/ jueves 28 de noviembre de 2019

Trump loves AMLO

Quiero creer que en sus momentos de soledad (cuando no tiene en las inmediaciones a alguno de sus consejeros, secretarios, o hasta familiares cercanos) el presidente López Obrador sabe que está errando en sus intenciones de pacificar al país.

Ya no se trata de tapar el sol con un dedo, ni tampoco de defender lo imposible en las mañaneras, enfrentando con sus dichos aún más a los mexicanos que le creen y a los que no. Las masacres se acumulan: Minatitlán, Coatzacoalcos, Aguililla, Tepochica, y Los LeBarón, enmarcados, además, por el fallido operativo de Culiacán que acabó en la entrega de Ovidio Guzmán.

No, las cosas no están bien en seguridad, y no habrá cuarta transformación si no hay mejorías claras en el rubro. Si bien es cierto se trata de un tema incubado por décadas, la realidad es que no se observan destellos positivos en el horizonte, aunque abunden los “abrazos”.

Javier Sicilia me dijo que si AMLO no se abría a cambiar su estrategia acabaría por “pagar la responsabilidad del horror”, mientras que Alex LeBarón me sostuvo (desde que ocurrió la tragedia con su familia) que se había tratado de un acto terrorista, producto de las condiciones que imperan en el país. Y sí, el sacerdote Alejandro Solalinde me aseguró que criticar a AMLO era como hacerlo con Jesucristo, “pues él dijo que amáramos a nuestros enemigos y nunca aplicáramos el ojo por ojo”.

Lo cierto es que hay alguien que ve con ojos provechosos el manejo que López Obrador hace de su política de seguridad: Donald Trump. Me dicen fuentes latinas cercanas a la cúpula en la Casa Blanca que el magnate “está feliz porque lo que ocurre en México le da carne de acción para buscar reelegirse”.

En este momento Trump es más candidato que presidente, y siendo un personaje acostumbrado a generar “incendios” mediáticos o tuiteros (a través de arrebatos o pensamientos perfectamente premeditados), el magnate quiere a México, el magnate ama a AMLO.

Me comentan que Marcelo Ebrard (o cualquier enviado de la Presidencia) siempre será bien recibido por la gente de Trump. En todos los arrebatos o molestias del demócrata, después de un quizá prolongado “estira y afloja”, llegarán a acuerdos y “fumarán la pipa de la paz”, siempre con ventajas para EU, y “eso le fascina al mandatario del norte”.

A Trump le encanta AMLO porque lo que ocurre en el país le permite (y permitirá) crecer en ciertos temas durante su campaña. “Por esa y otras claras razones, Trump loves AMLO more than Peña Nieto”, me dicen.

Correo:

alejandroaguirre77@gmail.com

Quiero creer que en sus momentos de soledad (cuando no tiene en las inmediaciones a alguno de sus consejeros, secretarios, o hasta familiares cercanos) el presidente López Obrador sabe que está errando en sus intenciones de pacificar al país.

Ya no se trata de tapar el sol con un dedo, ni tampoco de defender lo imposible en las mañaneras, enfrentando con sus dichos aún más a los mexicanos que le creen y a los que no. Las masacres se acumulan: Minatitlán, Coatzacoalcos, Aguililla, Tepochica, y Los LeBarón, enmarcados, además, por el fallido operativo de Culiacán que acabó en la entrega de Ovidio Guzmán.

No, las cosas no están bien en seguridad, y no habrá cuarta transformación si no hay mejorías claras en el rubro. Si bien es cierto se trata de un tema incubado por décadas, la realidad es que no se observan destellos positivos en el horizonte, aunque abunden los “abrazos”.

Javier Sicilia me dijo que si AMLO no se abría a cambiar su estrategia acabaría por “pagar la responsabilidad del horror”, mientras que Alex LeBarón me sostuvo (desde que ocurrió la tragedia con su familia) que se había tratado de un acto terrorista, producto de las condiciones que imperan en el país. Y sí, el sacerdote Alejandro Solalinde me aseguró que criticar a AMLO era como hacerlo con Jesucristo, “pues él dijo que amáramos a nuestros enemigos y nunca aplicáramos el ojo por ojo”.

Lo cierto es que hay alguien que ve con ojos provechosos el manejo que López Obrador hace de su política de seguridad: Donald Trump. Me dicen fuentes latinas cercanas a la cúpula en la Casa Blanca que el magnate “está feliz porque lo que ocurre en México le da carne de acción para buscar reelegirse”.

En este momento Trump es más candidato que presidente, y siendo un personaje acostumbrado a generar “incendios” mediáticos o tuiteros (a través de arrebatos o pensamientos perfectamente premeditados), el magnate quiere a México, el magnate ama a AMLO.

Me comentan que Marcelo Ebrard (o cualquier enviado de la Presidencia) siempre será bien recibido por la gente de Trump. En todos los arrebatos o molestias del demócrata, después de un quizá prolongado “estira y afloja”, llegarán a acuerdos y “fumarán la pipa de la paz”, siempre con ventajas para EU, y “eso le fascina al mandatario del norte”.

A Trump le encanta AMLO porque lo que ocurre en el país le permite (y permitirá) crecer en ciertos temas durante su campaña. “Por esa y otras claras razones, Trump loves AMLO more than Peña Nieto”, me dicen.

Correo:

alejandroaguirre77@gmail.com

lunes 27 de enero de 2020

Miguel Alemán, en la 4T

lunes 27 de enero de 2020

AMLO, my brother in Mexico

miércoles 22 de enero de 2020

Los que le hablan al oído a AMLO

lunes 13 de enero de 2020

La salud de AMLO

miércoles 08 de enero de 2020

De AMLO, sus viajes al extranjero y su salud

lunes 30 de diciembre de 2019

Las 5 “joyas” de Cuitláhuac en 2019

miércoles 25 de diciembre de 2019

No es Clouthier ni Sheinbaum, tampoco Ebrard

Cargar Más