/ viernes 24 de enero de 2020

La derivación y el temple

Una vez más José Manuel Pozos Castro demostró la validez de la conseja popular de que en tierra de ciegos el tuerto es rey, y de paso ratificó que el diablo sabe más por viejo que por diablo.

Porque mire usted, amable lector, haber logrado distraer la atención de quienes iban con verdaderos misiles a la comparecencia de la encargada de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE), Verónica Hernández Giadáns, el pasado martes 21 de enero, no tuvo precio, bueno, realmente suponemos que sí, porque el tuxpeño se distingue por saber hacer y cobrar favores.

Ese día, como se esperaba, Hernández Giadáns estaría expuesta y a merced de los correligionarios de su antecesor el yunista, que no panista, Jorge Winclker Ortiz, quienes con argumentos debidamente sopesados la expondrían al escarnio mediático por sus magros avances en la procuración de justicia, no obstante sus pocos meses al frente de la Fiscalía General del Estado.

En términos mediáticos, el objetivo era que la corriente yunista ganara la nota, como comúnmente se dice.

Sin embargo, con su pregunta sobre la “prima incómoda” quien se presume es jefa de una banda criminal de las tantas que operan en Veracruz y resulta pariente de la fiscal encargada de despacho, Pozos Castro desvió la atención mediática desde la primera ronda de preguntas y respuestas de esa singular comparecencia, haciendo que se olvidaran temas medulares y más importantes que se quedaron en veremos, como el de los feminicidios, el manoseo de las cifras de incidencia delictiva y sobre todo, la escasa procuración de justicia en nuestro estado.

Pozos Castro, quien ha transitado por el priismo, el panismo y ahora en Morena, contrario a lo que pudiera creerse, le puso a la fiscal encargada de despacho un balón frente a una portería sin guardameta.

¡Ay primo hermano!, dirían los de la Cuenca del Papaloapan, la supuestamente inesperada preguntita del diputado ahora de Morena, José Manuel Pozos Castro, ni siquiera inmutó a la fiscal encargada de despacho según hemos visto repetidamente en los videos de ese día.

Qué temple de mujer, dirían los neo corifeos de Hernández Giadáns, quien con voz serena y tajante no negó el parentesco con la supuesta comandante de un grupo delincuencial en Veracruz.

“A la familia no se le elige, a los amigos sí y soy responsable de lo que yo haga y de mis palabras”, fueron sus palabras expresadas sin sesgo alguno de nerviosismo.

Encarrerada, ya que le habían puesto “de a pechito” el tan escabroso tema, Verónica Hernández Giadáns ratificó su parentesco con la presunta cabecilla delincuencial Guadalupe Hernández Hervis, a quien sus amigos y correligionarios llaman “La Jefa”, sin embargo, aclaró, tenía más de treinta años de no verla ni contactarla.

Vaya, aprovechó el momento para dar a conocer que la misma pregunta se la hicieron cuando presentó su examen de confianza y demostró no tener ningún vínculo con la presunta “prima incómoda”. Caray, hasta parecía que lo hubiera ensayado frente al espejo.

MISIÓN CUMPLIDA… Ese mismo martes y al día siguiente de la comparecencia, en muchos medios de comunicación se destacó la nota del deslinde con la “prima incómoda” que tajantemente hizo la encargada de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE), Verónica Hernández Giadáns, a pregunta expresa del colmilludo José Manuel Pozos Castro y se olvidaron del resto de los temas importantes para los veracruzanos. Funcionó el tema distractor.

CHULADA DE MAIZ PINTO… Así como que no quiere la cosa, también con cara de convencido, ayer José Manuel Pozos Castro declaró a los medios de comunicación allá en la ciudad de Xalapa que cuando un funcionario habla con la verdad como lo hizo Verónica Hernández Giadáns, se hace menos drama.

Y para quitarle el tema a los que vieron caballo y se les antojó carrera, Pozos Castro advirtió que pese a lo reconocido por la encargada de despacho de la FGE, no hay causales para removerla, por lo que colorín, colorado, este tema se ha agotado… para ellos, porque la repercusión mediática sobre esta declaración continua.

guadalupehmar@yahoo.com

Una vez más José Manuel Pozos Castro demostró la validez de la conseja popular de que en tierra de ciegos el tuerto es rey, y de paso ratificó que el diablo sabe más por viejo que por diablo.

Porque mire usted, amable lector, haber logrado distraer la atención de quienes iban con verdaderos misiles a la comparecencia de la encargada de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE), Verónica Hernández Giadáns, el pasado martes 21 de enero, no tuvo precio, bueno, realmente suponemos que sí, porque el tuxpeño se distingue por saber hacer y cobrar favores.

Ese día, como se esperaba, Hernández Giadáns estaría expuesta y a merced de los correligionarios de su antecesor el yunista, que no panista, Jorge Winclker Ortiz, quienes con argumentos debidamente sopesados la expondrían al escarnio mediático por sus magros avances en la procuración de justicia, no obstante sus pocos meses al frente de la Fiscalía General del Estado.

En términos mediáticos, el objetivo era que la corriente yunista ganara la nota, como comúnmente se dice.

Sin embargo, con su pregunta sobre la “prima incómoda” quien se presume es jefa de una banda criminal de las tantas que operan en Veracruz y resulta pariente de la fiscal encargada de despacho, Pozos Castro desvió la atención mediática desde la primera ronda de preguntas y respuestas de esa singular comparecencia, haciendo que se olvidaran temas medulares y más importantes que se quedaron en veremos, como el de los feminicidios, el manoseo de las cifras de incidencia delictiva y sobre todo, la escasa procuración de justicia en nuestro estado.

Pozos Castro, quien ha transitado por el priismo, el panismo y ahora en Morena, contrario a lo que pudiera creerse, le puso a la fiscal encargada de despacho un balón frente a una portería sin guardameta.

¡Ay primo hermano!, dirían los de la Cuenca del Papaloapan, la supuestamente inesperada preguntita del diputado ahora de Morena, José Manuel Pozos Castro, ni siquiera inmutó a la fiscal encargada de despacho según hemos visto repetidamente en los videos de ese día.

Qué temple de mujer, dirían los neo corifeos de Hernández Giadáns, quien con voz serena y tajante no negó el parentesco con la supuesta comandante de un grupo delincuencial en Veracruz.

“A la familia no se le elige, a los amigos sí y soy responsable de lo que yo haga y de mis palabras”, fueron sus palabras expresadas sin sesgo alguno de nerviosismo.

Encarrerada, ya que le habían puesto “de a pechito” el tan escabroso tema, Verónica Hernández Giadáns ratificó su parentesco con la presunta cabecilla delincuencial Guadalupe Hernández Hervis, a quien sus amigos y correligionarios llaman “La Jefa”, sin embargo, aclaró, tenía más de treinta años de no verla ni contactarla.

Vaya, aprovechó el momento para dar a conocer que la misma pregunta se la hicieron cuando presentó su examen de confianza y demostró no tener ningún vínculo con la presunta “prima incómoda”. Caray, hasta parecía que lo hubiera ensayado frente al espejo.

MISIÓN CUMPLIDA… Ese mismo martes y al día siguiente de la comparecencia, en muchos medios de comunicación se destacó la nota del deslinde con la “prima incómoda” que tajantemente hizo la encargada de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE), Verónica Hernández Giadáns, a pregunta expresa del colmilludo José Manuel Pozos Castro y se olvidaron del resto de los temas importantes para los veracruzanos. Funcionó el tema distractor.

CHULADA DE MAIZ PINTO… Así como que no quiere la cosa, también con cara de convencido, ayer José Manuel Pozos Castro declaró a los medios de comunicación allá en la ciudad de Xalapa que cuando un funcionario habla con la verdad como lo hizo Verónica Hernández Giadáns, se hace menos drama.

Y para quitarle el tema a los que vieron caballo y se les antojó carrera, Pozos Castro advirtió que pese a lo reconocido por la encargada de despacho de la FGE, no hay causales para removerla, por lo que colorín, colorado, este tema se ha agotado… para ellos, porque la repercusión mediática sobre esta declaración continua.

guadalupehmar@yahoo.com

viernes 14 de febrero de 2020

Ni una agresión sin respuesta

domingo 09 de febrero de 2020

Yunes y las cifras sobre delincuencia

jueves 06 de febrero de 2020

Nos la veremos negras este año

martes 04 de febrero de 2020

Desconfianza

viernes 24 de enero de 2020

La derivación y el temple

jueves 16 de enero de 2020

Los riesgos en calles de Boca del Río

martes 07 de enero de 2020

Cargado

domingo 22 de diciembre de 2019

Chambistas

jueves 19 de diciembre de 2019

Veracruz puerto, en la semipenumbra

Cargar Más