/ jueves 24 de junio de 2021

Revisando el Covid-19

Muy buenos días, estimados lectores, que sin afán de ofensa son como yo, clasemedieros, ambicionistas, con aspiraciones y ánimos de progreso, éxito y por ende, personas cultas, trabajadoras, estudiosas, con criterio, y parte del grupo que mantenemos la economía del país con el producto de nuestro trabajo.

Pero pasando a nuestro tema de hoy, el virus que ha causado la pandemia con graves estragos en la salud y economía mundial, ha sido junto con el virus del VIH el más estudiado en menos tiempo. A diario me llegan decenas de artículos que tratan el tema y obviamente son pocos para lo que se estudia y escribe a diario sobre el virus, repercusiones, vacunas y complicaciones.

De lo más reciente que se sabe es que han tirado el mito de que el virus se transmite por lo que en medicina llamamos fómites, o sea superficies de mesas, mostradores, cristales, objetos, incluso el piso; solamente serían vectores de contagio si estuvieran húmedos de saliva de un enfermo, sea asintomático o con datos de la enfermedad, más aun si este tosiera o estornudara sobre la mesa o mueble, un objeto o escupiera al piso y otra persona pisara la flema fresca, de tal manera que la obsesión de los tapetes sanitizantes, aplicar sustancias en aerosol a los muebles, bolsas del supermercado, mesas y sillas de un restaurante, etc. Es una medida que en parte no tiene sentido, pero al menos la gente se siente más segura y tranquila, lo mismo el lavado de las verduras y paquetes comprados en el mercado, antes de guardarlos, es la misma situación; al menos frutas y verduras ya quedan listas para usarse en cualquier momento.

En cuanto a las vacunas, lo ideal es poner las dos dosis de la misma, aunque en Europa están experimentando poner la primera de Astra y la segunda del grupo RNA, o sea Pfizer o Moderna, y en los ensayos preliminares reportan buena respuesta de anticuerpos. Si le dio Covid, de todas maneras vacúnense, pues se ha demostrado que los niveles de anticuerpos suben más y son más durables que en quienes no han enfermado y prácticamente no hay contraindicación para vacunarse. Ahora que si piensa viajar a Estados Unidos, debe contar con un certificado de vacunación con vacuna Pfizer, Moderna o Astra, ya que las chinas y rusa no se admiten y no podrá entrar.

Aun no hay medicamentos contra la enfermedad, todos los que se usan y han usado son antivirales que no demuestran efectividad al 100% y bueno, pues de algo pueden ayudar, los que sí ayudan son los corticoides para bajar la inflamación, sobre todo en el pulmón, aunque también en otros órganos y las medidas generales y de sostén como en cualquier otra virosis. Respecto a la vacuna en niños, se está probando en mayores de 12 años y seguramente tardará para menores de esa edad, lo que implica que el regreso a las aulas siga siendo peligroso.

No hay lugar en el mundo donde la enfermedad se haya contenido, cuando más han disminuido la tasa de morbilidad gracias a la disciplina de las personas, pero en nuestro país vamos con más altas que bajas.

Muy buenos días, estimados lectores, que sin afán de ofensa son como yo, clasemedieros, ambicionistas, con aspiraciones y ánimos de progreso, éxito y por ende, personas cultas, trabajadoras, estudiosas, con criterio, y parte del grupo que mantenemos la economía del país con el producto de nuestro trabajo.

Pero pasando a nuestro tema de hoy, el virus que ha causado la pandemia con graves estragos en la salud y economía mundial, ha sido junto con el virus del VIH el más estudiado en menos tiempo. A diario me llegan decenas de artículos que tratan el tema y obviamente son pocos para lo que se estudia y escribe a diario sobre el virus, repercusiones, vacunas y complicaciones.

De lo más reciente que se sabe es que han tirado el mito de que el virus se transmite por lo que en medicina llamamos fómites, o sea superficies de mesas, mostradores, cristales, objetos, incluso el piso; solamente serían vectores de contagio si estuvieran húmedos de saliva de un enfermo, sea asintomático o con datos de la enfermedad, más aun si este tosiera o estornudara sobre la mesa o mueble, un objeto o escupiera al piso y otra persona pisara la flema fresca, de tal manera que la obsesión de los tapetes sanitizantes, aplicar sustancias en aerosol a los muebles, bolsas del supermercado, mesas y sillas de un restaurante, etc. Es una medida que en parte no tiene sentido, pero al menos la gente se siente más segura y tranquila, lo mismo el lavado de las verduras y paquetes comprados en el mercado, antes de guardarlos, es la misma situación; al menos frutas y verduras ya quedan listas para usarse en cualquier momento.

En cuanto a las vacunas, lo ideal es poner las dos dosis de la misma, aunque en Europa están experimentando poner la primera de Astra y la segunda del grupo RNA, o sea Pfizer o Moderna, y en los ensayos preliminares reportan buena respuesta de anticuerpos. Si le dio Covid, de todas maneras vacúnense, pues se ha demostrado que los niveles de anticuerpos suben más y son más durables que en quienes no han enfermado y prácticamente no hay contraindicación para vacunarse. Ahora que si piensa viajar a Estados Unidos, debe contar con un certificado de vacunación con vacuna Pfizer, Moderna o Astra, ya que las chinas y rusa no se admiten y no podrá entrar.

Aun no hay medicamentos contra la enfermedad, todos los que se usan y han usado son antivirales que no demuestran efectividad al 100% y bueno, pues de algo pueden ayudar, los que sí ayudan son los corticoides para bajar la inflamación, sobre todo en el pulmón, aunque también en otros órganos y las medidas generales y de sostén como en cualquier otra virosis. Respecto a la vacuna en niños, se está probando en mayores de 12 años y seguramente tardará para menores de esa edad, lo que implica que el regreso a las aulas siga siendo peligroso.

No hay lugar en el mundo donde la enfermedad se haya contenido, cuando más han disminuido la tasa de morbilidad gracias a la disciplina de las personas, pero en nuestro país vamos con más altas que bajas.

ÚLTIMASCOLUMNAS