/ jueves 16 de enero de 2020

Los riesgos en calles de Boca del Río

Hará un par de meses el presidente municipal de Boca del Río, medio yunista y medio panista, Humberto Alonso Morelli, anunció, como se dice, con bombo y platillo, que al municipio que gobierna le habían otorgado la certificación de la norma ISO18091:2019, que otorga el World Council a ciertos gobiernos, como testimonio de sus compromisos para con los objetivos de la agenda 2030, en el tema ambiental.

El reconocimiento, dicho sea de paso, se lo ganó Boca del Río a pulso, gracias al compromiso de quienes colaboran con Alonso Morelli en el ayuntamiento boqueño.

Sin embargo, el tema ambiental no lo es todo en el municipio de Boca del Río, que por ser, junto con el de Veracruz puerto, la zona más cosmopolita de la entidad veracruzana, presenta otras problemáticas donde no se ha intervenido, pese a su gravedad, como es el de la inseguridad.

Cierto amable lector, el mayor índice delincuencial se da en el municipio de Veracruz que gobierna el yunista, pero no panista, Fernando Yunes Márquez, pero los hechos delictivos de mayor impacto se suceden en la demarcación que gobierna Humberto Alonso Morelli.

Por citar solo un ejemplo de lo anterior, baste amable lector mencionar la serie de robos a los automóviles de quienes estacionan sus unidades en las inmediaciones del bulevar “Manuel Ávila Camacho”, ya sea para hacer ejercicio o simplemente disfrutar de tan atractivo lugar.

Muy cerca de lo que se conoce como la “Plaza de los Valores”, ya son comunes los “cristalazos” a vehículos estacionados, pues los ladrones que ya tienen allí su centro de operaciones saben que en el interior de esas unidades sus propietarios, sobre todo mujeres, guardan sus bolsos y equipos de cómputo. Atracos cometidos en contra de locales y visitantes.

Los robos por supuesto que son de suyo graves, pero más, el hecho de que se cometan en las inmediaciones del bulevar costero “Manuel Ávila Camacho”, que por la gran cantidad y nivel socioeconómico de las personas que allí concurren, cuenta con vigilancia especial y se concentran allí las mejores unidades policiacas, que, por lo visto, son meras fachadas.

Si usted amable lector, local o visitante, realiza un recorrido nocturno por el súper alumbrado bulevar costero de Boca del Río, tenga cuidado al estacionarse en las calles transversales y, sobre todo, evite caminar en las obscuras rúas aledañas, porque corre el riesgo de ser asaltado. Que conste.

RECONTRAPORCIERTO... Ya va siendo tiempo de que la Dirección de Transporte Público del estado de Veracruz informe cuántos de los 300 procedimientos judiciales contra concesionarios de taxis prosperaron, por haber presuntamente participado sus unidades en hechos delictivos.

Y es justo y necesario que lo haga la autoridad, porque también es común en Veracruz, enterarse de que algunos delincuentes operan a bordo de unidades del transporte público urbano, en la modalidad de taxis.

Hará un par de días, por ejemplo, en Coatzacoalcos se detuvo a un taxista que se presume forma parte de la banda de “Cortineros”, esos que de madrugada remueven las cortinas metálicas de un negocio para ingresar a él y robar.

Así también, se ha conocido de casos de presuntos secuestradores que operan a bordo de taxis, por lo que insistimos, la Dirección de Transporte Público del estado de Veracruz debe informar cuántos de los 300 procedimientos de revocación de concesiones promovidos en contra de taxistas han prosperado.

guadalupehmar@yahoo.com

Hará un par de meses el presidente municipal de Boca del Río, medio yunista y medio panista, Humberto Alonso Morelli, anunció, como se dice, con bombo y platillo, que al municipio que gobierna le habían otorgado la certificación de la norma ISO18091:2019, que otorga el World Council a ciertos gobiernos, como testimonio de sus compromisos para con los objetivos de la agenda 2030, en el tema ambiental.

El reconocimiento, dicho sea de paso, se lo ganó Boca del Río a pulso, gracias al compromiso de quienes colaboran con Alonso Morelli en el ayuntamiento boqueño.

Sin embargo, el tema ambiental no lo es todo en el municipio de Boca del Río, que por ser, junto con el de Veracruz puerto, la zona más cosmopolita de la entidad veracruzana, presenta otras problemáticas donde no se ha intervenido, pese a su gravedad, como es el de la inseguridad.

Cierto amable lector, el mayor índice delincuencial se da en el municipio de Veracruz que gobierna el yunista, pero no panista, Fernando Yunes Márquez, pero los hechos delictivos de mayor impacto se suceden en la demarcación que gobierna Humberto Alonso Morelli.

Por citar solo un ejemplo de lo anterior, baste amable lector mencionar la serie de robos a los automóviles de quienes estacionan sus unidades en las inmediaciones del bulevar “Manuel Ávila Camacho”, ya sea para hacer ejercicio o simplemente disfrutar de tan atractivo lugar.

Muy cerca de lo que se conoce como la “Plaza de los Valores”, ya son comunes los “cristalazos” a vehículos estacionados, pues los ladrones que ya tienen allí su centro de operaciones saben que en el interior de esas unidades sus propietarios, sobre todo mujeres, guardan sus bolsos y equipos de cómputo. Atracos cometidos en contra de locales y visitantes.

Los robos por supuesto que son de suyo graves, pero más, el hecho de que se cometan en las inmediaciones del bulevar costero “Manuel Ávila Camacho”, que por la gran cantidad y nivel socioeconómico de las personas que allí concurren, cuenta con vigilancia especial y se concentran allí las mejores unidades policiacas, que, por lo visto, son meras fachadas.

Si usted amable lector, local o visitante, realiza un recorrido nocturno por el súper alumbrado bulevar costero de Boca del Río, tenga cuidado al estacionarse en las calles transversales y, sobre todo, evite caminar en las obscuras rúas aledañas, porque corre el riesgo de ser asaltado. Que conste.

RECONTRAPORCIERTO... Ya va siendo tiempo de que la Dirección de Transporte Público del estado de Veracruz informe cuántos de los 300 procedimientos judiciales contra concesionarios de taxis prosperaron, por haber presuntamente participado sus unidades en hechos delictivos.

Y es justo y necesario que lo haga la autoridad, porque también es común en Veracruz, enterarse de que algunos delincuentes operan a bordo de unidades del transporte público urbano, en la modalidad de taxis.

Hará un par de días, por ejemplo, en Coatzacoalcos se detuvo a un taxista que se presume forma parte de la banda de “Cortineros”, esos que de madrugada remueven las cortinas metálicas de un negocio para ingresar a él y robar.

Así también, se ha conocido de casos de presuntos secuestradores que operan a bordo de taxis, por lo que insistimos, la Dirección de Transporte Público del estado de Veracruz debe informar cuántos de los 300 procedimientos de revocación de concesiones promovidos en contra de taxistas han prosperado.

guadalupehmar@yahoo.com

viernes 14 de febrero de 2020

Ni una agresión sin respuesta

domingo 09 de febrero de 2020

Yunes y las cifras sobre delincuencia

jueves 06 de febrero de 2020

Nos la veremos negras este año

martes 04 de febrero de 2020

Desconfianza

viernes 24 de enero de 2020

La derivación y el temple

jueves 16 de enero de 2020

Los riesgos en calles de Boca del Río

martes 07 de enero de 2020

Cargado

domingo 22 de diciembre de 2019

Chambistas

jueves 19 de diciembre de 2019

Veracruz puerto, en la semipenumbra

Cargar Más