/ lunes 12 de agosto de 2019

Morena quiere con todos

En una elección con todo el sello del viejo PRI, fue ungido como se esperaba Alejandro Moreno o como se le conoce con su apodo de mal gusto “Alito”.

El gobernador con licencia de Campeche era el priista más moreno, porque desde algún tiempo, se supo abiertamente que contaba no con el apoyo de la militancia de ese vetusto partido, sino con el del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y es que el también fundador de Morena y mandamás en Palacio Nacional, no sólo dicta línea al partido con mayor representación en el país, sino que busca hacerse de aliados en los institutos políticos que sobrevivieron al tsunami moreno.

Pero en Veracruz se está viviendo algo parecido pero en el caso del PAN. Todo indica que buscan eliminar el liderazgo que traían desde hace varios años los Yunes de Boca del Río.

Directamente desactivar al exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares y a su hijo, el primogénito, para evitar que sigan avanzando en su objetivo de nuevamente jugarle a la candidatura al gobierno de Veracruz en 2024.

Y es que en la renovación de la dirigencia estatal quedo desactivado después de un largo litigio interno el desacreditado José de Jesús Mancha y su grupo, el cual incluso se apoderó vorazmente de la presidencia municipal de Tuxpan.

Ahora hay un apoyo oscuro, tirándole a moreno para Joaquín Guzmán el de Tantoyuca, quien de manera poco clara empezó a recibir el apapacho de los hasta hace poco “yunistas” azules, como el diputado local Bingen Rementeria, hijo del senador Julen Rementeria.

Julen quien ha elevado su debate al nivel de la longaniza-gate, aseguran algunos, busca marcar su separación de los Yunes para emprender en serio su adelantada campaña al próximo gobierno de Veracruz.

En esa tesitura, en Veracruz la desactivación yunista está en marcha, con el beneplácito de los locales y federales, pero de Morena.

Ágora

Los morenos en Veracruz cada vez más divididos, cada quien quiere llevar agua a su molino, lo peor es que resultaron prepotentes y muy ambiciosos, varios están a punto de ser exhibidos, por obvios, pero sobre todo inexpertos.

@monicamarena

En una elección con todo el sello del viejo PRI, fue ungido como se esperaba Alejandro Moreno o como se le conoce con su apodo de mal gusto “Alito”.

El gobernador con licencia de Campeche era el priista más moreno, porque desde algún tiempo, se supo abiertamente que contaba no con el apoyo de la militancia de ese vetusto partido, sino con el del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y es que el también fundador de Morena y mandamás en Palacio Nacional, no sólo dicta línea al partido con mayor representación en el país, sino que busca hacerse de aliados en los institutos políticos que sobrevivieron al tsunami moreno.

Pero en Veracruz se está viviendo algo parecido pero en el caso del PAN. Todo indica que buscan eliminar el liderazgo que traían desde hace varios años los Yunes de Boca del Río.

Directamente desactivar al exgobernador Miguel Ángel Yunes Linares y a su hijo, el primogénito, para evitar que sigan avanzando en su objetivo de nuevamente jugarle a la candidatura al gobierno de Veracruz en 2024.

Y es que en la renovación de la dirigencia estatal quedo desactivado después de un largo litigio interno el desacreditado José de Jesús Mancha y su grupo, el cual incluso se apoderó vorazmente de la presidencia municipal de Tuxpan.

Ahora hay un apoyo oscuro, tirándole a moreno para Joaquín Guzmán el de Tantoyuca, quien de manera poco clara empezó a recibir el apapacho de los hasta hace poco “yunistas” azules, como el diputado local Bingen Rementeria, hijo del senador Julen Rementeria.

Julen quien ha elevado su debate al nivel de la longaniza-gate, aseguran algunos, busca marcar su separación de los Yunes para emprender en serio su adelantada campaña al próximo gobierno de Veracruz.

En esa tesitura, en Veracruz la desactivación yunista está en marcha, con el beneplácito de los locales y federales, pero de Morena.

Ágora

Los morenos en Veracruz cada vez más divididos, cada quien quiere llevar agua a su molino, lo peor es que resultaron prepotentes y muy ambiciosos, varios están a punto de ser exhibidos, por obvios, pero sobre todo inexpertos.

@monicamarena

miércoles 14 de agosto de 2019

 ¿Perdón y olvido para Peña?

lunes 12 de agosto de 2019

Morena quiere con todos

miércoles 07 de agosto de 2019

Ahued sigue siendo el emergente

lunes 05 de agosto de 2019

Cobardes silencios

miércoles 31 de julio de 2019

Morena, la barbarie

miércoles 10 de julio de 2019

Duarte, la ansiada venganza contra Peña

lunes 08 de julio de 2019

¿Podrán con Yunes?

lunes 01 de julio de 2019

Recuento de daños

Cargar Más