/ viernes 7 de diciembre de 2018

La transición empieza

La verdadera transición empieza, durará seis años difíciles y esperanzadores. No será fácil que la burocracia del PRIAN, convertida la mayor parte en empresarios o socios de las grandes empresas nacionales o extranjeras, esté dispuesta a mantener la aparente tolerancia al nuevo gobierno. Porque saben que cumplir con los compromisos del nuevo gobierno y un ataque a fondo contra la corrupción, la pobreza y el desempleo, inevitablemente llevará a enfrentamientos, sino frontales, sí legales y políticos con los verdaderos dueños del poder, esos que López Obrador llama la mafia del poder.

Aun sin tomar las riendas del gobierno la prensa alquilada viene sembrando dudas y desconfianza en el nuevo gobierno, que prende en una pequeña burguesía, llamada “clase media”, temerosa e insegura ante la violencia y la inseguridad tolerada y auspiciada por el mismo régimen que apoyaron durante muchas décadas. Es frecuente oír las críticas e insatisfacciones de esa “subclase” que ya encumbrada en la escala social y económica duda y vacila sobre si fue correcto dar el apoyo a Morena. Ya encumbrados y montados en su egoísmo le dan un empujón a la escalera para que otros que salen de la pobreza, no les roben espacio y oportunidades. El golpe legislativo en contra de Dilma Rousset y la ausencia de los millones que Inácio Lula sacó de la pobreza, Monedero dice que eso muestra que Lula no formó ciudadanos, creó consumidores.

Muchos se siguen preguntando cómo le va a hacer el nuevo gobierno para cumplir con lo prometido: becas, aumentar al doble las pensiones a los adultos mayores, empleos, apoyo a discapacitados y crear las empresas donde irán a laborar los aprendices “becados” y otros compromisos; está demostrado por la realidad que sí hay el dinero suficiente para eso y más: que las grandes empresas nacionales y extranjeras paguen impuesto, cero tolerancia a la corrupción, recorte de personal de primero y segundo nivel y de confianza, bajar al 50% los sueldos de la alta burocracia, recuperar los bienes adquiridos o construidos con el robo al presupuesto y sobre todo que sea la política, y no lo economía, la que determine el rumbo del país. Me explico: nos hemos convertido en importadores de maíz transgénico, pero este gobierno con vocación nacionalista y popular puede estimular y apoyar la siembra del maíz para ser autosuficiente, fijando precio de garantía y dando crédito al campo (recuerde usted la Conasupo, el Banrural y otras instancias de crédito y pero sin corrupción) entonces, así sería la política la que determina lo que es necesario producir. En cambio, cuando es la economía la que determina, nos sometemos a los vaivenes del mercado mundial, que nos dice: “Tú no lo produzcas, nosotros te le vendemos más barato”. Y esto no sucede sólo en el terreno agropecuario, sino en todas las relaciones comerciales y políticas.

La llamada “clase política” desplazada, que tiene conexión con el crimen organizado, soltará sus demonios para hacer más inestable esta transición, sembrando temor, duda y desconfianza. Se acentuarán la violencia y la inseguridad; recuerda usted aquel 1997 cuando ganó Cuauhtémoc árdenas la jefatura del entonces DF, se desató una oleada de robos de bancos, de asaltos e inseguridad, evidentemente fabricados por la burocracia saliente, la gente del DF lo entendió así, y desde entonces no volvió a ganar el PRIAN, a pesar de las gestiones algo turbias de Ebrard y Mancera. El perdón a los duartistas, con todo el escándalo pretendidamente justiciero de Yunes Linares, resultó ser una farsa desde su inicio, acusar a estos ladrones sólo de “desvío” de recursos y de enriquecimiento inexplicable. ¿Y los miles de desaparecidos, y los asesinatos de periodistas y de otros miles de ciudadanos, las cientos de tumbas clandestinas?, ¿quién responde por todo esos crímenes y delitos? El perdón a esta gente nos muestra una vez más que pertenecen a la misma mafia del poder.

Hay un clamor nacional de que se haga justicia y de que se recupere lo robado. Nada de perdón sin olvidar. No, ni perdón ni olvido. En lo particular, creo y confío que los compromisos contraídos serán cumplidos por López Obrador, que no fallará al pueblo y a sus principios. Su trayectoria de luchador social, de político y de funcionario público lo avalan. En este comienzo de la transición debemos hacer efectivo aquello de “No estás solo” y apoyarlo porque su programa es el nuestro, es el de México. No practicar la tradicional subcultura del “Votas y te vas”.

La verdadera transición empieza, durará seis años difíciles y esperanzadores. No será fácil que la burocracia del PRIAN, convertida la mayor parte en empresarios o socios de las grandes empresas nacionales o extranjeras, esté dispuesta a mantener la aparente tolerancia al nuevo gobierno. Porque saben que cumplir con los compromisos del nuevo gobierno y un ataque a fondo contra la corrupción, la pobreza y el desempleo, inevitablemente llevará a enfrentamientos, sino frontales, sí legales y políticos con los verdaderos dueños del poder, esos que López Obrador llama la mafia del poder.

Aun sin tomar las riendas del gobierno la prensa alquilada viene sembrando dudas y desconfianza en el nuevo gobierno, que prende en una pequeña burguesía, llamada “clase media”, temerosa e insegura ante la violencia y la inseguridad tolerada y auspiciada por el mismo régimen que apoyaron durante muchas décadas. Es frecuente oír las críticas e insatisfacciones de esa “subclase” que ya encumbrada en la escala social y económica duda y vacila sobre si fue correcto dar el apoyo a Morena. Ya encumbrados y montados en su egoísmo le dan un empujón a la escalera para que otros que salen de la pobreza, no les roben espacio y oportunidades. El golpe legislativo en contra de Dilma Rousset y la ausencia de los millones que Inácio Lula sacó de la pobreza, Monedero dice que eso muestra que Lula no formó ciudadanos, creó consumidores.

Muchos se siguen preguntando cómo le va a hacer el nuevo gobierno para cumplir con lo prometido: becas, aumentar al doble las pensiones a los adultos mayores, empleos, apoyo a discapacitados y crear las empresas donde irán a laborar los aprendices “becados” y otros compromisos; está demostrado por la realidad que sí hay el dinero suficiente para eso y más: que las grandes empresas nacionales y extranjeras paguen impuesto, cero tolerancia a la corrupción, recorte de personal de primero y segundo nivel y de confianza, bajar al 50% los sueldos de la alta burocracia, recuperar los bienes adquiridos o construidos con el robo al presupuesto y sobre todo que sea la política, y no lo economía, la que determine el rumbo del país. Me explico: nos hemos convertido en importadores de maíz transgénico, pero este gobierno con vocación nacionalista y popular puede estimular y apoyar la siembra del maíz para ser autosuficiente, fijando precio de garantía y dando crédito al campo (recuerde usted la Conasupo, el Banrural y otras instancias de crédito y pero sin corrupción) entonces, así sería la política la que determina lo que es necesario producir. En cambio, cuando es la economía la que determina, nos sometemos a los vaivenes del mercado mundial, que nos dice: “Tú no lo produzcas, nosotros te le vendemos más barato”. Y esto no sucede sólo en el terreno agropecuario, sino en todas las relaciones comerciales y políticas.

La llamada “clase política” desplazada, que tiene conexión con el crimen organizado, soltará sus demonios para hacer más inestable esta transición, sembrando temor, duda y desconfianza. Se acentuarán la violencia y la inseguridad; recuerda usted aquel 1997 cuando ganó Cuauhtémoc árdenas la jefatura del entonces DF, se desató una oleada de robos de bancos, de asaltos e inseguridad, evidentemente fabricados por la burocracia saliente, la gente del DF lo entendió así, y desde entonces no volvió a ganar el PRIAN, a pesar de las gestiones algo turbias de Ebrard y Mancera. El perdón a los duartistas, con todo el escándalo pretendidamente justiciero de Yunes Linares, resultó ser una farsa desde su inicio, acusar a estos ladrones sólo de “desvío” de recursos y de enriquecimiento inexplicable. ¿Y los miles de desaparecidos, y los asesinatos de periodistas y de otros miles de ciudadanos, las cientos de tumbas clandestinas?, ¿quién responde por todo esos crímenes y delitos? El perdón a esta gente nos muestra una vez más que pertenecen a la misma mafia del poder.

Hay un clamor nacional de que se haga justicia y de que se recupere lo robado. Nada de perdón sin olvidar. No, ni perdón ni olvido. En lo particular, creo y confío que los compromisos contraídos serán cumplidos por López Obrador, que no fallará al pueblo y a sus principios. Su trayectoria de luchador social, de político y de funcionario público lo avalan. En este comienzo de la transición debemos hacer efectivo aquello de “No estás solo” y apoyarlo porque su programa es el nuestro, es el de México. No practicar la tradicional subcultura del “Votas y te vas”.

viernes 15 de marzo de 2019

¿A dónde vas Morena?

viernes 22 de febrero de 2019

Las neuronas de Dios

viernes 01 de febrero de 2019

Venezuela hoy, ¿mañana México?

viernes 25 de enero de 2019

¡¿Neoliberalismo de Izquierda!?

viernes 18 de enero de 2019

Me canso ganso que vendra la justicia

viernes 28 de diciembre de 2018

Los muertos y los “vivillos”

viernes 21 de diciembre de 2018

Les duele la democracia

Cargar Más