/ viernes 16 de julio de 2021

Microcréditos digitales, terror en las redes (II)

Así pasaron los días y Lorena no tenía tregua por parte de la financiera, cada 30 minutos recibía un mensaje o llamada cada vez más amenazante para requerirle el pago de la deuda; a la par, sus familiares y amigos le marcaban para reclamar porque su número de teléfono y nombre estaba en manos de esos cobradores y exigir la pronta solución para el cese de llamadas.

Con la presión, los nervios destrozados y el estrés a límite, sufrió por primera vez en su vida de ansiedad, depresión y más trastornos emocionales. Perdió el trabajo, su departamento, amistades, posibles proyectos de trabajo y hasta familiares que nunca supieron entender cuál era el origen de aquellas misteriosas llamadas de “ejecutivos” cobradores de supuestas financieras a quienes Lorena les debía dinero.

Casualmente -cual película de terror- Lorena recibió el llamado de una empresa denominada Saldo Cero, que de la misma manera se anunciaba en redes sociales y Facebook, y cuya función era el símil de una reparadora de deuda; empresa que ahora le ofrecía “defenderla” de aquellas llamadas, acoso, chantajes y extorsión.

Esta reparadora se ofrecía a negociar en su nombre con cada una de las empresas que le habían dado los créditos digitales (vía aplicación en celular) a cambio del pago de una mensualidad y una cuota que serviría a modo de ahorro y con la que ellos gestionarían el pago de las deudas.

La promesa era que la dejarían de molestar a ella y a sus amistades y que la asesorarían para que las empresas prestamistas no le pudieran “hacer nada”, describiendo las bondades de sus servicios como la mejor opción para salir de los problemas y recuperar su tranquilidad.

En el fondo Lorena, veía en esta opción la única forma de salir adelante y dejar atrás todo el acoso del que había sido víctima, pues ahora, alguien la defendería; pero a la par pensaba, cómo era que esta reparadora de deuda había obtenido sus datos, su nombre, el monto de sus deudas, y cómo además sabían lo afligida que estaba como para ser el cliente perfecto.

Buscó entonces a quien pedir dinero, para pagar ahora por la solución al problema, pero algo le hizo repensar la opción que le ofrecían, y cuánto terminaría pagando por esa ayuda que recibiría, al fin de cuentas lo que no tenía era dinero. Y consideraba que no valía la pena seguirse endeudando para contratar un compromiso que era muy difícil de afrontar, pues desempleada y sin dinero no era fácil hacer planes a futuro.

Mejor ejemplo no hay -que esta tremenda historia de terror que vive Lorena por haber accedido a descargar aplicaciones que le ofrecían liquidez- para reflexionar sobre el tema de falta de liquidez, y todas las opciones que (con el apuro) saltarán a la luz en estos momentos. Las redes sociales, plataformas digitales y demás herramientas tecnológicas, han normalizado la despersonalización de los trámites y la rapidez con la que obtenemos respuestas.

En la internet tenemos todo a la mano, en un click podemos conseguir hasta lo que no buscamos, pero ¿cuál es el límite de esa libertad y facilidad? Sobre todo en materia de préstamos.

No podemos excedernos en la confianza de creer en cualquiera que ofrezca dinero a cambio de nada, sobre todo si eso compromete nuestra información, identificaciones, datos personales o de nuestra familia. No podemos abrir la puerta de nuestra privacidad a cualquiera porque con ello nos expondremos y expondremos a quienes confían en nosotros, a nuestros seres queridos, y amistades o compañeros de trabajo para actos de molestia innecesarios.

Sobre el papel de las autoridades al respecto, hablaremos en otra ocasión triste y desafortunadamente la crisis y el ataque que viven las instituciones de este país nos generan una mayor indefensión e incertidumbre; no hay de otra, tendremos que aprender a cuidarnos solos.

Y si ya está viviendo algo así, busque ayuda, no guarde silencio, no caiga en soluciones mágicas que puedan traerle nuevos problemas. Únase ya a la Jornada Estatal para la Defensa del Patrimonio Familiar. Llame al 2281148502.

web: www.elbarzonrc.org

mail: elbarzonrc@yahoo.com.mx

twitter: @terecarbajal

www.elbarzonrc.org

elbarzonrc@yahoo.com.mx

@terecarbajal

Así pasaron los días y Lorena no tenía tregua por parte de la financiera, cada 30 minutos recibía un mensaje o llamada cada vez más amenazante para requerirle el pago de la deuda; a la par, sus familiares y amigos le marcaban para reclamar porque su número de teléfono y nombre estaba en manos de esos cobradores y exigir la pronta solución para el cese de llamadas.

Con la presión, los nervios destrozados y el estrés a límite, sufrió por primera vez en su vida de ansiedad, depresión y más trastornos emocionales. Perdió el trabajo, su departamento, amistades, posibles proyectos de trabajo y hasta familiares que nunca supieron entender cuál era el origen de aquellas misteriosas llamadas de “ejecutivos” cobradores de supuestas financieras a quienes Lorena les debía dinero.

Casualmente -cual película de terror- Lorena recibió el llamado de una empresa denominada Saldo Cero, que de la misma manera se anunciaba en redes sociales y Facebook, y cuya función era el símil de una reparadora de deuda; empresa que ahora le ofrecía “defenderla” de aquellas llamadas, acoso, chantajes y extorsión.

Esta reparadora se ofrecía a negociar en su nombre con cada una de las empresas que le habían dado los créditos digitales (vía aplicación en celular) a cambio del pago de una mensualidad y una cuota que serviría a modo de ahorro y con la que ellos gestionarían el pago de las deudas.

La promesa era que la dejarían de molestar a ella y a sus amistades y que la asesorarían para que las empresas prestamistas no le pudieran “hacer nada”, describiendo las bondades de sus servicios como la mejor opción para salir de los problemas y recuperar su tranquilidad.

En el fondo Lorena, veía en esta opción la única forma de salir adelante y dejar atrás todo el acoso del que había sido víctima, pues ahora, alguien la defendería; pero a la par pensaba, cómo era que esta reparadora de deuda había obtenido sus datos, su nombre, el monto de sus deudas, y cómo además sabían lo afligida que estaba como para ser el cliente perfecto.

Buscó entonces a quien pedir dinero, para pagar ahora por la solución al problema, pero algo le hizo repensar la opción que le ofrecían, y cuánto terminaría pagando por esa ayuda que recibiría, al fin de cuentas lo que no tenía era dinero. Y consideraba que no valía la pena seguirse endeudando para contratar un compromiso que era muy difícil de afrontar, pues desempleada y sin dinero no era fácil hacer planes a futuro.

Mejor ejemplo no hay -que esta tremenda historia de terror que vive Lorena por haber accedido a descargar aplicaciones que le ofrecían liquidez- para reflexionar sobre el tema de falta de liquidez, y todas las opciones que (con el apuro) saltarán a la luz en estos momentos. Las redes sociales, plataformas digitales y demás herramientas tecnológicas, han normalizado la despersonalización de los trámites y la rapidez con la que obtenemos respuestas.

En la internet tenemos todo a la mano, en un click podemos conseguir hasta lo que no buscamos, pero ¿cuál es el límite de esa libertad y facilidad? Sobre todo en materia de préstamos.

No podemos excedernos en la confianza de creer en cualquiera que ofrezca dinero a cambio de nada, sobre todo si eso compromete nuestra información, identificaciones, datos personales o de nuestra familia. No podemos abrir la puerta de nuestra privacidad a cualquiera porque con ello nos expondremos y expondremos a quienes confían en nosotros, a nuestros seres queridos, y amistades o compañeros de trabajo para actos de molestia innecesarios.

Sobre el papel de las autoridades al respecto, hablaremos en otra ocasión triste y desafortunadamente la crisis y el ataque que viven las instituciones de este país nos generan una mayor indefensión e incertidumbre; no hay de otra, tendremos que aprender a cuidarnos solos.

Y si ya está viviendo algo así, busque ayuda, no guarde silencio, no caiga en soluciones mágicas que puedan traerle nuevos problemas. Únase ya a la Jornada Estatal para la Defensa del Patrimonio Familiar. Llame al 2281148502.

web: www.elbarzonrc.org

mail: elbarzonrc@yahoo.com.mx

twitter: @terecarbajal

www.elbarzonrc.org

elbarzonrc@yahoo.com.mx

@terecarbajal

ÚLTIMASCOLUMNAS
viernes 22 de octubre de 2021

¿Qué es el Redeco?

Teresa Carbajal

jueves 14 de octubre de 2021

Pili y Lili

Teresa Carbajal

jueves 30 de septiembre de 2021

Un paso hacia la libertad

Teresa Carbajal

jueves 23 de septiembre de 2021

Con cargo a la nómina

Teresa Carbajal

jueves 09 de septiembre de 2021

Simona, la ahorradora

Teresa Carbajal

jueves 26 de agosto de 2021

La noche del huracán

Teresa Carbajal

viernes 20 de agosto de 2021

¿La verdad?

Teresa Carbajal

Cargar Más