/ miércoles 6 de octubre de 2021

Habrá lumbre en el PAN; Orfis: Gritar la Independencia

Los panistas veracruzanos están inmersos ya en una guerra que tendrá su fin cuando uno de los dos grupos más importantes que hay al interior del Partido Acción Nacional, gane la dirigencia del Comité Directivo Estatal, nos dicen militantes azules que conocen muy bien el teje y maneje de su organización.

Uno de esos dos grandes grupos está representado por los Yunes azules y el otro por Joaquín Guzmán Avilés, quien actualmente es el presidente del CDE. Los Yunes –nos recuerdan estos conocedores panistas- impulsan a Tito Delfín para la dirigencia, en tanto Guzmán, apoyado en otros por Julen Rementería, buscaría la reelección.

A todo esto, ¿cómo ve el proceso de elección de Veracruz el recién reelegido presidente nacional del PAN, Marko Cortés?

Pues eso es un enigma, nos apuntan estos panistas conocedores de su partido. ¿Y por qué es un enigma?, pues porque hasta ahora no ha dado la más mínima pista sobre si tiene algún preferido.

Para comenzar, intervino para que el organismo encargado del proceso de elección en estas tierras quedara parejo y luego no incluyó a ningún veracruzano, ni de los Yunes ni de los de Joaquín Guzmán, en su Comité Ejecutivo Nacional.

Lo que sí llama la atención es que en tanto ningún integrante del grupo de los Yunes asistió a la toma de posesión de Marko Cortés, ni siquiera Tito Delfín, por parte de los rivales fueron varios, incluido Guzmán.

Por ahora este proceso saca chispas, pero los panistas que nos reportan cómo va esto, nos dicen que terminará echando lumbre.

Alcaldes en aprietos. A estas alturas, cuando ya ven totalmente menguado su poder, un buen número de alcaldes se sienten con el agua al cuello, según nos comentan observadores del quehacer de la Legislatura y del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis).

Y tienen esa sensación, nos dicen esos observadores, no es porque se metieran al mar o alguna de las lagunas veracruzanas y, sin darse cuenta, hayan avanzado hasta zonas profundas, sino porque no encontrarían la forma de tapar el desaseo en el manejo de los recursos a su cargo.

De hecho, resaltan unas recientes declaraciones del diputado Juan Javier Gómez Cazarín, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso estatal, en el sentido de que se le han acercado presidentes municipales para pedirle que los ayude a arreglar sus cuentas.

Cazarín no dio nombres de esos alcaldes, sólo ofreció el dato que la mayoría son del sur del estado.

El mal manejo de los recursos públicos en un buen número de ayuntamientos, nos hacen ver estos observadores, queda de manifiesto en los señalamientos hechos por el Orfis al dar a conocer las revisiones a las cuentas públicas de 2019 y 2020, las cuales indican que de esos dos años está sin aclarar el manejo dado a más de 2 mil millones de pesos, lo que es una cantidad muy fuerte.

Lo que procede es que esos ediles, con peras y manzanas, aclaren en qué gastaron cada peso, no que anden pidiendo desesperadamente ayuda para tapar los hoyos que habrían hecho a los presupuestos, nos dicen los observadores.

También nos apuntan que en ocasiones los alcaldes tienen personal, en sus tesorerías y áreas de obras públicas, que no saben presentar las justificaciones de los gastos o tienen de cabeza todo lo relativo a la administración, de ahí que en vez de andar pidiendo ayuda que se malinterpreta, deberían de acudir a especialistas contables y jurídicos bien acreditados, que les pongan en orden la casa…antes de que sea muy tarde y el agua los cubra.

Estos observadores nos anotan que causó curiosidad lo escrito en su cuenta de Twitter por la auditora general del Orfis, Delia González, para significar las fiestas patrias.

Además de las frases que son comunes para hacer referencia a esta gesta heroica, de entrada la auditora general escribió de entrada:

“La Independencia, para que se reconozca, en ocasiones se debe Gritar”.

Los panistas veracruzanos están inmersos ya en una guerra que tendrá su fin cuando uno de los dos grupos más importantes que hay al interior del Partido Acción Nacional, gane la dirigencia del Comité Directivo Estatal, nos dicen militantes azules que conocen muy bien el teje y maneje de su organización.

Uno de esos dos grandes grupos está representado por los Yunes azules y el otro por Joaquín Guzmán Avilés, quien actualmente es el presidente del CDE. Los Yunes –nos recuerdan estos conocedores panistas- impulsan a Tito Delfín para la dirigencia, en tanto Guzmán, apoyado en otros por Julen Rementería, buscaría la reelección.

A todo esto, ¿cómo ve el proceso de elección de Veracruz el recién reelegido presidente nacional del PAN, Marko Cortés?

Pues eso es un enigma, nos apuntan estos panistas conocedores de su partido. ¿Y por qué es un enigma?, pues porque hasta ahora no ha dado la más mínima pista sobre si tiene algún preferido.

Para comenzar, intervino para que el organismo encargado del proceso de elección en estas tierras quedara parejo y luego no incluyó a ningún veracruzano, ni de los Yunes ni de los de Joaquín Guzmán, en su Comité Ejecutivo Nacional.

Lo que sí llama la atención es que en tanto ningún integrante del grupo de los Yunes asistió a la toma de posesión de Marko Cortés, ni siquiera Tito Delfín, por parte de los rivales fueron varios, incluido Guzmán.

Por ahora este proceso saca chispas, pero los panistas que nos reportan cómo va esto, nos dicen que terminará echando lumbre.

Alcaldes en aprietos. A estas alturas, cuando ya ven totalmente menguado su poder, un buen número de alcaldes se sienten con el agua al cuello, según nos comentan observadores del quehacer de la Legislatura y del Órgano de Fiscalización Superior (Orfis).

Y tienen esa sensación, nos dicen esos observadores, no es porque se metieran al mar o alguna de las lagunas veracruzanas y, sin darse cuenta, hayan avanzado hasta zonas profundas, sino porque no encontrarían la forma de tapar el desaseo en el manejo de los recursos a su cargo.

De hecho, resaltan unas recientes declaraciones del diputado Juan Javier Gómez Cazarín, presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso estatal, en el sentido de que se le han acercado presidentes municipales para pedirle que los ayude a arreglar sus cuentas.

Cazarín no dio nombres de esos alcaldes, sólo ofreció el dato que la mayoría son del sur del estado.

El mal manejo de los recursos públicos en un buen número de ayuntamientos, nos hacen ver estos observadores, queda de manifiesto en los señalamientos hechos por el Orfis al dar a conocer las revisiones a las cuentas públicas de 2019 y 2020, las cuales indican que de esos dos años está sin aclarar el manejo dado a más de 2 mil millones de pesos, lo que es una cantidad muy fuerte.

Lo que procede es que esos ediles, con peras y manzanas, aclaren en qué gastaron cada peso, no que anden pidiendo desesperadamente ayuda para tapar los hoyos que habrían hecho a los presupuestos, nos dicen los observadores.

También nos apuntan que en ocasiones los alcaldes tienen personal, en sus tesorerías y áreas de obras públicas, que no saben presentar las justificaciones de los gastos o tienen de cabeza todo lo relativo a la administración, de ahí que en vez de andar pidiendo ayuda que se malinterpreta, deberían de acudir a especialistas contables y jurídicos bien acreditados, que les pongan en orden la casa…antes de que sea muy tarde y el agua los cubra.

Estos observadores nos anotan que causó curiosidad lo escrito en su cuenta de Twitter por la auditora general del Orfis, Delia González, para significar las fiestas patrias.

Además de las frases que son comunes para hacer referencia a esta gesta heroica, de entrada la auditora general escribió de entrada:

“La Independencia, para que se reconozca, en ocasiones se debe Gritar”.