/ viernes 24 de mayo de 2019

Heroínas no mediatizadas

Hace dos años escribí un artículo académico que titulé “Antiheroínas mediatizadas en las nuevas plataformas comunicacionales”. Desde luego se refería a la violencia en contra de las mujeres en las redes sociales y cómo las agresiones iban en una espiral creciente.

También señalaba que los contenidos de abusos sexuales o relaciones consentidas transitan de los medios digitales a los tradicionales y viceversa. Sin que nos percatemos a veces en qué plataforma se originó.

Casos hay muchos pero no los mencionaré para evitar victimizar a las partes agraviadas. Lo que sí es cierto es que cualquiera está expuesta a un “juicio virtual”, donde la ciudadanía digital se convierte en juez y parte.

En el Congreso de Veracruz se aprobó este jueves una iniciativa contra la violencia digital. La presentó la diputada del PAN, Monserrat Ortega, y con ella se reforma el Código Penal para sancionar hasta con 8 años de prisión a quienes difundan o transmitan imágenes de contenido íntimo o erótico sexual, sin el consentimiento de la otra parte.

La iniciativa avalada con el voto de 42 representantes populares incluye dos actores: al autor y el difusor de actos conocidos como “pornovenganza”, “ciberacoso”, “trata digital” y “sextorsión”.

Yucatán fue el primer estado en reformar su código penal para establecer sanciones que van de seis meses hasta cinco años de prisión para castigar la distribución de material erótico con o sin el consentimiento de la persona afectada y le han seguido otros estados como Puebla.

Entre los fenómenos que emergieron con las nuevas tecnologías y afectaron fundamentalmente a mujeres y menores de edad está el sexting, que es el intercambio erótico de contenidos, fotografías, mensajes, videos y audios.

El sexting en la mayoría de los casos se registra entre personas de la misma edad y de forma consensuada, pero pueden existir engaños que llevan al chantaje y la coacción termina muchas veces con el encuentro real y consecuente abuso.

Hemos tenido casos en México en los cuales se pasa del ámbito virtual al real y abusan sexualmente de las jóvenes

La seguridad de las mujeres y el respeto irrestricto a los derechos humanos debe ser una prioridad en México y en Veracruz, una tarea a la que todos debemos sumar desde nuestras trincheras, sin tintes partidistas ni intereses de grupo. Me da gusto que las diputadas impulsaran esta ley contra la violación a la intimidad sexual.

Twitter @ydlan

Transparencia3.0


Hace dos años escribí un artículo académico que titulé “Antiheroínas mediatizadas en las nuevas plataformas comunicacionales”. Desde luego se refería a la violencia en contra de las mujeres en las redes sociales y cómo las agresiones iban en una espiral creciente.

También señalaba que los contenidos de abusos sexuales o relaciones consentidas transitan de los medios digitales a los tradicionales y viceversa. Sin que nos percatemos a veces en qué plataforma se originó.

Casos hay muchos pero no los mencionaré para evitar victimizar a las partes agraviadas. Lo que sí es cierto es que cualquiera está expuesta a un “juicio virtual”, donde la ciudadanía digital se convierte en juez y parte.

En el Congreso de Veracruz se aprobó este jueves una iniciativa contra la violencia digital. La presentó la diputada del PAN, Monserrat Ortega, y con ella se reforma el Código Penal para sancionar hasta con 8 años de prisión a quienes difundan o transmitan imágenes de contenido íntimo o erótico sexual, sin el consentimiento de la otra parte.

La iniciativa avalada con el voto de 42 representantes populares incluye dos actores: al autor y el difusor de actos conocidos como “pornovenganza”, “ciberacoso”, “trata digital” y “sextorsión”.

Yucatán fue el primer estado en reformar su código penal para establecer sanciones que van de seis meses hasta cinco años de prisión para castigar la distribución de material erótico con o sin el consentimiento de la persona afectada y le han seguido otros estados como Puebla.

Entre los fenómenos que emergieron con las nuevas tecnologías y afectaron fundamentalmente a mujeres y menores de edad está el sexting, que es el intercambio erótico de contenidos, fotografías, mensajes, videos y audios.

El sexting en la mayoría de los casos se registra entre personas de la misma edad y de forma consensuada, pero pueden existir engaños que llevan al chantaje y la coacción termina muchas veces con el encuentro real y consecuente abuso.

Hemos tenido casos en México en los cuales se pasa del ámbito virtual al real y abusan sexualmente de las jóvenes

La seguridad de las mujeres y el respeto irrestricto a los derechos humanos debe ser una prioridad en México y en Veracruz, una tarea a la que todos debemos sumar desde nuestras trincheras, sin tintes partidistas ni intereses de grupo. Me da gusto que las diputadas impulsaran esta ley contra la violación a la intimidad sexual.

Twitter @ydlan

Transparencia3.0


sábado 07 de septiembre de 2019

Gallina para el Orfis

sábado 31 de agosto de 2019

Medios y narco

viernes 23 de agosto de 2019

¡Y la bursatilización apá!

jueves 08 de agosto de 2019

Pañuelos verdes

viernes 02 de agosto de 2019

Niñez reflexiva

sábado 27 de julio de 2019

Un mundo sin Internet

viernes 12 de julio de 2019

Irregularidades en 2018

viernes 28 de junio de 2019

Legisladores omisos

viernes 14 de junio de 2019

Sexismo al revés

Cargar Más