/ martes 21 de mayo de 2019

Política de septicemia

Buen día apreciado lector:

Personaje de antaño pero también de hogaño, de ayer y de hoy, de los sesentas a los dosmiles, inquieto, dinámico, ingenioso y dicharachero de alegre talante, como los buenos hombres viejos del campo veracruzano.

Hijo y sobrino de los dos “hombres fuertes y poderosos” de Platón Sánchez, durante la antigua hegemonía priísta, el profesor Raymundo y el político Guilebaldo Flores Fuentes, la semana pasada hijos, sobrinos, nietos y demás familiares junto con entrañables amigos y este reportero, celebramos el cumpleaños número ochenta de Don Raymundo Flores Bernal.

Nacido y criado en el campo generoso de la añorada tierra huasteca donde afamó a su rancho El Retiro; político, escritor, que tuvo también el privilegio de ilustrarse en el recinto de la academia, pícaro por naturaleza, versista amigo de los inolvidables Octavio Sentíes, Guillermo Cházaro Lagos y Yayo Gutiérrez, cuando le dije que Yayo fue mi padrino la alegría se dibujó en sus ojos: “me traes un gran recuerdo de mi querido amigo; yo tengo referencias tuyas, por tu columna Al estilo Mathey”.

Sencillo y bondadoso, Don Raymundo Flores Bernal se desempeñó como diputado local y federal, secretario general de la Regencia de la Ciudad de México, y alto funcionario de la Secretaría de la Reforma Agraria, entre otras tareas.

Acompañado de su esposa doña Olga Lomán, sus hijos Raymundo, Carlos, (seguramente en espíritu) Jorge, Olga, Guile; de parientes y amigos queridos como Magno Garcimarrero Ochoa, don Fernando Riaño Barradas y su esposa doña Hortencia; Marcos Flores, el doctor Carlos Aguilera González, Enrique Martínez, el doctor Enrique Moreno Polo, Carlos Grayeb, don José Antonio Vázquez Figueroa, Antonio Soberanes Shepard y los ex alcaldes de Platón Sánchez, Javier Argüelles Medina y Plutarco Hernández Sagahón.

Fueron buenos momentos de convivencia también con el bien admirado cuate, recordando diversos escenarios plagados de anécdotas, al estilo Garcimarrero, quien también a sus 80 ya lleva publicados 17 libros; el último se llama “Alburemas”, que recién presentó en la feria del Libro de la Plaza Lerdo donde confiesa sin pena: “fueron 40 gentes nada más y hoy regalé dos a mi compadre Mundo Flores, uno para que se le quite lo pendejo y el otro por si se le pierde el primero”.

Entrados en ambiente don Raymundo responde que sí “me veo fuerte, pero como le pasa a esos carros usados que llevan a los lotes, los pulen, los brillan, pero les levantan la tapadera del cofre y ves los pinches cables todo oxidados, la palanca de velocidades ya no echa reversa, pura carrocería brillante pero con motor que ya no funciona”.

A opinión de hombre sabio que ha visto de todo con los gobiernos ¿como ve el panorama actual de la política en Veracruz?, cuestiona el reportero:

“Primero te cambio eso de hombre sabio por hombre viejo; la política de Veracruz ha sido una línea de septicemia; igual toda la vida, pero ahorita estamos en uno de los picos de abajo.

-Lamentablemente. Y ¿cuándo se va a resolver?

-Cuando lleguen los idus de marzo en nuestro calendario. A mediados del sexenio vamos a ver qué curso toman las cosas, y si surge algún movimiento renovador va a ser faccionario, va a ser interno, la oposición ahorita está desdibujada.

-Oiga, y ya acá entre nos, hábleme del paso de los gobernadores que ha tenido Veracruz, ¿cómo los califica, buenos, malos?

-No te puedo decir los más buenos; te puedo decir los más malos…, pero mi discreción de político ¡me impide nombrarlos!”.

Tenga el lector paz y armonía en su hogar y cuidemos el agua.

gustavocadenamathey@hotmail.com


Buen día apreciado lector:

Personaje de antaño pero también de hogaño, de ayer y de hoy, de los sesentas a los dosmiles, inquieto, dinámico, ingenioso y dicharachero de alegre talante, como los buenos hombres viejos del campo veracruzano.

Hijo y sobrino de los dos “hombres fuertes y poderosos” de Platón Sánchez, durante la antigua hegemonía priísta, el profesor Raymundo y el político Guilebaldo Flores Fuentes, la semana pasada hijos, sobrinos, nietos y demás familiares junto con entrañables amigos y este reportero, celebramos el cumpleaños número ochenta de Don Raymundo Flores Bernal.

Nacido y criado en el campo generoso de la añorada tierra huasteca donde afamó a su rancho El Retiro; político, escritor, que tuvo también el privilegio de ilustrarse en el recinto de la academia, pícaro por naturaleza, versista amigo de los inolvidables Octavio Sentíes, Guillermo Cházaro Lagos y Yayo Gutiérrez, cuando le dije que Yayo fue mi padrino la alegría se dibujó en sus ojos: “me traes un gran recuerdo de mi querido amigo; yo tengo referencias tuyas, por tu columna Al estilo Mathey”.

Sencillo y bondadoso, Don Raymundo Flores Bernal se desempeñó como diputado local y federal, secretario general de la Regencia de la Ciudad de México, y alto funcionario de la Secretaría de la Reforma Agraria, entre otras tareas.

Acompañado de su esposa doña Olga Lomán, sus hijos Raymundo, Carlos, (seguramente en espíritu) Jorge, Olga, Guile; de parientes y amigos queridos como Magno Garcimarrero Ochoa, don Fernando Riaño Barradas y su esposa doña Hortencia; Marcos Flores, el doctor Carlos Aguilera González, Enrique Martínez, el doctor Enrique Moreno Polo, Carlos Grayeb, don José Antonio Vázquez Figueroa, Antonio Soberanes Shepard y los ex alcaldes de Platón Sánchez, Javier Argüelles Medina y Plutarco Hernández Sagahón.

Fueron buenos momentos de convivencia también con el bien admirado cuate, recordando diversos escenarios plagados de anécdotas, al estilo Garcimarrero, quien también a sus 80 ya lleva publicados 17 libros; el último se llama “Alburemas”, que recién presentó en la feria del Libro de la Plaza Lerdo donde confiesa sin pena: “fueron 40 gentes nada más y hoy regalé dos a mi compadre Mundo Flores, uno para que se le quite lo pendejo y el otro por si se le pierde el primero”.

Entrados en ambiente don Raymundo responde que sí “me veo fuerte, pero como le pasa a esos carros usados que llevan a los lotes, los pulen, los brillan, pero les levantan la tapadera del cofre y ves los pinches cables todo oxidados, la palanca de velocidades ya no echa reversa, pura carrocería brillante pero con motor que ya no funciona”.

A opinión de hombre sabio que ha visto de todo con los gobiernos ¿como ve el panorama actual de la política en Veracruz?, cuestiona el reportero:

“Primero te cambio eso de hombre sabio por hombre viejo; la política de Veracruz ha sido una línea de septicemia; igual toda la vida, pero ahorita estamos en uno de los picos de abajo.

-Lamentablemente. Y ¿cuándo se va a resolver?

-Cuando lleguen los idus de marzo en nuestro calendario. A mediados del sexenio vamos a ver qué curso toman las cosas, y si surge algún movimiento renovador va a ser faccionario, va a ser interno, la oposición ahorita está desdibujada.

-Oiga, y ya acá entre nos, hábleme del paso de los gobernadores que ha tenido Veracruz, ¿cómo los califica, buenos, malos?

-No te puedo decir los más buenos; te puedo decir los más malos…, pero mi discreción de político ¡me impide nombrarlos!”.

Tenga el lector paz y armonía en su hogar y cuidemos el agua.

gustavocadenamathey@hotmail.com


lunes 22 de julio de 2019

Igual que hace 39 años

domingo 14 de julio de 2019

Magistrado a toda ley

jueves 11 de julio de 2019

Qué dice el Ejecutivo

domingo 07 de julio de 2019

“Que sólo los caminos…

jueves 04 de julio de 2019

Cuitláhuac, a paso que dure

martes 02 de julio de 2019

El valor de la gratitud

domingo 30 de junio de 2019

Renovar el poder Judicial

jueves 27 de junio de 2019

Sucursal del Paraíso

martes 25 de junio de 2019

Xalapa, infartada y en venta

domingo 23 de junio de 2019

Cultura del desorden

Cargar Más