/ lunes 8 de marzo de 2021

La amenaza para otro alcalde

Otro alcalde acaba de recibir un mensaje de esos que por lo general son atribuidos a grupos de la delincuencia organizada, pero que se han estado intensificando en los últimos tiempos con motivo, aseguran representantes de algunos partidos, del proceso electoral.

Esta vez le tocó al presidente municipal de Isla, Fernando Molina Landa, quien llegó al cargo postulado por el Partido Acción Nacional. Al edil le quemaron una bodega de abarrotes y cuatro camiones, el pasado sábado.

¿Qué sigue a ese mensaje?, pues los reportes del caso son claros, dado que señalan que esto no fue producto de un accidente, sino que tres hombres encapuchados llegaron a su bodega, regaron gasolina y de ahí prendieron fuego.

Observadores del acontecer político veracruzano nos recuerdan lo violento que es Isla, ubicado en las llanuras del Sotavento al sur del estado y rodeado por San Andrés y Santiago Tuxtla, Playa Vicente, José Azueta y Juan Rodríguez Clara, entre otros municipios, que son igual de violentos.

Nos indican también que ha tenido tres alcaldes que han sobresalido: Oswaldo Cházaro Montalvo, porque luego llegó a ser diputado y presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas; Juan Cruz Elvira, quien ha gobernado municipalmente en dos ocasiones (2005-2007) y también fue legislador, y Nahum Tress Mánica, quien fue presidente tres veces (1974-1976, 1988-1991 y 2008-2010).

Nahum Tress tuvo un final trágico en 2012, luego de una serie de asesinatos de personajes de Isla y de esa violenta región piñera y ganadera.

Dos años antes, en marzo de 2010, fue asesinado Ramón Martínez Rodríguez, cuñado de ese exalcalde. Dedicado a la agricultura y aficionado a los caballos, los reportes de aquel tiempo señalaron que apareció muerto porque lo acuchillaron.

Ese mismo año, pero en junio, cuando departían jugando dominó en los portales precisamente de Isla, fueron asesinados el conocido empresario Jaime Gasperín Criveli y su hijo.

Los asesinatos de gente conocida no pararon ese año. En noviembre mataron a Gregorio Barradas, quien en enero de 2011 iba a tomar posesión como alcalde de Juan Rodríguez Clara. Lo secuestraron en Isla y su cuerpo apareció ejecutado en Loma Bonita, Oaxaca. Gregorio era esposa de Xóchitl Tress, hija de Nahum, quien después fue funcionaria en el gobierno de Javier Duarte.

Ya en 2011, en octubre, asesinaron a Guadalupe Navarrete Pucheta, lideresa priista. También mataron a dos de sus guardaespaldas.

De ahí vino el doble asesinato de Nahum Tress y su hijo Óscar Tress, en agosto de 2012. Ambos habían ido al rancho de su propiedad y regresaban a Isla cuando fueron interceptados por hombres armados que les dispararon.

Otro hecho violento fue el de octubre de 2016, cuando en la carretera Isla-Santiago Tuxtla fueron hallados los cadáveres de seis hombres. Lo cuerpos, que tenían impactos de bala, estaban maniatados dentro de una camioneta.

Y el año pasado, en junio, mataron al director municipal de Ordenamiento y Seguridad Pública, Armando Elías Mérida. Lo mataron a balazos cuando estaba en su camioneta. Dos hombres, en motocicletas, se emparejaron al vehículo del jefe policiaco y le dispararon. Ese mismo día, horas después, asesinaron al policía de Seguridad Pública asignado en Isla, Uziel López Márquez, quien estaba en su casa en Acayucan.

Así las cosas en Isla, nos apuntan que lo deseable es que lo más rápido posible sea atendido el caso de esta advertencia, mediante el incendio a sus propiedades, al alcalde Fernando Molina Landa.

Otro alcalde acaba de recibir un mensaje de esos que por lo general son atribuidos a grupos de la delincuencia organizada, pero que se han estado intensificando en los últimos tiempos con motivo, aseguran representantes de algunos partidos, del proceso electoral.

Esta vez le tocó al presidente municipal de Isla, Fernando Molina Landa, quien llegó al cargo postulado por el Partido Acción Nacional. Al edil le quemaron una bodega de abarrotes y cuatro camiones, el pasado sábado.

¿Qué sigue a ese mensaje?, pues los reportes del caso son claros, dado que señalan que esto no fue producto de un accidente, sino que tres hombres encapuchados llegaron a su bodega, regaron gasolina y de ahí prendieron fuego.

Observadores del acontecer político veracruzano nos recuerdan lo violento que es Isla, ubicado en las llanuras del Sotavento al sur del estado y rodeado por San Andrés y Santiago Tuxtla, Playa Vicente, José Azueta y Juan Rodríguez Clara, entre otros municipios, que son igual de violentos.

Nos indican también que ha tenido tres alcaldes que han sobresalido: Oswaldo Cházaro Montalvo, porque luego llegó a ser diputado y presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas; Juan Cruz Elvira, quien ha gobernado municipalmente en dos ocasiones (2005-2007) y también fue legislador, y Nahum Tress Mánica, quien fue presidente tres veces (1974-1976, 1988-1991 y 2008-2010).

Nahum Tress tuvo un final trágico en 2012, luego de una serie de asesinatos de personajes de Isla y de esa violenta región piñera y ganadera.

Dos años antes, en marzo de 2010, fue asesinado Ramón Martínez Rodríguez, cuñado de ese exalcalde. Dedicado a la agricultura y aficionado a los caballos, los reportes de aquel tiempo señalaron que apareció muerto porque lo acuchillaron.

Ese mismo año, pero en junio, cuando departían jugando dominó en los portales precisamente de Isla, fueron asesinados el conocido empresario Jaime Gasperín Criveli y su hijo.

Los asesinatos de gente conocida no pararon ese año. En noviembre mataron a Gregorio Barradas, quien en enero de 2011 iba a tomar posesión como alcalde de Juan Rodríguez Clara. Lo secuestraron en Isla y su cuerpo apareció ejecutado en Loma Bonita, Oaxaca. Gregorio era esposa de Xóchitl Tress, hija de Nahum, quien después fue funcionaria en el gobierno de Javier Duarte.

Ya en 2011, en octubre, asesinaron a Guadalupe Navarrete Pucheta, lideresa priista. También mataron a dos de sus guardaespaldas.

De ahí vino el doble asesinato de Nahum Tress y su hijo Óscar Tress, en agosto de 2012. Ambos habían ido al rancho de su propiedad y regresaban a Isla cuando fueron interceptados por hombres armados que les dispararon.

Otro hecho violento fue el de octubre de 2016, cuando en la carretera Isla-Santiago Tuxtla fueron hallados los cadáveres de seis hombres. Lo cuerpos, que tenían impactos de bala, estaban maniatados dentro de una camioneta.

Y el año pasado, en junio, mataron al director municipal de Ordenamiento y Seguridad Pública, Armando Elías Mérida. Lo mataron a balazos cuando estaba en su camioneta. Dos hombres, en motocicletas, se emparejaron al vehículo del jefe policiaco y le dispararon. Ese mismo día, horas después, asesinaron al policía de Seguridad Pública asignado en Isla, Uziel López Márquez, quien estaba en su casa en Acayucan.

Así las cosas en Isla, nos apuntan que lo deseable es que lo más rápido posible sea atendido el caso de esta advertencia, mediante el incendio a sus propiedades, al alcalde Fernando Molina Landa.