/ martes 28 de diciembre de 2021

Si el pueblo dice que es de noche…

Contraloría contra el Orfis. La contralora general del Gobierno del Estado, Mercedes Aguilar Santoyo, señala que el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), a cargo de Delia González Cobos, se ha excedido al clasificar como daño patrimonial algunas observaciones que debieron ser solo de índole administrativo.

Yo lo viví con la Contraloría General, es que sí nos hicieron muchas observaciones que no eran como tal observaciones, sino recomendaciones, declaró la contralora. Lo importante es que, nos señalan contadores públicos ligados al mundo de las auditorías, se hagan las revisiones correctamente a los entes fiscalizables y se proceda legalmente en los casos requeridos, para que sea una realidad eso de la cero corrupción… y que no haya riñas entre la controlara y la auditora.

Salió muy bien lo de la controversia presentada, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por la Cámara de Diputados, para que el Instituto Nacional Electoral no aplazara la consulta de revocación de mandato del Presidente de la República, nos hacen ver observadores políticos jarochos.

La SCJN ordenó al INE organizar esa consulta con el presupuesto aprobado de mil 503 millones de pesos y ahora el INE debe realizarla, pues de no hacerlo pondría en riesgo el ejercicio oportuno del derecho de la ciudadanía a decidir si revoca o no el mandato, de acuerdo a lo establecido por la Suprema Corte. Lo que ya no salió bien, nos dicen estos observadores, es la denuncia penal presentada en la FGR en contra del presidente del Instituto Nacional Electoral, (INE) Lorenzo Córdova, y otros consejeros electorales, por querer aplazar la referida y multicitada consulta, pues el presidente Andrés Manuel López Obrador la reprobó al afirmar que no lo considera conveniente.

Así es esto de la política, a veces se acierta, a veces no salen bien las cosas.

Fernando Gutiérrez Barrios, que fue un político de altos vuelos que mezcló la mano de hierro con la suavidad de las mejores formas políticas, siempre fue muy respetuoso, cuidadoso y se acogió a la sabiduría popular. Por eso es que, nos recuerdan políticos de viejo cuño, estaba atento a lo que expresaba la sociedad y era seguidor de esa conseja que señala que cuando el pueblo dice que es de noche, ve encendiendo los faroles…aunque sea de día.

Esto lo siguió a la perfección y desactivó un problema cuando, supuestamente para aplicársela a un aspirante a cacique del sur del estado que le daba dolores de cabeza a su gobierno, dio el visto bueno para implementar lo relativo a una ley de expropiación que se podía prestar a que el gobierno despojara con facilidad de propiedades a particulares, nos señalan esos políticos. De inmediato la iniciativa privada manifestó su rechazo y, encabezada por la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Xalapa, en ese entonces liderada por Sergio Hernández Hernández, dio la batalla en contra de esa pretendida ley. Gutiérrez Barrios escuchó lo que el pueblo decía y ordenó la marcha atrás a esa ley de expropiación. Estos políticos de viejo cuño nos dicen que podría ser el momento de que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez aplicara la conseja de que cuando el pueblo dice que es de noche, ve encendiendo los faroles, aunque sea de día, por cuanto hace a la ley que aumentó la penalización del delito de ultrajes a la autoridad, que está siendo muy criticada. Se argumenta que los elementos policiacos requieren tener protección legal en contra de los integrantes de la delincuencia organizada, de ahí que se haya aumentado la penalización en lo relativo al ultraje a la autoridad, pero cada vez son más los abogados que hacen ver que los policías, contra los sicarios, lo que requieren son mejor preparación táctica, mejores armas y otros equipos, así que lo de ultrajes a la autoridad se estaría aplicando mayormente al pueblo.

¿Usted qué opina de esto, querido lector?

Contraloría contra el Orfis. La contralora general del Gobierno del Estado, Mercedes Aguilar Santoyo, señala que el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis), a cargo de Delia González Cobos, se ha excedido al clasificar como daño patrimonial algunas observaciones que debieron ser solo de índole administrativo.

Yo lo viví con la Contraloría General, es que sí nos hicieron muchas observaciones que no eran como tal observaciones, sino recomendaciones, declaró la contralora. Lo importante es que, nos señalan contadores públicos ligados al mundo de las auditorías, se hagan las revisiones correctamente a los entes fiscalizables y se proceda legalmente en los casos requeridos, para que sea una realidad eso de la cero corrupción… y que no haya riñas entre la controlara y la auditora.

Salió muy bien lo de la controversia presentada, ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, por la Cámara de Diputados, para que el Instituto Nacional Electoral no aplazara la consulta de revocación de mandato del Presidente de la República, nos hacen ver observadores políticos jarochos.

La SCJN ordenó al INE organizar esa consulta con el presupuesto aprobado de mil 503 millones de pesos y ahora el INE debe realizarla, pues de no hacerlo pondría en riesgo el ejercicio oportuno del derecho de la ciudadanía a decidir si revoca o no el mandato, de acuerdo a lo establecido por la Suprema Corte. Lo que ya no salió bien, nos dicen estos observadores, es la denuncia penal presentada en la FGR en contra del presidente del Instituto Nacional Electoral, (INE) Lorenzo Córdova, y otros consejeros electorales, por querer aplazar la referida y multicitada consulta, pues el presidente Andrés Manuel López Obrador la reprobó al afirmar que no lo considera conveniente.

Así es esto de la política, a veces se acierta, a veces no salen bien las cosas.

Fernando Gutiérrez Barrios, que fue un político de altos vuelos que mezcló la mano de hierro con la suavidad de las mejores formas políticas, siempre fue muy respetuoso, cuidadoso y se acogió a la sabiduría popular. Por eso es que, nos recuerdan políticos de viejo cuño, estaba atento a lo que expresaba la sociedad y era seguidor de esa conseja que señala que cuando el pueblo dice que es de noche, ve encendiendo los faroles…aunque sea de día.

Esto lo siguió a la perfección y desactivó un problema cuando, supuestamente para aplicársela a un aspirante a cacique del sur del estado que le daba dolores de cabeza a su gobierno, dio el visto bueno para implementar lo relativo a una ley de expropiación que se podía prestar a que el gobierno despojara con facilidad de propiedades a particulares, nos señalan esos políticos. De inmediato la iniciativa privada manifestó su rechazo y, encabezada por la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) de Xalapa, en ese entonces liderada por Sergio Hernández Hernández, dio la batalla en contra de esa pretendida ley. Gutiérrez Barrios escuchó lo que el pueblo decía y ordenó la marcha atrás a esa ley de expropiación. Estos políticos de viejo cuño nos dicen que podría ser el momento de que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez aplicara la conseja de que cuando el pueblo dice que es de noche, ve encendiendo los faroles, aunque sea de día, por cuanto hace a la ley que aumentó la penalización del delito de ultrajes a la autoridad, que está siendo muy criticada. Se argumenta que los elementos policiacos requieren tener protección legal en contra de los integrantes de la delincuencia organizada, de ahí que se haya aumentado la penalización en lo relativo al ultraje a la autoridad, pero cada vez son más los abogados que hacen ver que los policías, contra los sicarios, lo que requieren son mejor preparación táctica, mejores armas y otros equipos, así que lo de ultrajes a la autoridad se estaría aplicando mayormente al pueblo.

¿Usted qué opina de esto, querido lector?