/ jueves 28 de marzo de 2019

Violencia escolar

Estimado lector, la violencia en las escuelas es un fenómeno que los padres de familia y docentes debemos conocer para prevenirla, atenderla y actuar, en su caso. Según el artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño, “es toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual”.

En las escuelas, donde estudian nuestros hijos o familiares, debemos saber que pueden estar presentes, al menos, tres tipos de violencia: abuso sexual, maltrato y acoso escolar.

El abuso sexual se da cuando un adulto que trabaja en la escuela, o una niña o niño de mayor edad que la del agredido, ejerce poder y/o control sobre niñas, niños y adolescentes para tener estimulación sexual de sí mismo, hacia el menor de edad y/o algún testigo, pudiendo existir o no contacto físico.

El maltrato se presenta cuando cualquier trabajador de una escuela hace uso de la fuerza o poder, a través de la violencia física, psicológica/emocional y/o negligencia u omisión hacia cualquier alumno.

El acoso se despliega cuando en el entorno escolar, uno o varios alumnos o alumnas someten, explotan y causan daño a otro u otros estudiantes, ejerciendo todo tipo de conductas intencionales, direccionadas, frecuentes y en desigualdad de poder, ya sea física, de edad, social, económica, tomando en cuenta que un mismo niño puede jugar uno o varios roles: acosador, acosado y testigo.

Ese acoso puede ser verbal, psicológico y físico. El primero consiste en expresar de manera directa o indirecta entre las alumnas y/o los alumnos, palabras desagradables, altisonantes o agresivas cuya intención es humillar, burlar, insultar, amenazar, hacer sentir mal o intimidar al otro estudiante.

Cuando se lesiona emocionalmente a una alumna o un alumno, cuando es marginado, al no tomarlo en cuenta directa o indirectamente o al divulgar rumores acerca de sus actividades personales y avergonzándolo en público, se está cometiendo acoso psicológico.

La acción constante de uno o varios alumnos, para lastimar u ocasionar lesiones corporales (golpear, patear, pellizcar, escupir, hacer tropezar, empujar, jalonear los cabellos) a otro u otros, hacer gestos desagradables o inadecuados con la cara o las manos o deteriorar sus pertenencias (tomar o esconder sus útiles escolares, cosas de valor o dinero) es acoso físico.

Para prevenir lo anterior las autoridades escolares, por ley, están obligadas a adoptar medidas de protección. Además cuando tengan conocimiento de casos de estudiantes que sufran o hayan sufrido, en cualquier forma, violación de sus derechos, también están obligados a hacerlo del conocimiento inmediato de las autoridades civiles competentes, para que procedan conforme a las disposiciones legales aplicables.

Así que los docentes, directores, supervisores y jefes de sector tienen la obligación de llevar a cabo las acciones necesarias para propiciar un ambiente libre de violencia en las escuelas, crear centros de mediación permanentes, donde ofrezcan orientación y protección a los estudiantes involucrados en situaciones de abuso sexual, acoso y/o violencia escolar. En la SEV los docentes pueden recibir asesoría y apoyo, en el área de Copaca.

carlos_jorge27@hotmail.com

Estimado lector, la violencia en las escuelas es un fenómeno que los padres de familia y docentes debemos conocer para prevenirla, atenderla y actuar, en su caso. Según el artículo 19 de la Convención sobre los Derechos del Niño, “es toda forma de perjuicio o abuso físico o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual”.

En las escuelas, donde estudian nuestros hijos o familiares, debemos saber que pueden estar presentes, al menos, tres tipos de violencia: abuso sexual, maltrato y acoso escolar.

El abuso sexual se da cuando un adulto que trabaja en la escuela, o una niña o niño de mayor edad que la del agredido, ejerce poder y/o control sobre niñas, niños y adolescentes para tener estimulación sexual de sí mismo, hacia el menor de edad y/o algún testigo, pudiendo existir o no contacto físico.

El maltrato se presenta cuando cualquier trabajador de una escuela hace uso de la fuerza o poder, a través de la violencia física, psicológica/emocional y/o negligencia u omisión hacia cualquier alumno.

El acoso se despliega cuando en el entorno escolar, uno o varios alumnos o alumnas someten, explotan y causan daño a otro u otros estudiantes, ejerciendo todo tipo de conductas intencionales, direccionadas, frecuentes y en desigualdad de poder, ya sea física, de edad, social, económica, tomando en cuenta que un mismo niño puede jugar uno o varios roles: acosador, acosado y testigo.

Ese acoso puede ser verbal, psicológico y físico. El primero consiste en expresar de manera directa o indirecta entre las alumnas y/o los alumnos, palabras desagradables, altisonantes o agresivas cuya intención es humillar, burlar, insultar, amenazar, hacer sentir mal o intimidar al otro estudiante.

Cuando se lesiona emocionalmente a una alumna o un alumno, cuando es marginado, al no tomarlo en cuenta directa o indirectamente o al divulgar rumores acerca de sus actividades personales y avergonzándolo en público, se está cometiendo acoso psicológico.

La acción constante de uno o varios alumnos, para lastimar u ocasionar lesiones corporales (golpear, patear, pellizcar, escupir, hacer tropezar, empujar, jalonear los cabellos) a otro u otros, hacer gestos desagradables o inadecuados con la cara o las manos o deteriorar sus pertenencias (tomar o esconder sus útiles escolares, cosas de valor o dinero) es acoso físico.

Para prevenir lo anterior las autoridades escolares, por ley, están obligadas a adoptar medidas de protección. Además cuando tengan conocimiento de casos de estudiantes que sufran o hayan sufrido, en cualquier forma, violación de sus derechos, también están obligados a hacerlo del conocimiento inmediato de las autoridades civiles competentes, para que procedan conforme a las disposiciones legales aplicables.

Así que los docentes, directores, supervisores y jefes de sector tienen la obligación de llevar a cabo las acciones necesarias para propiciar un ambiente libre de violencia en las escuelas, crear centros de mediación permanentes, donde ofrezcan orientación y protección a los estudiantes involucrados en situaciones de abuso sexual, acoso y/o violencia escolar. En la SEV los docentes pueden recibir asesoría y apoyo, en el área de Copaca.

carlos_jorge27@hotmail.com

viernes 24 de mayo de 2019

Empatía

viernes 17 de mayo de 2019

Empatía

jueves 16 de mayo de 2019

Empatía

jueves 09 de mayo de 2019

Monumento a Miguel Hidalgo

viernes 26 de abril de 2019

Monumento a Miguel Hidalgo

jueves 28 de marzo de 2019

Violencia escolar

jueves 21 de marzo de 2019

Educación sexual

jueves 14 de marzo de 2019

El quehacer de los maestros

jueves 07 de marzo de 2019

Monumento a Murillo Vidal

Cargar Más