/ viernes 17 de enero de 2020

La Condusef, la Reina del Pacífico y la UIF

La alarmante noticia que circula en el país sobre la sentencia dictada por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México que libera ocho cuentas bancarias de Sandra Ávila Beltrán

La "Reina del Pacífico”, ha puesto a la Condusef en la mira de los cuentahabientes de todos los bancos.

Por la razón simple y sencilla de la negativa por las instituciones bancarias a pagar intereses generados desde hace 18 años en que fue detenida la señora Ávila; tiempo en el que su dinero ha permanecido inactivo en las cajas fuertes de los bancos.

Tras la detención de la “Reina del Pacífico” se especuló sobre los lujos en que vivía y las joyas y alhajas que utilizaba para resaltar sus atributos femeninos.

Esto partiendo de la base de que en su declaración inicial y bajo protesta de decir verdad, la "Reina del Pacífico" afirmó ser ama de casa, con actividades ocasionales relacionadas con la venta de ropa y bienes raíces, lo que le permitía disponer de ingresos esporádicos que no justificaban su estilo de vida.

Después de largos procesos judiciales fue condenada a setenta meses de prisión que concluirían en 2013, aunque se ignora porque razón fue liberada el 7 de febrero de 2015.

Se le vinculó en amasiato con Ismael “El Mayo” Zambada y por ello fue investigada minuciosamente por la SEIDO, habiéndose comprobado que la relación de Sandra con “el Mayo” era un invento de los enemigos de Ismael.

Llama la atención que en la sentencia del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal, que protege a Sandra Ávila Beltrán y desecha los reclamos de los órganos ministeriales, no se aclara qué números de cuenta y qué montos le corresponden a la quejosa, ni tampoco si se debe o no pagar rendimientos por el periodo de congelación de esos dineros, que data desde su detención en el año 2002.

La Condusef por ahora ha hecho mutis y los detractores de Santiago Nieto Castillo y la UIF le piden al funcionario de mayor confianza de AMLO, que ponga sus barbas a remojar por el congelamiento de cuentas bancarias que indiscriminadamente y sin intervención del fiscal Gertz Manero, ha ordenado en contra de quienes a su juicio poseen dinero y bienes de oscura procedencia.

Regresar esas fortunas multimillonarias después de por lo menos cinco años de congelamiento será desastroso para México.

La alarmante noticia que circula en el país sobre la sentencia dictada por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de la Ciudad de México que libera ocho cuentas bancarias de Sandra Ávila Beltrán

La "Reina del Pacífico”, ha puesto a la Condusef en la mira de los cuentahabientes de todos los bancos.

Por la razón simple y sencilla de la negativa por las instituciones bancarias a pagar intereses generados desde hace 18 años en que fue detenida la señora Ávila; tiempo en el que su dinero ha permanecido inactivo en las cajas fuertes de los bancos.

Tras la detención de la “Reina del Pacífico” se especuló sobre los lujos en que vivía y las joyas y alhajas que utilizaba para resaltar sus atributos femeninos.

Esto partiendo de la base de que en su declaración inicial y bajo protesta de decir verdad, la "Reina del Pacífico" afirmó ser ama de casa, con actividades ocasionales relacionadas con la venta de ropa y bienes raíces, lo que le permitía disponer de ingresos esporádicos que no justificaban su estilo de vida.

Después de largos procesos judiciales fue condenada a setenta meses de prisión que concluirían en 2013, aunque se ignora porque razón fue liberada el 7 de febrero de 2015.

Se le vinculó en amasiato con Ismael “El Mayo” Zambada y por ello fue investigada minuciosamente por la SEIDO, habiéndose comprobado que la relación de Sandra con “el Mayo” era un invento de los enemigos de Ismael.

Llama la atención que en la sentencia del Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal, que protege a Sandra Ávila Beltrán y desecha los reclamos de los órganos ministeriales, no se aclara qué números de cuenta y qué montos le corresponden a la quejosa, ni tampoco si se debe o no pagar rendimientos por el periodo de congelación de esos dineros, que data desde su detención en el año 2002.

La Condusef por ahora ha hecho mutis y los detractores de Santiago Nieto Castillo y la UIF le piden al funcionario de mayor confianza de AMLO, que ponga sus barbas a remojar por el congelamiento de cuentas bancarias que indiscriminadamente y sin intervención del fiscal Gertz Manero, ha ordenado en contra de quienes a su juicio poseen dinero y bienes de oscura procedencia.

Regresar esas fortunas multimillonarias después de por lo menos cinco años de congelamiento será desastroso para México.