/ viernes 9 de octubre de 2020

Pasiones en la CEAPP

La Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP) siempre ha despertado tentaciones y pasioncillas reporteriles...

Por una sola razón: los jugosos sueldos. Un reportero, por ejemplo, quizá el mejor cotizado, percibe 8 mil pesos mensuales, aun cuando hay diaristas de 4 mil mensuales, y también, reporteros a destajo a quienes en sus medios, sobre todo radiofónicos, les pagan por nota, en ningún momento reporteada y redactada, sino transmitida.

En contraparte, en la CEAPP el presidente gana unos 70 mil 80 pesos mensuales. Y el secretario ejecutivo, unos 55 mil. Y los 4 o 5 comisionados, unos 40 mil.

Y si algunos de ellos tienen una vocación social y hasta política, digamos, como los Ricardo Flores Magón, Filomeno Mata, Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, Francisco Zarco y Guillermo Prieto, entre otros, el gremio reporteril va, iría, digamos, de gane.

Por eso ahora cuando en el mes de diciembre terminará el periodo de la presidenta, Ana Laura Mendoza, y el secretario, Jorge Morales, las pasiones están en el palenque político y mediático.

De acuerdo con las versiones, y como la CEAPP es una dependencia creada por el gobierno de Veracruz, algunos observadores refieren que uno que otro secretario del gabinete legal y ampliado tiene las manos metidas hasta el fondo para, digamos, imponer a los suyos.

Por ejemplo: en el tendedero público manejan los siguientes nombres:

El secretario General de Gobierno, Erik Patrocinio Cisneros, coleccionista de cargos públicos, tiene como favorita a Claudia Montero.

El secretario de Educación, Zenyazen Escobar, promueve, se afirma a un reportero de Córdoba, todavía sin identificar pues barajan varios nombres, y a su operadora Esbeth Lenz, quien tiene, parece, varias páginas web, siguiendo la estrategia mediática del panista Pepe Mancha cuando era presidente del CDE del PAN y puso su periódico digital para avenirse de recursos desde la LXV Legislatura.

El diputado local, Juan Javier Gómez Cazarín, titular de la Junta de Coordinación Política, empuja a su favorito, el reportero tuxtleco, Iván Calderón.

Del vocero del góber, Iván Luna, se afirma tiene como candidato a Miguel León Carmona.

Se ignora si la Comisión de Periodismo de la LXV Legislatura también empuje a unos aspirantes y suspirantes, pues ellos también tendrían la facultad metaconstitucional. En la CEAPP habría, podrían existir, par de aspirantes a la titularidad de la CEAPP: El primero, Jorge Morales, quien por ahora se desempeña como secretario técnico y soñaría con la presidencia. Otra versión, sin embargo, de quienes lo conocen vislumbran la posibilidad de que como cursó la licenciatura en la facultad de Leyes, entonces apostaría a una maestría y/o doctorado.

En la CEAPP despacha el reportero Israel Hernández, excorresponsal de Aristegui Noticias y quien como reportero del periódico Imagen le tocó cubrir el zipizape sindical de TAMSA y donde fuera herido en una nalga.

Según versiones, sueña con la secretaría técnica, pero el acomodo y reacomodo de fuerzas está, por ahora, en el secretario General de Gobierno para quedarse con la presidencia y el vocero Luna con la secretaría general. Dependencia oficial, los cargos públicos en la CEAPP se manejan por dedazo y por lo regular premiando a los aliados, con todo y que, por ejemplo, en otro tiempo fueran muy activos en la protesta callejera y la denuncia públicos por los casos de reporteros agredidos, ejecutados y desaparecidos.

Pero, bueno, "muchas cornadas da el hambre" (Luis Spota), y sin ninguna duda los sueldazazazos en la CEAPP significan que la revolución hace justicia y suele premiar "la lealtad ciega y a ciegas".

La Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP) siempre ha despertado tentaciones y pasioncillas reporteriles...

Por una sola razón: los jugosos sueldos. Un reportero, por ejemplo, quizá el mejor cotizado, percibe 8 mil pesos mensuales, aun cuando hay diaristas de 4 mil mensuales, y también, reporteros a destajo a quienes en sus medios, sobre todo radiofónicos, les pagan por nota, en ningún momento reporteada y redactada, sino transmitida.

En contraparte, en la CEAPP el presidente gana unos 70 mil 80 pesos mensuales. Y el secretario ejecutivo, unos 55 mil. Y los 4 o 5 comisionados, unos 40 mil.

Y si algunos de ellos tienen una vocación social y hasta política, digamos, como los Ricardo Flores Magón, Filomeno Mata, Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, Francisco Zarco y Guillermo Prieto, entre otros, el gremio reporteril va, iría, digamos, de gane.

Por eso ahora cuando en el mes de diciembre terminará el periodo de la presidenta, Ana Laura Mendoza, y el secretario, Jorge Morales, las pasiones están en el palenque político y mediático.

De acuerdo con las versiones, y como la CEAPP es una dependencia creada por el gobierno de Veracruz, algunos observadores refieren que uno que otro secretario del gabinete legal y ampliado tiene las manos metidas hasta el fondo para, digamos, imponer a los suyos.

Por ejemplo: en el tendedero público manejan los siguientes nombres:

El secretario General de Gobierno, Erik Patrocinio Cisneros, coleccionista de cargos públicos, tiene como favorita a Claudia Montero.

El secretario de Educación, Zenyazen Escobar, promueve, se afirma a un reportero de Córdoba, todavía sin identificar pues barajan varios nombres, y a su operadora Esbeth Lenz, quien tiene, parece, varias páginas web, siguiendo la estrategia mediática del panista Pepe Mancha cuando era presidente del CDE del PAN y puso su periódico digital para avenirse de recursos desde la LXV Legislatura.

El diputado local, Juan Javier Gómez Cazarín, titular de la Junta de Coordinación Política, empuja a su favorito, el reportero tuxtleco, Iván Calderón.

Del vocero del góber, Iván Luna, se afirma tiene como candidato a Miguel León Carmona.

Se ignora si la Comisión de Periodismo de la LXV Legislatura también empuje a unos aspirantes y suspirantes, pues ellos también tendrían la facultad metaconstitucional. En la CEAPP habría, podrían existir, par de aspirantes a la titularidad de la CEAPP: El primero, Jorge Morales, quien por ahora se desempeña como secretario técnico y soñaría con la presidencia. Otra versión, sin embargo, de quienes lo conocen vislumbran la posibilidad de que como cursó la licenciatura en la facultad de Leyes, entonces apostaría a una maestría y/o doctorado.

En la CEAPP despacha el reportero Israel Hernández, excorresponsal de Aristegui Noticias y quien como reportero del periódico Imagen le tocó cubrir el zipizape sindical de TAMSA y donde fuera herido en una nalga.

Según versiones, sueña con la secretaría técnica, pero el acomodo y reacomodo de fuerzas está, por ahora, en el secretario General de Gobierno para quedarse con la presidencia y el vocero Luna con la secretaría general. Dependencia oficial, los cargos públicos en la CEAPP se manejan por dedazo y por lo regular premiando a los aliados, con todo y que, por ejemplo, en otro tiempo fueran muy activos en la protesta callejera y la denuncia públicos por los casos de reporteros agredidos, ejecutados y desaparecidos.

Pero, bueno, "muchas cornadas da el hambre" (Luis Spota), y sin ninguna duda los sueldazazazos en la CEAPP significan que la revolución hace justicia y suele premiar "la lealtad ciega y a ciegas".