/ martes 24 de mayo de 2022

Surge un nuevo líder sindical en Pemex, se llama Jorge Zárate

Los partidos políticos y los futuros candidatos no deben perder de vista a los verdaderos líderes, que con sus acciones se están posicionando en el ánimo de sus representados y de la sociedad en general, como es el caso de Jorge Enrique Zárate Castillo, el dirigente del nuevo sindicato de los trabajadores de Pemex.

Su lucha continúa a favor de esos trabajadores, pero sus proyectos van más allá y ya los está haciendo realidad, como el resurgimiento de las cooperativas de consumo (las tiendas de productos básicos y enseres domésticos), servicio médico de primer contacto, asesoramiento legal para que los trabajadores transitorios obtengan su base, y la capacitación formal para todo ese gremio.

Desde el 18 de marzo de 2021, Zárate Castillo recibió la toma de nota con el registro 7404, y a partir de ahí quedó debidamente constituido el Sindicato Nacional de Trabajadores de Petróleos Mexicanos, Empresas Subsidiarias y Filiales que es como ha venido operando.

Hijo y nieto de petroleros, conoce de raíz los problemas que viven diariamente esos trabajadores y trabajadoras que, en muchas ocasiones, fueron vejados y discriminados por otros dirigentes sindicales, pero eso se tiene que acabar, dice el nuevo secretario general que tiene más de 30 años de antigüedad en esa empresa.

Jorge Zárate Castillo reconoció la política laboral del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque dijo que ahora si se le va a hacer justicia a todos esos trabajadores, que en muchos de los casos tienen hasta tres categorías, que obtuvieron capacitándose para ser tomados en cuenta pero los intereses de otro sindicato los limitaba, así acumularon años de servicio, pero siempre a través de contratos.

Alejado de los reflectores prefiere trabajar con bajo perfil, pero la simpatía que tiene ante los grupos de sus compañeros sigue creciendo, es un verdadero líder que se rodea de esos obreros que tienen confianza en sostener con él una plática, porque con un lenguaje directo y sin alegorías escucha y ofrece explicaciones de cómo resolver los problemas.

En una breve plática con el columnista, dijo que las puertas del nuevo sindicato están abiertas, por lo que reiteró su invitación para los trabajadores activos, los jubilados y los transitorios para que se den de alta con esta nueva corriente ideológica, de respeto a las mujeres trabajadoras, que merecen todo el reconocimiento por su dedicación y alto sentido de responsabilidad en sus jornadas. Más claro ni el agua.

Los partidos políticos y los futuros candidatos no deben perder de vista a los verdaderos líderes, que con sus acciones se están posicionando en el ánimo de sus representados y de la sociedad en general, como es el caso de Jorge Enrique Zárate Castillo, el dirigente del nuevo sindicato de los trabajadores de Pemex.

Su lucha continúa a favor de esos trabajadores, pero sus proyectos van más allá y ya los está haciendo realidad, como el resurgimiento de las cooperativas de consumo (las tiendas de productos básicos y enseres domésticos), servicio médico de primer contacto, asesoramiento legal para que los trabajadores transitorios obtengan su base, y la capacitación formal para todo ese gremio.

Desde el 18 de marzo de 2021, Zárate Castillo recibió la toma de nota con el registro 7404, y a partir de ahí quedó debidamente constituido el Sindicato Nacional de Trabajadores de Petróleos Mexicanos, Empresas Subsidiarias y Filiales que es como ha venido operando.

Hijo y nieto de petroleros, conoce de raíz los problemas que viven diariamente esos trabajadores y trabajadoras que, en muchas ocasiones, fueron vejados y discriminados por otros dirigentes sindicales, pero eso se tiene que acabar, dice el nuevo secretario general que tiene más de 30 años de antigüedad en esa empresa.

Jorge Zárate Castillo reconoció la política laboral del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque dijo que ahora si se le va a hacer justicia a todos esos trabajadores, que en muchos de los casos tienen hasta tres categorías, que obtuvieron capacitándose para ser tomados en cuenta pero los intereses de otro sindicato los limitaba, así acumularon años de servicio, pero siempre a través de contratos.

Alejado de los reflectores prefiere trabajar con bajo perfil, pero la simpatía que tiene ante los grupos de sus compañeros sigue creciendo, es un verdadero líder que se rodea de esos obreros que tienen confianza en sostener con él una plática, porque con un lenguaje directo y sin alegorías escucha y ofrece explicaciones de cómo resolver los problemas.

En una breve plática con el columnista, dijo que las puertas del nuevo sindicato están abiertas, por lo que reiteró su invitación para los trabajadores activos, los jubilados y los transitorios para que se den de alta con esta nueva corriente ideológica, de respeto a las mujeres trabajadoras, que merecen todo el reconocimiento por su dedicación y alto sentido de responsabilidad en sus jornadas. Más claro ni el agua.