/ martes 19 de mayo de 2020

Un fiscal litigante

Buen día, apreciado lector. Ahh pues vaya dilema, vaya desgarriate en el que están metidos en el gobierno estatal. Bueno, en el Congreso, ajá.

Entre otros asuntos, por la obligación de decidir quién debe quedarse en la titularidad de la Fiscalía General del Estado de Veracruz, que en apariencia no les permitiría dejar que continúe la actual encargada.

Pero más que la otra decisión que confundió a los veracruzanos por la supuesta cancelación de la consulta por la revocación de mandato del gobernador, ahora pesa más, otra vez, la definición misma en la Fiscalía, un asunto que de por sí es escandaloso desde que dejó de ser Procuraduría.

Tan bien que parecía que iba (ajá) la joven que sin experiencia alguna o capacidad demostrada impusieron los mandones del nuevo Poder Ejecutivo estatal, cuando nadie, ni ella misma se quiso dar cuenta que la embarcaban. Si querían que se quedara sólo la hubieran ratificado y ya.

¿Para qué abrir una convocatoria? Mire usted, revise los antecedentes de los profesionales del derecho que están atendiendo la nueva convocatoria abierta para ser fiscal del estado. Casi todos superan fácilmente los méritos que no presentó la jovencita, de la cual los medios ya se han ocupado abundantemente, algunos hasta en forma grosera.

“Pero eso siempre ha sido así”, “ya sabemos cómo se dan los cargos en la política”, dirán los de siempre; “en los bares y cantinas, entre amigos y entre copa y copa se deciden siempre los cargos públicos”, en alusión a los compadrazgos y amiguismos en las decisiones políticas, declaró a este reportero allá por los años ochenta doña Delia de la Paz Rebolledo.

No hay que ir muy lejos. Hay alguien en Veracruz, de esas aves que, como dijo Díaz Mirón, cruzan el pantano y no manchan su plumaje, alguien como el abogado que sí conoce de Derecho, que lleva más de 20 años de experiencia como juez y agente del Ministerio Público, que conoce las entrañas de la Fiscalía, que sería un fiscal litigante, me refiero al hueyapeño Ramiro Ramírez Reyes. De la mera tierra de mi madre Soledad. Él sí sabe.

A ver qué dicen los diputados, porque el góber podemos apostar, como decía Yayo Gutiérrez, aguantará vara y autorizará a los diputados actualizar la consulta y ganará en 2022 la ratificación y los aplausos.

Tengamos paz y armonía en nuestros hogares y cuidemos el agua y las plantas.

gustavocadenamathey@hotmail.com

Buen día, apreciado lector. Ahh pues vaya dilema, vaya desgarriate en el que están metidos en el gobierno estatal. Bueno, en el Congreso, ajá.

Entre otros asuntos, por la obligación de decidir quién debe quedarse en la titularidad de la Fiscalía General del Estado de Veracruz, que en apariencia no les permitiría dejar que continúe la actual encargada.

Pero más que la otra decisión que confundió a los veracruzanos por la supuesta cancelación de la consulta por la revocación de mandato del gobernador, ahora pesa más, otra vez, la definición misma en la Fiscalía, un asunto que de por sí es escandaloso desde que dejó de ser Procuraduría.

Tan bien que parecía que iba (ajá) la joven que sin experiencia alguna o capacidad demostrada impusieron los mandones del nuevo Poder Ejecutivo estatal, cuando nadie, ni ella misma se quiso dar cuenta que la embarcaban. Si querían que se quedara sólo la hubieran ratificado y ya.

¿Para qué abrir una convocatoria? Mire usted, revise los antecedentes de los profesionales del derecho que están atendiendo la nueva convocatoria abierta para ser fiscal del estado. Casi todos superan fácilmente los méritos que no presentó la jovencita, de la cual los medios ya se han ocupado abundantemente, algunos hasta en forma grosera.

“Pero eso siempre ha sido así”, “ya sabemos cómo se dan los cargos en la política”, dirán los de siempre; “en los bares y cantinas, entre amigos y entre copa y copa se deciden siempre los cargos públicos”, en alusión a los compadrazgos y amiguismos en las decisiones políticas, declaró a este reportero allá por los años ochenta doña Delia de la Paz Rebolledo.

No hay que ir muy lejos. Hay alguien en Veracruz, de esas aves que, como dijo Díaz Mirón, cruzan el pantano y no manchan su plumaje, alguien como el abogado que sí conoce de Derecho, que lleva más de 20 años de experiencia como juez y agente del Ministerio Público, que conoce las entrañas de la Fiscalía, que sería un fiscal litigante, me refiero al hueyapeño Ramiro Ramírez Reyes. De la mera tierra de mi madre Soledad. Él sí sabe.

A ver qué dicen los diputados, porque el góber podemos apostar, como decía Yayo Gutiérrez, aguantará vara y autorizará a los diputados actualizar la consulta y ganará en 2022 la ratificación y los aplausos.

Tengamos paz y armonía en nuestros hogares y cuidemos el agua y las plantas.

gustavocadenamathey@hotmail.com

martes 07 de julio de 2020

¿Y las videocámaras?

martes 30 de junio de 2020

Moros con tranchete

martes 23 de junio de 2020

Temblores, eclipses y trabajo

martes 16 de junio de 2020

¡Fiesta, rumba y marimba!

martes 09 de junio de 2020

Tolerancia absoluta

jueves 04 de junio de 2020

Más compromiso, gobernador

martes 26 de mayo de 2020

Prudencia, Cuitláhuac

martes 19 de mayo de 2020

Un fiscal litigante

martes 12 de mayo de 2020

La fiesta en paz

martes 05 de mayo de 2020

Soledad

Cargar Más