/ martes 26 de mayo de 2020

Prudencia, Cuitláhuac

Buen día, apreciado lector. Reterreconfortado y loco de contento es como debe andar Cuitláhuac García Jiménez luego de que el mismísimo presidente de la República lo rebautizara como lo hizo Dios con Jesús en el río Jordán, pero más que engallarse el gobernador está a tiempo de tomar decisiones que le permitan ir por el rumbo correcto.

Cuando Jesús fue bautizado los cielos se abrieron y se vio al Espíritu Santo descender sobre él en forma de una paloma y se oyó la voz de Dios que decía: este es mi hijo muy amado y en él tengo puestas mis complacencias.

El pasado lunes, en la conferencia mañanera alguien cuestionó al presidente López Obrador sobre la actuación del mandatario veracruzano y el uso de supuestas empresas “fantasma”, a lo que AMLO reviró que dichas acusaciones obedecen a cuestiones electorales. La cosa estuvo más o menos así:

Pregunta: Buenos días, presidente. Yo quería preguntarle primero ¿qué opina de los cuestionamientos a los gobernadores de Morena?, por un lado un senador panista acusa que el gobierno de Veracruz contrata empresas “fantasma”, y por otro lado hay críticas a la Ley de Educación de Puebla.

AMLO: Sí, pero en tu pregunta está la respuesta. Si me dices que un legislador del PAN cuestiona al gobernador de Veracruz tiene que ver seguramente con la cuestión política-electoral. Ayer estaba yo leyendo en El Universal que….

Interlocutora: Presidente, pero ¿entonces rechaza que se esté llevando a cabo corrupción en el gobierno de Veracruz?

AMLO: Sí, sí, sí, yo le tengo toda la confianza a Cuitláhuac, gobernador de Veracruz, de mi estado, porque acuérdense que yo también soy veracruzano, soy tabasqueño y soy veracruzano porque mi papá era de Veracruz y de conformidad con la Constitución de Veracruz, el artículo 11, creo, los hijos de veracruzanos son veracruzanos, entonces es mi estado y estoy muy contento con el trabajo de Cuitláhuac, porque es una gente honesta, limpia, nada que ver con los que ha habido ahí, ¿para qué los menciono?, es preferible "olvidar".

De esta manera, con más de un año en el poder, la declaración del presidente compromete sobremanera a Cuitláhuac. Su gobierno es honesto por decreto presidencial, pero al final los papelitos hablan, además el manejo de las cifras no lo lleva él, pero sí las grandes decisiones que vienen en “su” Congreso. Cuidado, si el Congreso se equivoca, desde ya su gobierno quedará en entredicho.

Que haya paz y armonía en su hogar, apreciado lector. Cuidemos el agua y las plantas.

gustavocadenamathey@hotmail.com

Buen día, apreciado lector. Reterreconfortado y loco de contento es como debe andar Cuitláhuac García Jiménez luego de que el mismísimo presidente de la República lo rebautizara como lo hizo Dios con Jesús en el río Jordán, pero más que engallarse el gobernador está a tiempo de tomar decisiones que le permitan ir por el rumbo correcto.

Cuando Jesús fue bautizado los cielos se abrieron y se vio al Espíritu Santo descender sobre él en forma de una paloma y se oyó la voz de Dios que decía: este es mi hijo muy amado y en él tengo puestas mis complacencias.

El pasado lunes, en la conferencia mañanera alguien cuestionó al presidente López Obrador sobre la actuación del mandatario veracruzano y el uso de supuestas empresas “fantasma”, a lo que AMLO reviró que dichas acusaciones obedecen a cuestiones electorales. La cosa estuvo más o menos así:

Pregunta: Buenos días, presidente. Yo quería preguntarle primero ¿qué opina de los cuestionamientos a los gobernadores de Morena?, por un lado un senador panista acusa que el gobierno de Veracruz contrata empresas “fantasma”, y por otro lado hay críticas a la Ley de Educación de Puebla.

AMLO: Sí, pero en tu pregunta está la respuesta. Si me dices que un legislador del PAN cuestiona al gobernador de Veracruz tiene que ver seguramente con la cuestión política-electoral. Ayer estaba yo leyendo en El Universal que….

Interlocutora: Presidente, pero ¿entonces rechaza que se esté llevando a cabo corrupción en el gobierno de Veracruz?

AMLO: Sí, sí, sí, yo le tengo toda la confianza a Cuitláhuac, gobernador de Veracruz, de mi estado, porque acuérdense que yo también soy veracruzano, soy tabasqueño y soy veracruzano porque mi papá era de Veracruz y de conformidad con la Constitución de Veracruz, el artículo 11, creo, los hijos de veracruzanos son veracruzanos, entonces es mi estado y estoy muy contento con el trabajo de Cuitláhuac, porque es una gente honesta, limpia, nada que ver con los que ha habido ahí, ¿para qué los menciono?, es preferible "olvidar".

De esta manera, con más de un año en el poder, la declaración del presidente compromete sobremanera a Cuitláhuac. Su gobierno es honesto por decreto presidencial, pero al final los papelitos hablan, además el manejo de las cifras no lo lleva él, pero sí las grandes decisiones que vienen en “su” Congreso. Cuidado, si el Congreso se equivoca, desde ya su gobierno quedará en entredicho.

Que haya paz y armonía en su hogar, apreciado lector. Cuidemos el agua y las plantas.

gustavocadenamathey@hotmail.com

martes 07 de julio de 2020

¿Y las videocámaras?

martes 30 de junio de 2020

Moros con tranchete

martes 23 de junio de 2020

Temblores, eclipses y trabajo

martes 16 de junio de 2020

¡Fiesta, rumba y marimba!

martes 09 de junio de 2020

Tolerancia absoluta

jueves 04 de junio de 2020

Más compromiso, gobernador

martes 26 de mayo de 2020

Prudencia, Cuitláhuac

martes 19 de mayo de 2020

Un fiscal litigante

martes 12 de mayo de 2020

La fiesta en paz

martes 05 de mayo de 2020

Soledad

Cargar Más