/ viernes 19 de junio de 2020

Entre líneas de la visita de AMLO

Preguntando por aquí, allá y acullá para procurar atender la duda de algunos de nuestros lectores que insistían en preguntar ¿a qué vino Andrés Manuel López Obrador a Veracruz, el lunes de esta semana?..

Nos reencontramos con varios de esos personajes de la política veracruzana, formados al lado de grandes de la política como don Jesús Reyes Heroles, de quien aprendieron, entre otros, el difícil arte de leer entre líneas.

Con esa mesura que les caracteriza, políticos de la vieja guardia coincidieron en que el titular del Poder Ejecutivo vino a Veracruz, aparte de buscar a los electores por la próxima contienda electoral, a contestar la segunda carta que le dirigió públicamente al ahora propietario del Partido Movimiento Ciudadano y exgobernador del estado de Veracruz, Dante Alfonso Delgado Rannauro, quien en síntesis le expresó a Andrés Manuel que: “quien siembra vientos, recoge tempestades”.

Para ponerlo en contexto amable lector, el pasado viernes 5 de junio, Dante Alfonso Delgado Rannauro publicitó a través de las benditas redes sociales una segunda carta dirigida al ciudadano presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, advirtiéndole: “Hasta hoy, siempre aposté por darte el tiempo necesario para que tú mismo rectificaras los errores que has estado cometiendo durante la emergencia sanitaria y económica que vive el país con motivo del Covid-19. Lejos de rectificar, has profundizado más en tu terquedad, así es como siempre defines tus malogrados propósitos”.

El fin de la misiva de Delgado Rannauro fue salir en defensa del gobernador del estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, emanado del Partido Movimiento Ciudadano, en contra de quien arremetió el morenista mayor, Andrés Manuel López Obrador, al igual que sus corifeos en distintos niveles.

Por ello Delgado Rannauro, como máximo representante del Partido Movimiento Ciudadano salió en defensa del gobernador de Jalisco Alfaro Ramírez, arremetiendo en contra de López Obrador a quien escribió también: “Andrés Manuel, recupera para bien de México tu sentido de oportunidad. Reconoce que Alfaro es un hombre con formación, capacidad y profundo sentido social; que está haciendo su mejor esfuerzo por sacar adelante a Jalisco y de ninguna manera para poner en evidencia a tu gobierno, como lamentablemente lo asumen funcionarios mediocres y lambiscones incapaces de contradecirte, incluso en medio de la crisis sanitaria y económica que sufre el país”.

Obvio, esta segunda carta pegó y fuerte, muy fuerte, por lo que el titular del Poder Ejecutivo en México dispuso que debía venir a Veracruz y puso la fecha del lunes 15 de junio, para lo que fuera pero en la ciudad de Xalapa, sede política de la entidad veracruzana.

Entre Xalapa y Perote donde vino a sacarse la espinita que traía clavada, Andrés Manuel López Obrador dijo para que se leyera entre líneas: “en nuestro estado de Veracruz se padeció de gobernadores mediocres y ladrones; ahora es distinto”.

Al estilo del te digo Chana para que me entiendas Juana, el mandatario nacional añadió: “Cuitláhuac García es un buen gobernador, un gobernador con convicciones y sobre todo algo que hacía falta en Veracruz, un gobernador honesto”, lo que nos hizo recordar al extinto y siempre bien recordado Ángel Leodegario Gutiérrez Castellanos, el “jefe Yayo”, cuando decía que los aplausos para uno, son abucheos para otro.

Por cierto, han pasado varios días de tal aseveración presidencial y a ninguno de los exgobernadores veracruzanos les ha venido el saco.

guadalupehmar@yahoo.com

Preguntando por aquí, allá y acullá para procurar atender la duda de algunos de nuestros lectores que insistían en preguntar ¿a qué vino Andrés Manuel López Obrador a Veracruz, el lunes de esta semana?..

Nos reencontramos con varios de esos personajes de la política veracruzana, formados al lado de grandes de la política como don Jesús Reyes Heroles, de quien aprendieron, entre otros, el difícil arte de leer entre líneas.

Con esa mesura que les caracteriza, políticos de la vieja guardia coincidieron en que el titular del Poder Ejecutivo vino a Veracruz, aparte de buscar a los electores por la próxima contienda electoral, a contestar la segunda carta que le dirigió públicamente al ahora propietario del Partido Movimiento Ciudadano y exgobernador del estado de Veracruz, Dante Alfonso Delgado Rannauro, quien en síntesis le expresó a Andrés Manuel que: “quien siembra vientos, recoge tempestades”.

Para ponerlo en contexto amable lector, el pasado viernes 5 de junio, Dante Alfonso Delgado Rannauro publicitó a través de las benditas redes sociales una segunda carta dirigida al ciudadano presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, advirtiéndole: “Hasta hoy, siempre aposté por darte el tiempo necesario para que tú mismo rectificaras los errores que has estado cometiendo durante la emergencia sanitaria y económica que vive el país con motivo del Covid-19. Lejos de rectificar, has profundizado más en tu terquedad, así es como siempre defines tus malogrados propósitos”.

El fin de la misiva de Delgado Rannauro fue salir en defensa del gobernador del estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, emanado del Partido Movimiento Ciudadano, en contra de quien arremetió el morenista mayor, Andrés Manuel López Obrador, al igual que sus corifeos en distintos niveles.

Por ello Delgado Rannauro, como máximo representante del Partido Movimiento Ciudadano salió en defensa del gobernador de Jalisco Alfaro Ramírez, arremetiendo en contra de López Obrador a quien escribió también: “Andrés Manuel, recupera para bien de México tu sentido de oportunidad. Reconoce que Alfaro es un hombre con formación, capacidad y profundo sentido social; que está haciendo su mejor esfuerzo por sacar adelante a Jalisco y de ninguna manera para poner en evidencia a tu gobierno, como lamentablemente lo asumen funcionarios mediocres y lambiscones incapaces de contradecirte, incluso en medio de la crisis sanitaria y económica que sufre el país”.

Obvio, esta segunda carta pegó y fuerte, muy fuerte, por lo que el titular del Poder Ejecutivo en México dispuso que debía venir a Veracruz y puso la fecha del lunes 15 de junio, para lo que fuera pero en la ciudad de Xalapa, sede política de la entidad veracruzana.

Entre Xalapa y Perote donde vino a sacarse la espinita que traía clavada, Andrés Manuel López Obrador dijo para que se leyera entre líneas: “en nuestro estado de Veracruz se padeció de gobernadores mediocres y ladrones; ahora es distinto”.

Al estilo del te digo Chana para que me entiendas Juana, el mandatario nacional añadió: “Cuitláhuac García es un buen gobernador, un gobernador con convicciones y sobre todo algo que hacía falta en Veracruz, un gobernador honesto”, lo que nos hizo recordar al extinto y siempre bien recordado Ángel Leodegario Gutiérrez Castellanos, el “jefe Yayo”, cuando decía que los aplausos para uno, son abucheos para otro.

Por cierto, han pasado varios días de tal aseveración presidencial y a ninguno de los exgobernadores veracruzanos les ha venido el saco.

guadalupehmar@yahoo.com

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 23 de octubre de 2020

En bajo perfil

Guadalupe H

jueves 15 de octubre de 2020

Viejos refranes

Guadalupe H

jueves 01 de octubre de 2020

Sueño mágico

Guadalupe H

jueves 24 de septiembre de 2020

Elección, nada nuevo

Guadalupe H

jueves 10 de septiembre de 2020

Lo que duele más

Guadalupe H

jueves 03 de septiembre de 2020

Para medir eficiencia

Guadalupe H

jueves 06 de agosto de 2020

Aplausos para unos...

Guadalupe H

jueves 23 de julio de 2020

No le muevan

Guadalupe H

Cargar Más