/ viernes 3 de julio de 2020

Quieren a Videgaray, pero trae escudo gringo

El exfuncionario más preocupado al enterarse que Emilio Lozoya aceptó su extradición a México es Luis Videgaray.

El objetivo de la FGR no son Enrique Peña Nieto, José Antonio Meade Kuribreña o José Antonio González Anaya; ellos están lejos de la lumbre de la 4T, no así el hoy integrante del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Gente al interior de Palacio Nacional me ha hecho saber que el peñista con menos seguidores (o defensores) en el equipo de AMLO es el excanciller, quien por cierto, de acuerdo a información que me proporcionan, colocó sus propiedades en fideicomisos, bajo la consigna de evitar le fueran confiscadas en algún momento.

Lo que dijo López Obrador es cierto: Lozoya viene a revelar nombres en los temas de los sobornos de Odebrecht, así como de la supuesta compra “inflada” de la planta de Agronitrogenados por parte de Pemex, y a cambio de dicha información, (cosa que ya no manejó el Presidente), espera obtener descuentos en su condena, o bien, mejores condiciones carcelarias.

Lozoya repitió varias veces por conducto de su hoy ex abogado, Javier Coello Trejo, ante medios de comunicación, que no se mandaba solo en los asuntos que se le atañen, recibiendo tanto instrucciones como “vistos buenos” de algunos personajes, entre ellos, de Luis Videgaray.

“No hay interés por Peña Nieto, Meade o González Anaya; ahí las cosas están zanjadas y sin intención alguna de ir por ellos, el asunto es con Videgaray, y es la línea de cooperación que creemos trae Emilio Lozoya”, me hizo saber una encumbrada voz al interior de Palacio Nacional.

Sin embargo, Videgaray tiene una carta muy fuerte para buscar detener la ofensiva de la 4T en su contra, el yerno y asesor principal de Donald Trump: Jared Kushner. De hecho, fue el propio ex Secretario de Hacienda quien en su tiempo, influyó en el Senado para otorgarle la Orden Mexicana del Águila Azteca a su amigo estadunidense. Esa relación podría sacarlo del hoyo.

Kushner calificó en algún momento a Videgaray como “el diplomático más exitoso, amado y respetado en la Casa Blanca”. Si bien es cierto los tiempos son otros y Trump podría perder su reelección, la amistad con el yerno consentido es la única probable tabla salvavidas del expeñista.

Lozoya llegará a México y se ha pactado abra su “caja de pandora” en los asuntos de Odebrecht y Agronitrogenados. Videgaray sería el más señalado, y si no le salen bien las cosas con Kushner, podría convertirse en el “pez más gordo” de la 4T rumbo a las elecciones del 2021.

Correo:

alejandroaguirre77@gmail.com

El exfuncionario más preocupado al enterarse que Emilio Lozoya aceptó su extradición a México es Luis Videgaray.

El objetivo de la FGR no son Enrique Peña Nieto, José Antonio Meade Kuribreña o José Antonio González Anaya; ellos están lejos de la lumbre de la 4T, no así el hoy integrante del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Gente al interior de Palacio Nacional me ha hecho saber que el peñista con menos seguidores (o defensores) en el equipo de AMLO es el excanciller, quien por cierto, de acuerdo a información que me proporcionan, colocó sus propiedades en fideicomisos, bajo la consigna de evitar le fueran confiscadas en algún momento.

Lo que dijo López Obrador es cierto: Lozoya viene a revelar nombres en los temas de los sobornos de Odebrecht, así como de la supuesta compra “inflada” de la planta de Agronitrogenados por parte de Pemex, y a cambio de dicha información, (cosa que ya no manejó el Presidente), espera obtener descuentos en su condena, o bien, mejores condiciones carcelarias.

Lozoya repitió varias veces por conducto de su hoy ex abogado, Javier Coello Trejo, ante medios de comunicación, que no se mandaba solo en los asuntos que se le atañen, recibiendo tanto instrucciones como “vistos buenos” de algunos personajes, entre ellos, de Luis Videgaray.

“No hay interés por Peña Nieto, Meade o González Anaya; ahí las cosas están zanjadas y sin intención alguna de ir por ellos, el asunto es con Videgaray, y es la línea de cooperación que creemos trae Emilio Lozoya”, me hizo saber una encumbrada voz al interior de Palacio Nacional.

Sin embargo, Videgaray tiene una carta muy fuerte para buscar detener la ofensiva de la 4T en su contra, el yerno y asesor principal de Donald Trump: Jared Kushner. De hecho, fue el propio ex Secretario de Hacienda quien en su tiempo, influyó en el Senado para otorgarle la Orden Mexicana del Águila Azteca a su amigo estadunidense. Esa relación podría sacarlo del hoyo.

Kushner calificó en algún momento a Videgaray como “el diplomático más exitoso, amado y respetado en la Casa Blanca”. Si bien es cierto los tiempos son otros y Trump podría perder su reelección, la amistad con el yerno consentido es la única probable tabla salvavidas del expeñista.

Lozoya llegará a México y se ha pactado abra su “caja de pandora” en los asuntos de Odebrecht y Agronitrogenados. Videgaray sería el más señalado, y si no le salen bien las cosas con Kushner, podría convertirse en el “pez más gordo” de la 4T rumbo a las elecciones del 2021.

Correo:

alejandroaguirre77@gmail.com

miércoles 05 de agosto de 2020

Si se mueve no sale en la mañanera

viernes 31 de julio de 2020

El hombre detrás de Lozoya Austin

jueves 23 de julio de 2020

AMLO, punto débil de Herrera

miércoles 15 de julio de 2020

Lozoya y su "criterio de oportunidad"

miércoles 24 de junio de 2020

El pacto entre Trump y AMLO

jueves 18 de junio de 2020

El plan de la 4T para el 2021

jueves 11 de junio de 2020

Hacía falta sacar un BOA

Cargar Más