/ miércoles 20 de junio de 2018

¡Por culpa del Fobaproa!

La semana pasada nos reunimos a negociar el pago de una deuda, con los representantes de una inmobiliaria, cesionaria -es decir la nueva dueña-de los derechos adjudicatarios de un juicio mercantil que inició por aquellos años del error de diciembre a principios de los 90’s.

Después de tratar el asunto principal que nos convocó, surgieron comentarios respecto a esa rezagada cartera hipotecaria que permanece sin resolverse.

Es decir, los casos de quienes enfrentaron juicios hipotecarios o mercantiles por el año de 1992 hasta el 2000 por citar un lapso, y que por el tiempo que ha transcurrido-sin que nadie los moleste- piensan erróneamente que su deuda quedó condonada con el rescate bancario; y también de quienes sí saben que el fondo bancario de protección al ahorro se creó para beneficiar a unos cuantos (los más ricos, a costa de los más pobres) pero permanecen en la incertidumbre de con quién entenderse para negociar su pago.

La inquietante anécdota que recabé en esa reunión para compartirla con ustedes es que un adulto mayor radicado en Puebla a quien el cesionario del histórico litigio le hizo varios llamados para llegar a un acuerdo de pago, en todas las ocasiones respondió que él no iba a pagar, ya no debía nada porque su deuda se había pagado con el FOBAPROA.

Una de las abogadas de la cesionaria, le decía que por favor revisara bien sus documentos y que buscara asesoría, que le mostrara a ella los documentos en donde constaba que su deuda estaba condonada, y si era el caso, se le dejaría de molestar, de lo contrario sería en breve desalojado.

Desafortunadamente nunca más abrió la puerta hasta que un cerrajero tuvo que romper chapas y cerraduras de la vivienda para hacer el lanzamiento y poner en posesión al nuevo dueño.

Un caso triste y lamentable de los que ya no deben suceder más, así que no se exceda en confianza, y si está pensando que su deuda fue de lo que “el Fobaproa se llevó” comience por darse una vuelta al registro de la propiedad para confirmar si su hipoteca fue liberada o cuál es el caso, busque asesoría.

Saludos y pronta mejoría a la compañera Leonila Armida quien se está recuperando de una intervención quirúrgica, ¡ánimo Leonila!, échale ganas que ya te extrañamos en las juntas.

Don Guillermo nos pide hacer el comentario/advertencia a todos nuestros amables lectores para que tengan cuidado con un financiera poblana que hace llamadas a los domicilios ofreciendo créditos, señala que tomó los datos de la supuesta empresa y que al investigar un poco se percató que al parecer no cuenta con registro, le causó extrañeza como hicieron para ubicar su teléfono y otros datos y pide que tengamos cuidado, así que cuidado y nada de andar proporcionando sus datos personales.

¡Pregunte 2281148502, es mejor tener dudas que deudas!


La semana pasada nos reunimos a negociar el pago de una deuda, con los representantes de una inmobiliaria, cesionaria -es decir la nueva dueña-de los derechos adjudicatarios de un juicio mercantil que inició por aquellos años del error de diciembre a principios de los 90’s.

Después de tratar el asunto principal que nos convocó, surgieron comentarios respecto a esa rezagada cartera hipotecaria que permanece sin resolverse.

Es decir, los casos de quienes enfrentaron juicios hipotecarios o mercantiles por el año de 1992 hasta el 2000 por citar un lapso, y que por el tiempo que ha transcurrido-sin que nadie los moleste- piensan erróneamente que su deuda quedó condonada con el rescate bancario; y también de quienes sí saben que el fondo bancario de protección al ahorro se creó para beneficiar a unos cuantos (los más ricos, a costa de los más pobres) pero permanecen en la incertidumbre de con quién entenderse para negociar su pago.

La inquietante anécdota que recabé en esa reunión para compartirla con ustedes es que un adulto mayor radicado en Puebla a quien el cesionario del histórico litigio le hizo varios llamados para llegar a un acuerdo de pago, en todas las ocasiones respondió que él no iba a pagar, ya no debía nada porque su deuda se había pagado con el FOBAPROA.

Una de las abogadas de la cesionaria, le decía que por favor revisara bien sus documentos y que buscara asesoría, que le mostrara a ella los documentos en donde constaba que su deuda estaba condonada, y si era el caso, se le dejaría de molestar, de lo contrario sería en breve desalojado.

Desafortunadamente nunca más abrió la puerta hasta que un cerrajero tuvo que romper chapas y cerraduras de la vivienda para hacer el lanzamiento y poner en posesión al nuevo dueño.

Un caso triste y lamentable de los que ya no deben suceder más, así que no se exceda en confianza, y si está pensando que su deuda fue de lo que “el Fobaproa se llevó” comience por darse una vuelta al registro de la propiedad para confirmar si su hipoteca fue liberada o cuál es el caso, busque asesoría.

Saludos y pronta mejoría a la compañera Leonila Armida quien se está recuperando de una intervención quirúrgica, ¡ánimo Leonila!, échale ganas que ya te extrañamos en las juntas.

Don Guillermo nos pide hacer el comentario/advertencia a todos nuestros amables lectores para que tengan cuidado con un financiera poblana que hace llamadas a los domicilios ofreciendo créditos, señala que tomó los datos de la supuesta empresa y que al investigar un poco se percató que al parecer no cuenta con registro, le causó extrañeza como hicieron para ubicar su teléfono y otros datos y pide que tengamos cuidado, así que cuidado y nada de andar proporcionando sus datos personales.

¡Pregunte 2281148502, es mejor tener dudas que deudas!


viernes 14 de febrero de 2020

¿Adónde irá Luchita?

jueves 30 de enero de 2020

¿Cuánto cuesta un autoembargo?

jueves 23 de enero de 2020

Créditos IMSS: publicidad engañosa

viernes 17 de enero de 2020

Debo no niego; pago lo justo La cajera

viernes 29 de noviembre de 2019

Seminario en la UPAV Pánuco

jueves 18 de julio de 2019

Inviértele a tu salud

miércoles 10 de abril de 2019

Gota a gota… el dinero se agota

jueves 25 de octubre de 2018

Y, ¿cómo vamos con el ahorro?

sábado 29 de septiembre de 2018

El negocio del empoderamiento

miércoles 11 de julio de 2018

Reclamación procedente

Cargar Más