalcos

domingo 19 de enero de 2020

Otra compra “en lo oscurito”

jueves 16 de enero de 2020

Algo grave pasa en los bancos

martes 14 de enero de 2020

El silencio de Yunes

domingo 12 de enero de 2020

El niño de la masacre de Torreón

martes 07 de enero de 2020

¿Defender a taxistas o a usuarios?

domingo 05 de enero de 2020

Los motivos de Marlon

Cargar Más