/ martes 2 de noviembre de 2021

Ojos puestos en caso de Mendoza; tiene de protagonistas a dos mujeres

México está preparado desde hace mucho para tener a una mujer de presidenta, declaró la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, al asistir a la toma de protesta de la gobernadora electa de Colima, Indira Vizcaíno.

Y en ese sentido, nos dicen politólogos que están atentos al acontecer social de México, coinciden todos luego que, desde hace tiempo, en nuestro país han actuado de manera impecable mujeres que han sido regidoras, síndicas, alcaldesas, diputadas locales, diputadas federales, senadoras, gobernadoras y secretarias de estado.

Solo nos falta ver a una mujer en la presidencia y eso puede ser, están dadas las condiciones, nos señalan estos politólogos, en 2024.

Acá en Veracruz, nos agregan, están dadas las condiciones para que también una mujer sea gobernadora a partir de ese mismo año, sea de Morena o postulada por una alianza opositora.

El camino para que las mujeres lleguen a puestos de mando dentro de la administración pública, nos hacen ver estos politólogos, ha sido muy difícil y todavía lo es.

Al respecto no comentan el caso de una joven veracruzana, Ingrid Romero García, que con pasos sólidos e inéditos en las nuevas generaciones, quiere hacer valer el orden, la ley y, sobre todo, la justicia en el campo electoral.

Pelea, nos señalan, por la anulación de la elección municipal en Camerino Z. Mendoza y, en ese caso, la magistrada Tania Celina, del Tribunal Electoral de Veracruz (TEV), tiene la oportunidad de modificar o ratificar su voto particular en la sentencia del juicio que tiene de ponente a un hombre, el magistrado Roberto Eduardo Sigala Aguilar, cuya esposa, Claudia Ocampo García, es también magistrada en el Tribunal Superior de Justicia del Estado electa y nombrada por diputadas y diputados de la Legislatura local.

Sobre este caso que ha llamado ya la atención estatal nos indican también que diez mujeres han firmado y presentado el Amicus Curiae ante las magistradas y magistrados del TEV, con sus consideraciones jurídicas y doctrinarias para tomar en cuenta a la hora de dictar nueva sentencia.

Un colectivo solidario ejemplar. Son, nos precisan, Adriana Leonel, Josefina, Maricela, Omega, Elia, Adriana Rocío, Sandra Beatriz, Adriana Lizbeth, Luz María e Isis Irán, integrantes de la Red Nacional de Mujeres Defensoras de la Paridad en Todo, quienes unidas asumen tal responsabilidad y convicción con Ingrid.

El Amicus Curiae es una expresión latina utilizada para referirse a presentaciones realizadas por terceros ajenos a un litigio, que ofrecen voluntariamente su opinión o demanda frente a algún punto de derecho u otro aspecto relacionado, para colaborar con el tribunal en la resolución de la materia objeto del proceso, define Wikipedia.

Al respecto, señalan estos politólogos, hay muchas pruebas, en particular links de Facebook y la publicación “La Realidad”, lo determinante de la diferencia de votos entre el primero y segundo lugares menor al cinco por ciento, así como la reversión de la carga de la prueba, acreditada la violencia política contra la mujer en razón de género, lo que obliga a creer en la justicia. La resolución está en manos del magistrado y las magistradas locales o, en caso contrario, ¿les enmendarán la plana los magistrados y magistrada federales?

Para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, el Poder Legislativo ha reformado leyes para castigar la visión machista. Por ejemplo, a quien “Realice o distribuya propaganda político electoral que degrade o denigre a una mujer, basándose en estereotipos de género, con el objetivo de menoscabar su imagen pública o limitar sus derechos políticos y electorales”, será sancionado con penas máximas de cuatro a seis años de prisión y de 200 a 300 días multa, nos indican.

Y nos remarcan que el caso de Camerino Z. Mendoza tiene dos nombres como protagonistas: maestra Ingrid Romero García y doctora Tania Celina Vásquez Muñoz.

México está preparado desde hace mucho para tener a una mujer de presidenta, declaró la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, al asistir a la toma de protesta de la gobernadora electa de Colima, Indira Vizcaíno.

Y en ese sentido, nos dicen politólogos que están atentos al acontecer social de México, coinciden todos luego que, desde hace tiempo, en nuestro país han actuado de manera impecable mujeres que han sido regidoras, síndicas, alcaldesas, diputadas locales, diputadas federales, senadoras, gobernadoras y secretarias de estado.

Solo nos falta ver a una mujer en la presidencia y eso puede ser, están dadas las condiciones, nos señalan estos politólogos, en 2024.

Acá en Veracruz, nos agregan, están dadas las condiciones para que también una mujer sea gobernadora a partir de ese mismo año, sea de Morena o postulada por una alianza opositora.

El camino para que las mujeres lleguen a puestos de mando dentro de la administración pública, nos hacen ver estos politólogos, ha sido muy difícil y todavía lo es.

Al respecto no comentan el caso de una joven veracruzana, Ingrid Romero García, que con pasos sólidos e inéditos en las nuevas generaciones, quiere hacer valer el orden, la ley y, sobre todo, la justicia en el campo electoral.

Pelea, nos señalan, por la anulación de la elección municipal en Camerino Z. Mendoza y, en ese caso, la magistrada Tania Celina, del Tribunal Electoral de Veracruz (TEV), tiene la oportunidad de modificar o ratificar su voto particular en la sentencia del juicio que tiene de ponente a un hombre, el magistrado Roberto Eduardo Sigala Aguilar, cuya esposa, Claudia Ocampo García, es también magistrada en el Tribunal Superior de Justicia del Estado electa y nombrada por diputadas y diputados de la Legislatura local.

Sobre este caso que ha llamado ya la atención estatal nos indican también que diez mujeres han firmado y presentado el Amicus Curiae ante las magistradas y magistrados del TEV, con sus consideraciones jurídicas y doctrinarias para tomar en cuenta a la hora de dictar nueva sentencia.

Un colectivo solidario ejemplar. Son, nos precisan, Adriana Leonel, Josefina, Maricela, Omega, Elia, Adriana Rocío, Sandra Beatriz, Adriana Lizbeth, Luz María e Isis Irán, integrantes de la Red Nacional de Mujeres Defensoras de la Paridad en Todo, quienes unidas asumen tal responsabilidad y convicción con Ingrid.

El Amicus Curiae es una expresión latina utilizada para referirse a presentaciones realizadas por terceros ajenos a un litigio, que ofrecen voluntariamente su opinión o demanda frente a algún punto de derecho u otro aspecto relacionado, para colaborar con el tribunal en la resolución de la materia objeto del proceso, define Wikipedia.

Al respecto, señalan estos politólogos, hay muchas pruebas, en particular links de Facebook y la publicación “La Realidad”, lo determinante de la diferencia de votos entre el primero y segundo lugares menor al cinco por ciento, así como la reversión de la carga de la prueba, acreditada la violencia política contra la mujer en razón de género, lo que obliga a creer en la justicia. La resolución está en manos del magistrado y las magistradas locales o, en caso contrario, ¿les enmendarán la plana los magistrados y magistrada federales?

Para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, el Poder Legislativo ha reformado leyes para castigar la visión machista. Por ejemplo, a quien “Realice o distribuya propaganda político electoral que degrade o denigre a una mujer, basándose en estereotipos de género, con el objetivo de menoscabar su imagen pública o limitar sus derechos políticos y electorales”, será sancionado con penas máximas de cuatro a seis años de prisión y de 200 a 300 días multa, nos indican.

Y nos remarcan que el caso de Camerino Z. Mendoza tiene dos nombres como protagonistas: maestra Ingrid Romero García y doctora Tania Celina Vásquez Muñoz.