/ lunes 8 de febrero de 2021

Estos millones costaron los médicos cubanos

Mucho se habló hace algunos meses de la llegada a México de personal médico cubano, supuestamente para apoyar en tareas de combate a la pandemia de coronavirus.

Llegaron con bombo y platillo, pero se fueron con más pena que gloria, de acuerdo a lo comentado por médicos mexicanos.

No está muy claro quién del gobierno federal decidió traerlos a México, pero las críticas a su actuación empezaron al poco tiempo de estar en estas tierras, incluidas las veracruzanas.

Acá en Veracruz, de frente, nos recuerdan que hubo médicos jarochos que señalaron que no hacían gran cosa sus pares cubanos, pero eso sí, a diferencia del personal local, eran dotados de buen equipo, trabajaban poco y comían muy bien, en tanto a doctores y enfermeras de hospitales del gobierno los llegaron a tener a tortas y refrescos.

No está claro cuántos anduvieron en Veracruz, pero ahora se sabe lo que la federación tuvo que pagar y se lo informamos en este espacio:

La prestación de servicios de la brigada médica cubana en Veracruz tuvo un costo de 40 millones de pesos, aportados por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), de acuerdo con reportes de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

A solicitud de información, vía la Plataforma Nacional de Transparencia, la subsecretaria de Egresos de la Sefiplan, Ana Rosa Aguilar Viveros, informó que el Gobierno de Veracruz firmó dos acuerdos para contar con la colaboración de los profesionales médicos cubanos en la lucha contra el Covid-19.

De acuerdo con el documento público Oficio No. UT/0042/2021, con fecha 14 de enero de 2021, el Gobierno de Veracruz cerró el Acuerdo de Cooperación Bilateral entre la Secretaría de Salud y el Organismo Público Descentralizado Servicios de Salud de Veracruz y el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba, así como el Convenio de Colaboración para apoyar la Atención de la Epidemia originada por el virus SARS-COV2 (Covid-19), suscrito por el Insabi y el Gobierno del Estado, en el cual se estableció una aportación federal del referido instituto por la cantidad de 40 millones de pesos.

Respecto del número de médicos y enfermeras que estuvieron colaborando en la entidad, la dependencia estatal indicó que el registro contable y presupuestal no contempla esta información detallada, por lo que la cifra exacta del personal médico cubano, que llegó a finales de mayo de 2020 se mantiene en la confidencialidad.

¿Cómo la ve, qué le parece, estimada lectora y estimado lector?

De Misantla nos comentan que, aunque sea de rebote y tal vez de forma solo temporal, pero en ese municipio por primera tienen una presidenta municipal

Nos indican que la síndica Ana Gabriela Molina y Chacón asume el cargo debido a que el alcalde Othón Hernández Candanedo solicitó licencia para separarse del cargo. Así que ahora Misantla es gobernado por una mujer, lo que nunca había sucedido en su historia. El cargo, nos dicen, es de manera interina por un lapso de 30 días.

Othón Hernández Candanedo pidió licencia para separarse del cargo ya se registró como precandidato a diputado local por el distrito de Misantla por el Partido Acción Nacional (PAN).

No todos los que han quedado inscritos como precandidatos únicos finalmente serán candidatos, en los diferentes partidos, nos comentan políticos que saben de estas cuestiones de registros.

Algunos solo quedaron registrados por cuestiones de los tiempos legales y otros podrían “caerse”. Además está lo de las presiones (entiéndase amenazas), a lo que ayer se hizo referencia en el Sumario Político.

Mucho se habló hace algunos meses de la llegada a México de personal médico cubano, supuestamente para apoyar en tareas de combate a la pandemia de coronavirus.

Llegaron con bombo y platillo, pero se fueron con más pena que gloria, de acuerdo a lo comentado por médicos mexicanos.

No está muy claro quién del gobierno federal decidió traerlos a México, pero las críticas a su actuación empezaron al poco tiempo de estar en estas tierras, incluidas las veracruzanas.

Acá en Veracruz, de frente, nos recuerdan que hubo médicos jarochos que señalaron que no hacían gran cosa sus pares cubanos, pero eso sí, a diferencia del personal local, eran dotados de buen equipo, trabajaban poco y comían muy bien, en tanto a doctores y enfermeras de hospitales del gobierno los llegaron a tener a tortas y refrescos.

No está claro cuántos anduvieron en Veracruz, pero ahora se sabe lo que la federación tuvo que pagar y se lo informamos en este espacio:

La prestación de servicios de la brigada médica cubana en Veracruz tuvo un costo de 40 millones de pesos, aportados por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), de acuerdo con reportes de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

A solicitud de información, vía la Plataforma Nacional de Transparencia, la subsecretaria de Egresos de la Sefiplan, Ana Rosa Aguilar Viveros, informó que el Gobierno de Veracruz firmó dos acuerdos para contar con la colaboración de los profesionales médicos cubanos en la lucha contra el Covid-19.

De acuerdo con el documento público Oficio No. UT/0042/2021, con fecha 14 de enero de 2021, el Gobierno de Veracruz cerró el Acuerdo de Cooperación Bilateral entre la Secretaría de Salud y el Organismo Público Descentralizado Servicios de Salud de Veracruz y el Ministerio de Salud Pública de la República de Cuba, así como el Convenio de Colaboración para apoyar la Atención de la Epidemia originada por el virus SARS-COV2 (Covid-19), suscrito por el Insabi y el Gobierno del Estado, en el cual se estableció una aportación federal del referido instituto por la cantidad de 40 millones de pesos.

Respecto del número de médicos y enfermeras que estuvieron colaborando en la entidad, la dependencia estatal indicó que el registro contable y presupuestal no contempla esta información detallada, por lo que la cifra exacta del personal médico cubano, que llegó a finales de mayo de 2020 se mantiene en la confidencialidad.

¿Cómo la ve, qué le parece, estimada lectora y estimado lector?

De Misantla nos comentan que, aunque sea de rebote y tal vez de forma solo temporal, pero en ese municipio por primera tienen una presidenta municipal

Nos indican que la síndica Ana Gabriela Molina y Chacón asume el cargo debido a que el alcalde Othón Hernández Candanedo solicitó licencia para separarse del cargo. Así que ahora Misantla es gobernado por una mujer, lo que nunca había sucedido en su historia. El cargo, nos dicen, es de manera interina por un lapso de 30 días.

Othón Hernández Candanedo pidió licencia para separarse del cargo ya se registró como precandidato a diputado local por el distrito de Misantla por el Partido Acción Nacional (PAN).

No todos los que han quedado inscritos como precandidatos únicos finalmente serán candidatos, en los diferentes partidos, nos comentan políticos que saben de estas cuestiones de registros.

Algunos solo quedaron registrados por cuestiones de los tiempos legales y otros podrían “caerse”. Además está lo de las presiones (entiéndase amenazas), a lo que ayer se hizo referencia en el Sumario Político.