/ miércoles 14 de agosto de 2019

 ¿Perdón y olvido para Peña?

La insistencia para ver a Rosario Robles tras las rejas tuvo resultado, los abogados de la ex funcionaria peñista aseguran que se trata de una presa política, dicho sea de paso, ella acudió cuantas veces se le requirió y el delito que por el momento le imputan, no ameritaba la cárcel.

Robles tuvo que soltar toda la información alrededor de un caso titulado periodísticamente como “La estafa maestra” un enredijo de triangulaciones que presuntamente habrían causado un daño de 5 mil millones de pesos.

El tamaño de la acusación llevó a Rosario Robles a detallar en las horas previas a ser detenida, lo que era lógico, el ex presidente Enrique Peña Nieto estuvo informado de la situación, incluso quien recibió en agosto de 2015 la titularidad de la Sedesol, el ex candidato presidencial José Antonio Meade.

Aquí por lógica cabrían varias preguntas:

¿Por qué solo insistir en abrir una carpeta de investigación contra Rosario Robles?

¿Por qué nunca se le ha requerido el ex ejecutivo federal y al menos 5 funcionarios federales de ese sexenio involucrados en la estafa maestra?

¿ Por qué no ir a fondo en el desacato en que incurrió Emilia Zebadua ex oficial mayor en la SEDATU, quien la ex funcionario señala de haber ordenado “abstenerse de la celebración de convenios con instituciones públicas como parte de la excepción al artículo 1 de la Ley de Adquisiciones”?

Rosario Robles, como titular de la Sedesol y la Sedatu, supo desde 2014 de distintas irregularidades cometidas en las dependencias, ya confirmó que le informó de todo al entonces presidente Enrique Peña Nieto, por lo que jurídicamente sí es que no se trata solo de una venganza política, se tendría que llamar a declarar al ex presidente.

En caso de no ser requerido ni Peña y varios ex funcionarios federales, entonces sí habría la confirmación como dicen los abogados de Rosario Robles, que se trata de una presa política en tiempos de la 4T, pero lo más grave, que existiría el llamado pacto de impunidad para el ex presidente Enrique Peña, el muy criticado perdón y olvido.

Ágora

A diferencia del caso Rosario Robles, el ex director de Pemex, Emilio Lozoya no ha sido localizado, pareciera que con el hay varios implicados que le duelen a la Cuarta Transformación, como el dueño de una de las dos más poderosas televisoras en tierra azteca.

@monicamarena





La insistencia para ver a Rosario Robles tras las rejas tuvo resultado, los abogados de la ex funcionaria peñista aseguran que se trata de una presa política, dicho sea de paso, ella acudió cuantas veces se le requirió y el delito que por el momento le imputan, no ameritaba la cárcel.

Robles tuvo que soltar toda la información alrededor de un caso titulado periodísticamente como “La estafa maestra” un enredijo de triangulaciones que presuntamente habrían causado un daño de 5 mil millones de pesos.

El tamaño de la acusación llevó a Rosario Robles a detallar en las horas previas a ser detenida, lo que era lógico, el ex presidente Enrique Peña Nieto estuvo informado de la situación, incluso quien recibió en agosto de 2015 la titularidad de la Sedesol, el ex candidato presidencial José Antonio Meade.

Aquí por lógica cabrían varias preguntas:

¿Por qué solo insistir en abrir una carpeta de investigación contra Rosario Robles?

¿Por qué nunca se le ha requerido el ex ejecutivo federal y al menos 5 funcionarios federales de ese sexenio involucrados en la estafa maestra?

¿ Por qué no ir a fondo en el desacato en que incurrió Emilia Zebadua ex oficial mayor en la SEDATU, quien la ex funcionario señala de haber ordenado “abstenerse de la celebración de convenios con instituciones públicas como parte de la excepción al artículo 1 de la Ley de Adquisiciones”?

Rosario Robles, como titular de la Sedesol y la Sedatu, supo desde 2014 de distintas irregularidades cometidas en las dependencias, ya confirmó que le informó de todo al entonces presidente Enrique Peña Nieto, por lo que jurídicamente sí es que no se trata solo de una venganza política, se tendría que llamar a declarar al ex presidente.

En caso de no ser requerido ni Peña y varios ex funcionarios federales, entonces sí habría la confirmación como dicen los abogados de Rosario Robles, que se trata de una presa política en tiempos de la 4T, pero lo más grave, que existiría el llamado pacto de impunidad para el ex presidente Enrique Peña, el muy criticado perdón y olvido.

Ágora

A diferencia del caso Rosario Robles, el ex director de Pemex, Emilio Lozoya no ha sido localizado, pareciera que con el hay varios implicados que le duelen a la Cuarta Transformación, como el dueño de una de las dos más poderosas televisoras en tierra azteca.

@monicamarena





miércoles 14 de agosto de 2019

 ¿Perdón y olvido para Peña?

lunes 12 de agosto de 2019

Morena quiere con todos

miércoles 07 de agosto de 2019

Ahued sigue siendo el emergente

lunes 05 de agosto de 2019

Cobardes silencios

miércoles 31 de julio de 2019

Morena, la barbarie

miércoles 10 de julio de 2019

Duarte, la ansiada venganza contra Peña

lunes 08 de julio de 2019

¿Podrán con Yunes?

lunes 01 de julio de 2019

Recuento de daños

Cargar Más