/ domingo 11 de octubre de 2020

Otro frente vs AMLO

Un nuevo frente se ha abierto en contra de las tribus políticas de Morena encaramadas en el poder.

Los ex gobernadores panistas formaron un bloque. El único objetivo, reconquistar el poder presidencial y el poder en sus entidades federativas. Podría considerarse una resistencia pacífica, directa al corazón obradorista. Y si los clanes panistas lanzaron el modelo opositor, entonces, caray, los exalcaldes y exdiputados locales y federales del PAN, PRI y PRD en Veracruz, bien podrían integrarse. Enfrente está la elección de 212 presidentes municipales y las curules a mediados del año entrante.

PASAMANOS: Por todos lados se constituyen frentes en contra, digamos, de López Obrador, cuyo liderazgo político, social y moral está fuera de discusión. Incluso, igual que a mediados del año 2018, nadie dudaría que con López Obrador en la boleta electoral para la revocación del mandato en julio del año entrante los candidatos de Morena tendrán amarrado el triunfo en las urnas. Hay, por ahora, la nueva Conago llamada Alianza Federalista y quienes tienen a par de gobernadores como posibles candidatos presidenciales, a saber, Enrique Alfaro, de Jalisco, y Javier Corral, de Chihuahua.

CORREDORES: Está el frente de intelectuales, académicos, científicos, activistas, escritores y reporteros, unos setecientos mil y que firmaron desplegado en contra de López Obrador y quien les revirara con una carta suscrita por unos trescientos mil seguidores. El frente mediático de trabajadores de la información vapuleados desde la mañanera en Palacio Nacional, entre otros, Denise Dresser, Leo Zuckerman, Héctor Aguilar Camín, Javier Sicilia y Enrique Krauze. Los activistas por los derechos humanos, los más radicales, los Colectivos y las mujeres luchando contra los feminicidios, hasta las autodefensas y guardias comunitarias.

BALCONES: Parte de las elites eclesiásticas del país clamando justicia social. Los gobernadores que restan de la Conago y que, con todo y la desbandada de unos diez, buscarán recuperar su posición. Los gobernadores de Morena con su Conaguito, a saber, los de Chiapas, Tabasco, Veracruz, Puebla, Morelos, Baja California y Ciudad de México, integrados como un contrapoder frente a los otros, críticos, adversarios y enemigos del señor Presidente.

PASILLOS: El frente de exgobernadores panistas significa un liderazgo natural en sus entidades federativas. Más, porque militan en el PAN, el primer partido de oposición en el tiempo de Morena, capaz de recuperar el terreno electoral perdido y cuya dirigencia nacional cabildea una alianza con el PRI y hasta el PRD para la elección de los quince gobernadores en puerta. Y más porque el fallido candidato presidencial, Ricardo Anaya, está en el palenque. La lucha por el poder político, económico y social, en su más alto decibel. Con todo y coronavirus y recesión.

Un nuevo frente se ha abierto en contra de las tribus políticas de Morena encaramadas en el poder.

Los ex gobernadores panistas formaron un bloque. El único objetivo, reconquistar el poder presidencial y el poder en sus entidades federativas. Podría considerarse una resistencia pacífica, directa al corazón obradorista. Y si los clanes panistas lanzaron el modelo opositor, entonces, caray, los exalcaldes y exdiputados locales y federales del PAN, PRI y PRD en Veracruz, bien podrían integrarse. Enfrente está la elección de 212 presidentes municipales y las curules a mediados del año entrante.

PASAMANOS: Por todos lados se constituyen frentes en contra, digamos, de López Obrador, cuyo liderazgo político, social y moral está fuera de discusión. Incluso, igual que a mediados del año 2018, nadie dudaría que con López Obrador en la boleta electoral para la revocación del mandato en julio del año entrante los candidatos de Morena tendrán amarrado el triunfo en las urnas. Hay, por ahora, la nueva Conago llamada Alianza Federalista y quienes tienen a par de gobernadores como posibles candidatos presidenciales, a saber, Enrique Alfaro, de Jalisco, y Javier Corral, de Chihuahua.

CORREDORES: Está el frente de intelectuales, académicos, científicos, activistas, escritores y reporteros, unos setecientos mil y que firmaron desplegado en contra de López Obrador y quien les revirara con una carta suscrita por unos trescientos mil seguidores. El frente mediático de trabajadores de la información vapuleados desde la mañanera en Palacio Nacional, entre otros, Denise Dresser, Leo Zuckerman, Héctor Aguilar Camín, Javier Sicilia y Enrique Krauze. Los activistas por los derechos humanos, los más radicales, los Colectivos y las mujeres luchando contra los feminicidios, hasta las autodefensas y guardias comunitarias.

BALCONES: Parte de las elites eclesiásticas del país clamando justicia social. Los gobernadores que restan de la Conago y que, con todo y la desbandada de unos diez, buscarán recuperar su posición. Los gobernadores de Morena con su Conaguito, a saber, los de Chiapas, Tabasco, Veracruz, Puebla, Morelos, Baja California y Ciudad de México, integrados como un contrapoder frente a los otros, críticos, adversarios y enemigos del señor Presidente.

PASILLOS: El frente de exgobernadores panistas significa un liderazgo natural en sus entidades federativas. Más, porque militan en el PAN, el primer partido de oposición en el tiempo de Morena, capaz de recuperar el terreno electoral perdido y cuya dirigencia nacional cabildea una alianza con el PRI y hasta el PRD para la elección de los quince gobernadores en puerta. Y más porque el fallido candidato presidencial, Ricardo Anaya, está en el palenque. La lucha por el poder político, económico y social, en su más alto decibel. Con todo y coronavirus y recesión.