/ miércoles 8 de enero de 2020

En vez de guerra, prosperidad, dijo Trump

Después del ataque de Irán a las bases militares estadounidenses ubicadas en Irak, como respuesta a al asesinato del general Soleimani

Se esperaba una reacción tan violenta del presidente norteamericano Donald Trump, que algunos agoreros del desastre se atrevieron a pronosticar las posibilidades de una Tercera Guerra Mundial.

Sin embargo, la noche del martes, Trump se refugió en la Casa Blanca y su oficina de prensa emitió un comunicado, expresando que por el momento no habría ninguna declaración a los medios de comunicación, señalando que por la mañana del día de ayer Donald Trump evaluaría la crisis que se generó en el Medio Oriente por la incursión de sus tropas y la muerte del jefe del ejército de Irán, considerado como el segundo hombre más poderoso de ese país y recibiría a la prensa para dar a conocer la posición de Estados Unidos.

La misma noche del martes el Papa Francisco convocó a todo el mundo, sin importar credo o religión, a dedicar un momento de recogimiento, meditación y oración por la paz mundial. Esa cadena de oración proveniente del Vaticano pudo haber influido en el buen juicio que finalmente mostró el presidente norteamericano, pues en tres palabras: “prosperidad, paz y armonía”, dio reversa a la actitud belicosa que había mostrado el día anterior. Dijo, además, que en las incursiones con misiles de Irán, no hubo bajas estadounidenses.

Por otro lado, los norteamericanos demócratas se manifestaron en contra de una posible guerra mundial y las familias de los tres mil soldados que había enlistado para “golpear más fuerte que nunca” a los iraníes, también mostraron su beneplácito con el Pentágono. No hay que olvidar las fuertes críticas que recibió la oficina de Donald Trump por la publicación del tuit que hacía referencia a la estrategia de Obama de declarar la guerra a Medio Oriente para lograr su reelección.

Sea como fuere o como dijera el expresidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa: “aiga sido como aiga sido”, lo importante es que con las palabras de Donald Trump de buscar la prosperidad, paz y armonía se acaba la tensión en que se mantuvo a buena parte del planeta y lo declarado por el presidente de México, licenciado Andrés Manuel López Obrador, de mantener vigente el principio de la no intervención en los asuntos internos de otros países, respetando la autodeterminación de los pueblos, resultó ser el mejor posicionamiento político ante este conflicto.

Después del ataque de Irán a las bases militares estadounidenses ubicadas en Irak, como respuesta a al asesinato del general Soleimani

Se esperaba una reacción tan violenta del presidente norteamericano Donald Trump, que algunos agoreros del desastre se atrevieron a pronosticar las posibilidades de una Tercera Guerra Mundial.

Sin embargo, la noche del martes, Trump se refugió en la Casa Blanca y su oficina de prensa emitió un comunicado, expresando que por el momento no habría ninguna declaración a los medios de comunicación, señalando que por la mañana del día de ayer Donald Trump evaluaría la crisis que se generó en el Medio Oriente por la incursión de sus tropas y la muerte del jefe del ejército de Irán, considerado como el segundo hombre más poderoso de ese país y recibiría a la prensa para dar a conocer la posición de Estados Unidos.

La misma noche del martes el Papa Francisco convocó a todo el mundo, sin importar credo o religión, a dedicar un momento de recogimiento, meditación y oración por la paz mundial. Esa cadena de oración proveniente del Vaticano pudo haber influido en el buen juicio que finalmente mostró el presidente norteamericano, pues en tres palabras: “prosperidad, paz y armonía”, dio reversa a la actitud belicosa que había mostrado el día anterior. Dijo, además, que en las incursiones con misiles de Irán, no hubo bajas estadounidenses.

Por otro lado, los norteamericanos demócratas se manifestaron en contra de una posible guerra mundial y las familias de los tres mil soldados que había enlistado para “golpear más fuerte que nunca” a los iraníes, también mostraron su beneplácito con el Pentágono. No hay que olvidar las fuertes críticas que recibió la oficina de Donald Trump por la publicación del tuit que hacía referencia a la estrategia de Obama de declarar la guerra a Medio Oriente para lograr su reelección.

Sea como fuere o como dijera el expresidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa: “aiga sido como aiga sido”, lo importante es que con las palabras de Donald Trump de buscar la prosperidad, paz y armonía se acaba la tensión en que se mantuvo a buena parte del planeta y lo declarado por el presidente de México, licenciado Andrés Manuel López Obrador, de mantener vigente el principio de la no intervención en los asuntos internos de otros países, respetando la autodeterminación de los pueblos, resultó ser el mejor posicionamiento político ante este conflicto.