/ martes 12 de marzo de 2019

Toño Nemi, casi 15 meses recluido

Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario de Salud del gobierno de Veracruz, permaneció recluido en Pacho Viejo de diciembre de 2017 a septiembre de 2018.

Hace casi seis meses, por las complicaciones que presentaba su estado de salud, le dictaron prisión domiciliaria.

En total permaneció recluido cerca de 15 meses de su vida, con todos los problemas que ello representó para su vida familiar, laboral y, sobre todo, para su salud.

Al final, en la audiencia celebrada ayer en el penal de Pacho Viejo se determinó que el exsecretario de Salud no tiene responsabilidad en los delitos de que le acusó la Fiscalía General del Estado.

Quedó libre, pero el infierno que pasó dentro de la prisión y el descrédito que enfrentaron de forma injusta él y su familia le marcaron la vida.

Así, Toño Nemi salió tras un largo y tortuoso proceso, que implicó su reclusión en el penal de Pacho Viejo, donde todavía está el exfiscal Luis Ángel Bravo Contreras; el único exfuncionario de nivel que permanece encarcelado, dado que Flavino Ríos, Mauricio Audirac, Arturo Bermúdez, Francisco Valencia y Gina Domínguez están fuera.

El juez de Pacho, Francisco Javier Hernández, dio cumplimiento al amparo federal 47/2018, que ganó Nemi Dib y que ordenaba su liberación.

Recordamos que en septiembre pasado el también exdirector del DIF estatal salió de Pacho Viejo por un problema de salud, casi muere dentro del penal; en prisión domiciliaria se mantuvo desde septiembre de 2018.

Este polifacético político fue detenido en la víspera de la Navidad de 2017, durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes, quien emprendió una feroz persecución contra exfuncionarios duartistas, utilizando para ello a la fiscalía a cuyo frente se encuentra Jorge Winckler.

A Nemi se le acusó por una supuesta responsabilidad en el manejo de los recursos de la llamada Torre Pediátrica; algo así como 110 millones de pesos; sin embargo, durante el proceso judicial correspondiente demostró que como secretario de Salud no firmaba contratos ni eran su responsabilidad los pagos. Es decir, demostró su inocencia y, por tanto, fue liberado ayer.

En noviembre pasado tuvimos la oportunidad de entrevistarle en su domicilio, donde se encontraba recluido.

En la conversación que tuvo Toño Nemi con Raymundo Jiménez y con este reportero para Espejo del Poder, narró el infierno que pasó en la prisión de Pacho Viejo, donde las amenazas, el maltrato y los golpes fueron una constante.

Expuso en esa plática que dentro del penal le exigieron dinero, algo así como 5 millones de pesos, por reconsiderar su caso; sin embargo, tomó el camino más largo —y también el más barato— y al final demostró que las acusaciones en su contra carecían de sustento.

Al finalizar esa entrevista el exfuncionario, de los contados casos rescatables en el gabinete de Duarte, soltó una observación lapidaria; apuntó que probablemente nunca borraría el daño a su imagen, el descrédito y la mancha a su nombre que le provocaron quienes le acusaron a pesar de no contar con elementos para ello. Recordó, por ejemplo, la difusión de fotografías donde se le exhibe detenido.

Pues bien, Nemi Dib libró ya el proceso penal en su contra, pero lo que le resta será todavía más difícil: limpiar la enorme cantidad de lodo que arrojaron sobre su persona.

@luisromero85


Juan Antonio Nemi Dib, exsecretario de Salud del gobierno de Veracruz, permaneció recluido en Pacho Viejo de diciembre de 2017 a septiembre de 2018.

Hace casi seis meses, por las complicaciones que presentaba su estado de salud, le dictaron prisión domiciliaria.

En total permaneció recluido cerca de 15 meses de su vida, con todos los problemas que ello representó para su vida familiar, laboral y, sobre todo, para su salud.

Al final, en la audiencia celebrada ayer en el penal de Pacho Viejo se determinó que el exsecretario de Salud no tiene responsabilidad en los delitos de que le acusó la Fiscalía General del Estado.

Quedó libre, pero el infierno que pasó dentro de la prisión y el descrédito que enfrentaron de forma injusta él y su familia le marcaron la vida.

Así, Toño Nemi salió tras un largo y tortuoso proceso, que implicó su reclusión en el penal de Pacho Viejo, donde todavía está el exfiscal Luis Ángel Bravo Contreras; el único exfuncionario de nivel que permanece encarcelado, dado que Flavino Ríos, Mauricio Audirac, Arturo Bermúdez, Francisco Valencia y Gina Domínguez están fuera.

El juez de Pacho, Francisco Javier Hernández, dio cumplimiento al amparo federal 47/2018, que ganó Nemi Dib y que ordenaba su liberación.

Recordamos que en septiembre pasado el también exdirector del DIF estatal salió de Pacho Viejo por un problema de salud, casi muere dentro del penal; en prisión domiciliaria se mantuvo desde septiembre de 2018.

Este polifacético político fue detenido en la víspera de la Navidad de 2017, durante el gobierno de Miguel Ángel Yunes, quien emprendió una feroz persecución contra exfuncionarios duartistas, utilizando para ello a la fiscalía a cuyo frente se encuentra Jorge Winckler.

A Nemi se le acusó por una supuesta responsabilidad en el manejo de los recursos de la llamada Torre Pediátrica; algo así como 110 millones de pesos; sin embargo, durante el proceso judicial correspondiente demostró que como secretario de Salud no firmaba contratos ni eran su responsabilidad los pagos. Es decir, demostró su inocencia y, por tanto, fue liberado ayer.

En noviembre pasado tuvimos la oportunidad de entrevistarle en su domicilio, donde se encontraba recluido.

En la conversación que tuvo Toño Nemi con Raymundo Jiménez y con este reportero para Espejo del Poder, narró el infierno que pasó en la prisión de Pacho Viejo, donde las amenazas, el maltrato y los golpes fueron una constante.

Expuso en esa plática que dentro del penal le exigieron dinero, algo así como 5 millones de pesos, por reconsiderar su caso; sin embargo, tomó el camino más largo —y también el más barato— y al final demostró que las acusaciones en su contra carecían de sustento.

Al finalizar esa entrevista el exfuncionario, de los contados casos rescatables en el gabinete de Duarte, soltó una observación lapidaria; apuntó que probablemente nunca borraría el daño a su imagen, el descrédito y la mancha a su nombre que le provocaron quienes le acusaron a pesar de no contar con elementos para ello. Recordó, por ejemplo, la difusión de fotografías donde se le exhibe detenido.

Pues bien, Nemi Dib libró ya el proceso penal en su contra, pero lo que le resta será todavía más difícil: limpiar la enorme cantidad de lodo que arrojaron sobre su persona.

@luisromero85


viernes 13 de septiembre de 2019

Gómez Cazarín y la Jucopo Camino al ORFIS

jueves 12 de septiembre de 2019

Yunes, derrotas y retornos

miércoles 11 de septiembre de 2019

Winckler, fobias y malos resultados

martes 10 de septiembre de 2019

Los números veracruzanos en seguridad

jueves 05 de septiembre de 2019

Las campañas negras de aspirantes al Orfis

miércoles 04 de septiembre de 2019

Coatepec, inseguridad y problemas de basura

martes 03 de septiembre de 2019

La anunciada derrota de Mancha en el PAN

viernes 30 de agosto de 2019

Caso Coatzacoalcos ¿Y el alcalde?

Cargar Más