/ miércoles 27 de marzo de 2019

Ladrón de esperanzas

El escritor Francisco Martín Moreno es un integrante más de la ahora llamada prensa conservadora o mejor conocida como “Fifí”, de acuerdo a la visión del presidente.

Martín Moreno acaba de publicar el primer libro de una trilogía en donde a manera de novela narra la llegada de Andrés Manuel López Obrador y entre otros datos, no confirmados, da cuenta del periplo de lo que llama un máximo líder que no puede fracasar, caudillo predestinado a construir una nueva nación, un iluminado cuya misión es no volver a robar la esperanza de los que menos tienen.

El primero de la trilogía y que recién acapara las librerías “Ladrón de esperanzas” es una obra periodística novelada en la cual el personaje central es Antonio M. Lugo Olea por sus siglas (AMLO).

A cuenta de los últimos acontecimientos (estos sí reales del México actual) España y el solicitado perdón, el escritor apunta en la página 44 “Don José Olea (Obrador), el abuelo materno, español de Santander, quien llegó al país como polizón, escondido en el barril de un barco, a principios del siglo XX, proveniente de Cuba, en donde había trabajado como barrendero”.

En la página 47 confirma la gran afición desde pequeño al beisbol, deporte que también en los últimos días le ha prodigado sinsabores.

Francisco Martín Moreno en esta novela recuerda “El rostro del jefe del Ejecutivo se ensombreció cuando vino a su mente el terrible recuerdo de un partido de beisbol que terminó en tragedia. Al finalizar el juego, Antonio (Andrés) de tan solo diez años de edad, muy disgustado por el resultado del encuentro, le lanzó furioso una bola a su amigo Jorge Andrés, con la mala fortuna de que lo golpeó en la nuca y tuvo que ser trasladado a su casa en una carretilla, en terribles condiciones. Jorge Andrés no volvió a ser el mismo, sobre todo porque desarrolló epilepsia, y después de treinta y dos años de sufrimiento, falleció de muerte cerebral”.

En la novela también se incluye un presunto acuerdo entre Enrique Peña en su personaje novelesco con apellidos Pasos Narro y su colaborador más cercano Villagaray.

En la página 87, ellos dos llaman a cuentas al entonces gobernador de Chiapas, quien explicó su cercanía con AMLO desde los años en que su abuelo también había sido gobernador del estado, que su relación era casi fraternal, muy cercana y genuina, al extremo de poder abordar cualquier tema, por más complicado e íntimo que fuera, con absoluta transparencia y confianza; su amistad estaba hecha a prueba de cualquier cosa, que nadie se sorprendiera.

“El presidente y el secretario olvidaron al instante los rencores en contra del joven gobernador. Vieron en cambio la feliz oportunidad de utilizar a Máximo (Manuel) para trabar una alianza con AMLO: no se le pondrían obstáculos y llegaría feliz y sonriente a Palacio Nacional, siempre y cuando, eso sí, él, a su vez, se comprometiera a no perseguir penalmente a ningún integrante del gabinete ni de los gobernadores del tricolor”.

Cabe destacar que en 2017, Andrés Manuel López Obrador se refirió así al escritor, Francisco Martín Moreno “Martín Moreno no votará por mí. Comprendo. Es un mal escritor dedicado a explotar la ignorancia y el conservadurismo de la sociedad. Gracias”.

@monicamarena

El escritor Francisco Martín Moreno es un integrante más de la ahora llamada prensa conservadora o mejor conocida como “Fifí”, de acuerdo a la visión del presidente.

Martín Moreno acaba de publicar el primer libro de una trilogía en donde a manera de novela narra la llegada de Andrés Manuel López Obrador y entre otros datos, no confirmados, da cuenta del periplo de lo que llama un máximo líder que no puede fracasar, caudillo predestinado a construir una nueva nación, un iluminado cuya misión es no volver a robar la esperanza de los que menos tienen.

El primero de la trilogía y que recién acapara las librerías “Ladrón de esperanzas” es una obra periodística novelada en la cual el personaje central es Antonio M. Lugo Olea por sus siglas (AMLO).

A cuenta de los últimos acontecimientos (estos sí reales del México actual) España y el solicitado perdón, el escritor apunta en la página 44 “Don José Olea (Obrador), el abuelo materno, español de Santander, quien llegó al país como polizón, escondido en el barril de un barco, a principios del siglo XX, proveniente de Cuba, en donde había trabajado como barrendero”.

En la página 47 confirma la gran afición desde pequeño al beisbol, deporte que también en los últimos días le ha prodigado sinsabores.

Francisco Martín Moreno en esta novela recuerda “El rostro del jefe del Ejecutivo se ensombreció cuando vino a su mente el terrible recuerdo de un partido de beisbol que terminó en tragedia. Al finalizar el juego, Antonio (Andrés) de tan solo diez años de edad, muy disgustado por el resultado del encuentro, le lanzó furioso una bola a su amigo Jorge Andrés, con la mala fortuna de que lo golpeó en la nuca y tuvo que ser trasladado a su casa en una carretilla, en terribles condiciones. Jorge Andrés no volvió a ser el mismo, sobre todo porque desarrolló epilepsia, y después de treinta y dos años de sufrimiento, falleció de muerte cerebral”.

En la novela también se incluye un presunto acuerdo entre Enrique Peña en su personaje novelesco con apellidos Pasos Narro y su colaborador más cercano Villagaray.

En la página 87, ellos dos llaman a cuentas al entonces gobernador de Chiapas, quien explicó su cercanía con AMLO desde los años en que su abuelo también había sido gobernador del estado, que su relación era casi fraternal, muy cercana y genuina, al extremo de poder abordar cualquier tema, por más complicado e íntimo que fuera, con absoluta transparencia y confianza; su amistad estaba hecha a prueba de cualquier cosa, que nadie se sorprendiera.

“El presidente y el secretario olvidaron al instante los rencores en contra del joven gobernador. Vieron en cambio la feliz oportunidad de utilizar a Máximo (Manuel) para trabar una alianza con AMLO: no se le pondrían obstáculos y llegaría feliz y sonriente a Palacio Nacional, siempre y cuando, eso sí, él, a su vez, se comprometiera a no perseguir penalmente a ningún integrante del gabinete ni de los gobernadores del tricolor”.

Cabe destacar que en 2017, Andrés Manuel López Obrador se refirió así al escritor, Francisco Martín Moreno “Martín Moreno no votará por mí. Comprendo. Es un mal escritor dedicado a explotar la ignorancia y el conservadurismo de la sociedad. Gracias”.

@monicamarena

miércoles 14 de agosto de 2019

 ¿Perdón y olvido para Peña?

lunes 12 de agosto de 2019

Morena quiere con todos

miércoles 07 de agosto de 2019

Ahued sigue siendo el emergente

lunes 05 de agosto de 2019

Cobardes silencios

miércoles 31 de julio de 2019

Morena, la barbarie

miércoles 10 de julio de 2019

Duarte, la ansiada venganza contra Peña

lunes 08 de julio de 2019

¿Podrán con Yunes?

lunes 01 de julio de 2019

Recuento de daños

Cargar Más