/ domingo 30 de diciembre de 2018

Solución al problema de las notarías en Veracruz

Desde hace meses el Colegio de Notarios de Veracruz se dio a la tarea de recordar al Gobierno del Estado, en ese momento encabezado por Miguel Ángel Yunes, que estaba pendiente la asignación de notarías para aspirantes que habían logrado ese derecho desde 2016, cuando se abrió a concurso la asignación de 22 vacantes.

Fueron reiterados los llamados del Colegio de Notarios, a cuyo frente se encuentra Raúl Gutiérrez Ávila, prestigioso fedatario cuya adscripción se encuentra en Martínez de la Torre, para que el gobierno estatal continuara el trámite iniciado en 2016, cuando 15 aspirantes a notarios concursaron por 22 vacantes.

Esos 15 aspirantes fueron aprobados con las más altas calificaciones por el jurado integrado para dicho efecto; pagaron los derechos y no sólo acreditaron conocimientos, sino también experiencia en la práctica notarial. Todo fue en los términos de la convocatoria emitida por el gobierno estatal.

El problema es que la administración de Yunes Linares no cumplió con un compromiso institucional y se negó a entregar las patentes.

El resto de la historia incluye una avalancha de recursos legales por parte de los aspirantes, a quienes la justicia federal concedió la razón.

Los tribunales ordenaron al gobierno estatal reponer el procedimiento; es decir, asignar las notarías, a lo que se negó hasta el último momento la anterior administración, que en vez de dar continuidad al procedimiento, parecía empeñada en anunciar acciones contra el gremio de los fedatarios.

El gobierno de Yunes Linares no cumplió con la orden surgida desde los tribunales, en el sentido de reconocer el derecho de los 15 aspirantes aprobados; fue la actual administración la que dio solución a ese tema.

El pasado viernes concluyó oficialmente el proceso de oposición de las notarías pendientes y se asignaron los espacios concursados, de tal manera que Veracruz tiene ahora 15 nuevos notarios públicos; antes de los nuevos nombramientos había en la entidad 116 adscritos, 250 aspirantes y 283 notarios en funciones (ya sin contar a las 9 notarías que fueron eliminadas en noviembre pasado), por lo que ahora son casi 300.

Lo curioso es que a pesar de los intentos de altos funcionarios de la pasada administración estatal por incluir algunos nombres en esa lista, el Colegio de Notarios se mantuvo en la posición de cerrar la puerta a dicha posibilidad. Trascendió, por ejemplo, la disposición de otorgar una patente a una integrante del Poder Judicial, lo que no pudo concretar el gobierno de Yunes.

El guardadito de Víctor Carranza

Acusado de utilizar la “licuadora” para pagar aguinaldos a los burócratas, el alcalde de Coatzacoalcos, Víctor Carranza Rosaldo, negó el señalamiento. Dijo que la tesorería contaba con un guardadito para hacer frente a ese gasto.

Lo cierto es que si existió la llamada “operación licuadora” o se utilizó dinero de otros rubros para el pago de las prestaciones de fin de año, el Ayuntamiento de Coatzacoalcos y particularmente el alcalde Víctor Carranza tendrá una bronca con el Órgano de Fiscalización Superior del Estado.

Pero por otro lado, Carranza Rosaldo está a la espera de un préstamo para cubrir la segunda parte del aguinaldo, que deberá entregar a más tardar la primera quincena de enero. De no ser así, que se prepare para el tsunami que se le vendrá encima.

Por cierto, en Coatza se comenta que a pesar del fuerte gasto en imagen, ese Ayuntamiento es uno de los peor evaluados de que se tenga memoria. Se habla también de ineptitud administrativa… y eso que apenas lleva un año de gestión.

@luisromero85


Desde hace meses el Colegio de Notarios de Veracruz se dio a la tarea de recordar al Gobierno del Estado, en ese momento encabezado por Miguel Ángel Yunes, que estaba pendiente la asignación de notarías para aspirantes que habían logrado ese derecho desde 2016, cuando se abrió a concurso la asignación de 22 vacantes.

Fueron reiterados los llamados del Colegio de Notarios, a cuyo frente se encuentra Raúl Gutiérrez Ávila, prestigioso fedatario cuya adscripción se encuentra en Martínez de la Torre, para que el gobierno estatal continuara el trámite iniciado en 2016, cuando 15 aspirantes a notarios concursaron por 22 vacantes.

Esos 15 aspirantes fueron aprobados con las más altas calificaciones por el jurado integrado para dicho efecto; pagaron los derechos y no sólo acreditaron conocimientos, sino también experiencia en la práctica notarial. Todo fue en los términos de la convocatoria emitida por el gobierno estatal.

El problema es que la administración de Yunes Linares no cumplió con un compromiso institucional y se negó a entregar las patentes.

El resto de la historia incluye una avalancha de recursos legales por parte de los aspirantes, a quienes la justicia federal concedió la razón.

Los tribunales ordenaron al gobierno estatal reponer el procedimiento; es decir, asignar las notarías, a lo que se negó hasta el último momento la anterior administración, que en vez de dar continuidad al procedimiento, parecía empeñada en anunciar acciones contra el gremio de los fedatarios.

El gobierno de Yunes Linares no cumplió con la orden surgida desde los tribunales, en el sentido de reconocer el derecho de los 15 aspirantes aprobados; fue la actual administración la que dio solución a ese tema.

El pasado viernes concluyó oficialmente el proceso de oposición de las notarías pendientes y se asignaron los espacios concursados, de tal manera que Veracruz tiene ahora 15 nuevos notarios públicos; antes de los nuevos nombramientos había en la entidad 116 adscritos, 250 aspirantes y 283 notarios en funciones (ya sin contar a las 9 notarías que fueron eliminadas en noviembre pasado), por lo que ahora son casi 300.

Lo curioso es que a pesar de los intentos de altos funcionarios de la pasada administración estatal por incluir algunos nombres en esa lista, el Colegio de Notarios se mantuvo en la posición de cerrar la puerta a dicha posibilidad. Trascendió, por ejemplo, la disposición de otorgar una patente a una integrante del Poder Judicial, lo que no pudo concretar el gobierno de Yunes.

El guardadito de Víctor Carranza

Acusado de utilizar la “licuadora” para pagar aguinaldos a los burócratas, el alcalde de Coatzacoalcos, Víctor Carranza Rosaldo, negó el señalamiento. Dijo que la tesorería contaba con un guardadito para hacer frente a ese gasto.

Lo cierto es que si existió la llamada “operación licuadora” o se utilizó dinero de otros rubros para el pago de las prestaciones de fin de año, el Ayuntamiento de Coatzacoalcos y particularmente el alcalde Víctor Carranza tendrá una bronca con el Órgano de Fiscalización Superior del Estado.

Pero por otro lado, Carranza Rosaldo está a la espera de un préstamo para cubrir la segunda parte del aguinaldo, que deberá entregar a más tardar la primera quincena de enero. De no ser así, que se prepare para el tsunami que se le vendrá encima.

Por cierto, en Coatza se comenta que a pesar del fuerte gasto en imagen, ese Ayuntamiento es uno de los peor evaluados de que se tenga memoria. Se habla también de ineptitud administrativa… y eso que apenas lleva un año de gestión.

@luisromero85


domingo 17 de febrero de 2019

Veracruz, liderazgo en energías limpias

jueves 14 de febrero de 2019

IMSS, Paul Martínez y Martín Cabrera

lunes 11 de febrero de 2019

Por un plato de lentejas…

domingo 10 de febrero de 2019

Cuando la traición es el sello de la casa

jueves 07 de febrero de 2019

Violencia de género; el caso veracruzano

miércoles 06 de febrero de 2019

La destitución del fiscal veracruzano

Cargar Más