/ miércoles 13 de marzo de 2019

Los primeros 100 días del morenismo, para el olvido

Dice un dicho que no hay fecha que no se cumpla, ni plazo que no se llegue y, al nuevo gobierno federal le tocó su primera evaluación después de cumplir cien días. Si bien aún hay mucho camino por recorrer, este primer tramo es una biopsia de lo que será su gobierno. Desde el pasado 1 de diciembre, desde la oposición, hemos señalado puntualmente los errores cometidos y el costo social que han tenido en las familias de México. Hoy, aprovecho este espacio para hacer un recuento y una prospectiva de los pasos de este gobierno.

En materia económica uno de sus compromisos fue que como país tendríamos un crecimiento de 4 por ciento; sin embargo, sus acciones han provocado que cada día estamos más lejos de la meta estimada. Con la cancelación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la pérdida de 240 mil millones de pesos y 46 mil empleos formales; con las huelgas laborales que se suscitaron en las empresas maquiladoras de Tamaulipas; con el desprecio que tienen por las calificadoras internacionales, con las pérdidas millonarias que provocó el bloqueo de la CNTE en Michoacán, se ahuyentó a inversionistas y, por ende, se estima que el país captará 8 mil millones de pesos menos de inversión extranjera directa.

Ni qué decir de lo que provocó en términos económicos el desabasto de combustibles que padecimos en más de 10 estados, así como la muerte de inocentes en Hidalgo, a causa de la crisis que ellos mismos provocaron. Como logro, los morenistas cacaraquean que por el combate al huachicol han ahorrado 5 mil millones de pesos, aunque lo cierto es que el solo traslado de los combustibles nos cuesta a los mexicanos 4 veces más que por ductos. Tampoco cumplió Andrés Manuel López Obrador su promesa de quitar impuestos para bajar el precio de las gasolinas. Basta darse una vuelta por cualquier estación de servicio para darse cuenta que ya aplicaron su gasolinazo.

Mientras que el sexenio anterior se caracterizó por la generación de más de 4 millones de empleos formales, en 100 días se perdieron 379 mil en todo el país, casi un diez por ciento; de ahí que, en el pasado mes de diciembre, el primer mes del morenismo, el desempleo fuera el mayor de la última década al alcanzar 3.6 por ciento. Dicho sea de paso, la gran parte de los despidos de la burocracia los hicieron fuera de la ley.

Y en lo social, los costos de estos primeros 100 días han sido inmensos: hospitales y clínicas de salud con menos médicos y enfermeras, con desabasto de medicamentos, incluso de retrovirales para personas con VIH. Un desprecio total al trabajo desinteresado de las organizaciones civiles al negarles cualquier tipo de recursos para operar. La Cuarta Transformación adolece de perspectiva de género al recortar los recursos destinados para el bienestar de niñas y niños, al atentar contra los refugios para mujeres, lo que niega el empoderamiento de las mexicanas, lo que las imposibilita a alcanzar sus objetivos.

Por eso, desde la oposición, las y los diputados federales del PRI seguiremos alzando la voz cada vez que cometan un error. No es por “politiquería” sino por las familias de México. Estos, fueron definitivamente 100 días para el olvido.

@AniluIngram

Dice un dicho que no hay fecha que no se cumpla, ni plazo que no se llegue y, al nuevo gobierno federal le tocó su primera evaluación después de cumplir cien días. Si bien aún hay mucho camino por recorrer, este primer tramo es una biopsia de lo que será su gobierno. Desde el pasado 1 de diciembre, desde la oposición, hemos señalado puntualmente los errores cometidos y el costo social que han tenido en las familias de México. Hoy, aprovecho este espacio para hacer un recuento y una prospectiva de los pasos de este gobierno.

En materia económica uno de sus compromisos fue que como país tendríamos un crecimiento de 4 por ciento; sin embargo, sus acciones han provocado que cada día estamos más lejos de la meta estimada. Con la cancelación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la pérdida de 240 mil millones de pesos y 46 mil empleos formales; con las huelgas laborales que se suscitaron en las empresas maquiladoras de Tamaulipas; con el desprecio que tienen por las calificadoras internacionales, con las pérdidas millonarias que provocó el bloqueo de la CNTE en Michoacán, se ahuyentó a inversionistas y, por ende, se estima que el país captará 8 mil millones de pesos menos de inversión extranjera directa.

Ni qué decir de lo que provocó en términos económicos el desabasto de combustibles que padecimos en más de 10 estados, así como la muerte de inocentes en Hidalgo, a causa de la crisis que ellos mismos provocaron. Como logro, los morenistas cacaraquean que por el combate al huachicol han ahorrado 5 mil millones de pesos, aunque lo cierto es que el solo traslado de los combustibles nos cuesta a los mexicanos 4 veces más que por ductos. Tampoco cumplió Andrés Manuel López Obrador su promesa de quitar impuestos para bajar el precio de las gasolinas. Basta darse una vuelta por cualquier estación de servicio para darse cuenta que ya aplicaron su gasolinazo.

Mientras que el sexenio anterior se caracterizó por la generación de más de 4 millones de empleos formales, en 100 días se perdieron 379 mil en todo el país, casi un diez por ciento; de ahí que, en el pasado mes de diciembre, el primer mes del morenismo, el desempleo fuera el mayor de la última década al alcanzar 3.6 por ciento. Dicho sea de paso, la gran parte de los despidos de la burocracia los hicieron fuera de la ley.

Y en lo social, los costos de estos primeros 100 días han sido inmensos: hospitales y clínicas de salud con menos médicos y enfermeras, con desabasto de medicamentos, incluso de retrovirales para personas con VIH. Un desprecio total al trabajo desinteresado de las organizaciones civiles al negarles cualquier tipo de recursos para operar. La Cuarta Transformación adolece de perspectiva de género al recortar los recursos destinados para el bienestar de niñas y niños, al atentar contra los refugios para mujeres, lo que niega el empoderamiento de las mexicanas, lo que las imposibilita a alcanzar sus objetivos.

Por eso, desde la oposición, las y los diputados federales del PRI seguiremos alzando la voz cada vez que cometan un error. No es por “politiquería” sino por las familias de México. Estos, fueron definitivamente 100 días para el olvido.

@AniluIngram