/ lunes 20 de mayo de 2019

Súper delegado millonario hace negocios con Veracruz


Por Mónica Camarena Crespo


Desde febrero de este año se empezó a filtrar la fortuna del súper delegado en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños, quien también es el candidato perdedor de Morena en la última elección a la gubernatura de aquel estado.

Como funcionario gana casi medio millón de pesos, pero en la realidad se trata de un rico empresario, pues de acuerdo con su última declaración patrimonial, aceptó tener una fortuna de 120 millones de pesos.

16 casas, locales, edificio, departamentos, 7 vehículos y hasta aeronave.

Nada de lo anterior seria noticia, sino en la que recientemente fue involucrado de acuerdo con una nota que publico el periódico El País, en donde se destapa que el súper delegado en Jalisco se ha visto beneficiado presuntamente por 8 contratos por 164 millones de pesos por concepto de venta de medicinas, uno de ellos al gobierno de Veracruz.

La sombra de la corrupción salta a la vista, para empezar, porque se trata de un funcionario el que estaría aprovechando su posición para hacer negocios lo que deriva en un obvio conflicto de intereses.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) denunció que el delegado del Gobierno federal en Jalisco, estaría detrás de una red de empresas farmacéuticas beneficiadas por contratos gubernamentales.

Aunque lo ha negado, Carlos Lomelí estaría involucrado con la empresa Abisalud, la cual firmó a finales de diciembre de 2018 un contrato con el Gobierno de Veracruz, por 36 millones de pesos, asignado de manera directa.

Alguien tendrá que aclarar esta información que podría convertirse en el primer gran golpe al gobierno federal y en la llaga que más podría doler, el de la corrupción.

Ágora

Una mancha más al tigre. Los azules en Veracruz seguirán bajo el mando de los de Boca del Río.

@monicamarena


Por Mónica Camarena Crespo


Desde febrero de este año se empezó a filtrar la fortuna del súper delegado en Jalisco, Carlos Lomelí Bolaños, quien también es el candidato perdedor de Morena en la última elección a la gubernatura de aquel estado.

Como funcionario gana casi medio millón de pesos, pero en la realidad se trata de un rico empresario, pues de acuerdo con su última declaración patrimonial, aceptó tener una fortuna de 120 millones de pesos.

16 casas, locales, edificio, departamentos, 7 vehículos y hasta aeronave.

Nada de lo anterior seria noticia, sino en la que recientemente fue involucrado de acuerdo con una nota que publico el periódico El País, en donde se destapa que el súper delegado en Jalisco se ha visto beneficiado presuntamente por 8 contratos por 164 millones de pesos por concepto de venta de medicinas, uno de ellos al gobierno de Veracruz.

La sombra de la corrupción salta a la vista, para empezar, porque se trata de un funcionario el que estaría aprovechando su posición para hacer negocios lo que deriva en un obvio conflicto de intereses.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) denunció que el delegado del Gobierno federal en Jalisco, estaría detrás de una red de empresas farmacéuticas beneficiadas por contratos gubernamentales.

Aunque lo ha negado, Carlos Lomelí estaría involucrado con la empresa Abisalud, la cual firmó a finales de diciembre de 2018 un contrato con el Gobierno de Veracruz, por 36 millones de pesos, asignado de manera directa.

Alguien tendrá que aclarar esta información que podría convertirse en el primer gran golpe al gobierno federal y en la llaga que más podría doler, el de la corrupción.

Ágora

Una mancha más al tigre. Los azules en Veracruz seguirán bajo el mando de los de Boca del Río.

@monicamarena

miércoles 12 de junio de 2019

Veracruz esta rotó

lunes 10 de junio de 2019

El gobernador se defiende solo

miércoles 05 de junio de 2019

Muertes por dengue con cargo a la austeridad

miércoles 29 de mayo de 2019

Despidos masivos en ISSSTE, este viernes 31

lunes 27 de mayo de 2019

Ahued no se quería ir

miércoles 15 de mayo de 2019

Al edén, borrón y cuenta nueva de luz

Cargar Más