/ lunes 7 de septiembre de 2020

Seis muertos por Covid en ayuntamiento

Ya es larga la lista de alcaldes que se han visto afectados por el coronavirus, incluso algunos lamentablemente han fallecido, pero nos señalan que llama la atención lo que sucede en la tierra de los brujos, es decir, Catemaco.

En ese lugar son seis las personas que, trabajando para el ayuntamiento, han muerto y ahora tomaron una medida que ha dejado sorprendido a muchos, pero que, nos dicen, se entiende que es necesaria ante la descontrolada propagación del virus.

Esas seis personas que no pudieron sobrevivir al embate del Covid-19, son: Clara Luz Absalón Catemaxca, Vicente Domínguez Márquez, Saúl Castillo Quino, quien fue contralor del ayuntamiento; José Luis Pimentel Cruz, quien era el encargado del área de Limpia Pública; Clara Serrano Alemán, responsable de las bodegas, y Marcos de Jesús Ojeda Bernal, quien fungía como el director de Protección Civil.

A Ojeda, un joven catemaqueño, nos cuentan, le hicieron un homenaje póstumo y su cuerpo fue llevado al panteón en medio de sirenas abiertas, la cuestión es que, nos hacen ver desde la zona de Los Tuxtlas, algo falla en las acciones de cuidado del personal, pues no es posible que tantos sean víctimas de esta pandemia; ahora mismo, nos informan, otro empleado, de nombre Eruviel, está afectado por el coronavirus.

Así las cosas por allá, nos dicen que al presidente municipal, Julio Ortega Serrano, no le quedó de otra mas que ordenar la suspensión de labores del área de…¡Protección Civil!. Sí, nos reportan que durante diez días, a partir de ayer y hasta el 17, los elementos de PC no prestarán ningún servicio.

“Por motivos de la contingencia y por las situaciones presentadas en los últimos días y a raíz de la salud de nuestros compañeros, la Unidad Municipal de Protección Civil estará fuera de servicio…”, dice un comunicado, el cual también asienta que los servicios de emergencias y para dar asistencia en accidentes, traslados y situaciones de salud lo darán otras personas.

Uf, la situación está fea en Catemaco. Una ayudada (y una supervisión) por parte de dependencias del Gobierno del Estado, no vendría mal, nos indican.

De esos rumbos de Los Tuxtlas también nos reportan que hay un alcalde que ha progresado en lo personal, en tanto su pueblo sigue con muchas necesidades de servicios públicos. Nos aseguran que cuenta ahora con más ranchos, camionetas, ganado y otras propiedades y que una auditoría bien hecha no la podría aguantar, ¿qué hay de eso Josefina?, cuestionaría el bien recordado A. Puente Rosado.

Sí se han tardado los diputados locales en bajarse el sueldo, como es el compromiso de la cuatroté y como lo reconoció el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Veracruz, Juan Javier Gómez Cazarín, nos indican. Ni como negarlo, pues cuando cumplan con esa promesa será en 2021, o sea, en el último año de sus funciones. Ya para qué, nos dicen unos; algo es algo, nos comentan otros.

Vaya lío el que hubo ayer en Álamo, en donde en semanas pasadas fue desintegrada la policía municipal para dar paso a que Seguridad Pública del Estado se haga cargo de la vigilancia, y en donde este lunes los taxistas protestaron por un operativo del área de Transporte Público.

Los choferes se sienten presionados y hablan de arbitrariedades, en tanto la autoridad, incluido el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, señala que el operativo va para detectar a los taxistas que la hacen de “halcones” al servicio de la delincuencia organizada.

No de ahora, sino desde hace varios años, nos señalan, sí hay taxistas dedicados a eso y es positivo que haya operativos para detectar si andan en malos pasos, siempre y cuando no se incurra en arbitrariedades.

Ya es larga la lista de alcaldes que se han visto afectados por el coronavirus, incluso algunos lamentablemente han fallecido, pero nos señalan que llama la atención lo que sucede en la tierra de los brujos, es decir, Catemaco.

En ese lugar son seis las personas que, trabajando para el ayuntamiento, han muerto y ahora tomaron una medida que ha dejado sorprendido a muchos, pero que, nos dicen, se entiende que es necesaria ante la descontrolada propagación del virus.

Esas seis personas que no pudieron sobrevivir al embate del Covid-19, son: Clara Luz Absalón Catemaxca, Vicente Domínguez Márquez, Saúl Castillo Quino, quien fue contralor del ayuntamiento; José Luis Pimentel Cruz, quien era el encargado del área de Limpia Pública; Clara Serrano Alemán, responsable de las bodegas, y Marcos de Jesús Ojeda Bernal, quien fungía como el director de Protección Civil.

A Ojeda, un joven catemaqueño, nos cuentan, le hicieron un homenaje póstumo y su cuerpo fue llevado al panteón en medio de sirenas abiertas, la cuestión es que, nos hacen ver desde la zona de Los Tuxtlas, algo falla en las acciones de cuidado del personal, pues no es posible que tantos sean víctimas de esta pandemia; ahora mismo, nos informan, otro empleado, de nombre Eruviel, está afectado por el coronavirus.

Así las cosas por allá, nos dicen que al presidente municipal, Julio Ortega Serrano, no le quedó de otra mas que ordenar la suspensión de labores del área de…¡Protección Civil!. Sí, nos reportan que durante diez días, a partir de ayer y hasta el 17, los elementos de PC no prestarán ningún servicio.

“Por motivos de la contingencia y por las situaciones presentadas en los últimos días y a raíz de la salud de nuestros compañeros, la Unidad Municipal de Protección Civil estará fuera de servicio…”, dice un comunicado, el cual también asienta que los servicios de emergencias y para dar asistencia en accidentes, traslados y situaciones de salud lo darán otras personas.

Uf, la situación está fea en Catemaco. Una ayudada (y una supervisión) por parte de dependencias del Gobierno del Estado, no vendría mal, nos indican.

De esos rumbos de Los Tuxtlas también nos reportan que hay un alcalde que ha progresado en lo personal, en tanto su pueblo sigue con muchas necesidades de servicios públicos. Nos aseguran que cuenta ahora con más ranchos, camionetas, ganado y otras propiedades y que una auditoría bien hecha no la podría aguantar, ¿qué hay de eso Josefina?, cuestionaría el bien recordado A. Puente Rosado.

Sí se han tardado los diputados locales en bajarse el sueldo, como es el compromiso de la cuatroté y como lo reconoció el presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Veracruz, Juan Javier Gómez Cazarín, nos indican. Ni como negarlo, pues cuando cumplan con esa promesa será en 2021, o sea, en el último año de sus funciones. Ya para qué, nos dicen unos; algo es algo, nos comentan otros.

Vaya lío el que hubo ayer en Álamo, en donde en semanas pasadas fue desintegrada la policía municipal para dar paso a que Seguridad Pública del Estado se haga cargo de la vigilancia, y en donde este lunes los taxistas protestaron por un operativo del área de Transporte Público.

Los choferes se sienten presionados y hablan de arbitrariedades, en tanto la autoridad, incluido el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, señala que el operativo va para detectar a los taxistas que la hacen de “halcones” al servicio de la delincuencia organizada.

No de ahora, sino desde hace varios años, nos señalan, sí hay taxistas dedicados a eso y es positivo que haya operativos para detectar si andan en malos pasos, siempre y cuando no se incurra en arbitrariedades.