/ martes 17 de abril de 2018

Esoterismo/ Dónde encontrar a Dios

Respuesta difícil que nos ponemos los seres humanos cuando se trata de encontrar una que satisfaga nuestra necesidad. Cada quien encontrará lo que busca, de acuerdo a su entender y grado de espiritualidad que posea.

Algunos quedan satisfechos con lo que aparentemente es pequeño, otros jamás encontrarán lo que buscan por darle tantas vueltas al asunto y querer acomodarlo de acuerdo a su caprichosa forma de pensar. En la Biblia se menciona que, en cierta ocasión, un grupo de infantes se acercaron a Jesús de Nazaret, y los apóstoles empezaron a hacerlos a un lado. El maestro divino les recrimina diciéndoles dejad que los niños vengan a mí, porque de ellos es el reino de los cielos. Esta parábola está más clara que una gota de agua. Hay que tener una mentalidad pura como los infantes para poder ver, sentir y comprender lo que lleva en su alma un niño; el adulto, lleno de todas las cosas que ha saturado su mente –que llama “experiencia”— no es capaz de entender porque siempre antepone sus propios intereses. Cierto día un niño siente la necesidad de conocer a Dios. En su pequeña mochila empaca galletas y bebidas porque cree que será un largo viaje. Después de mucho caminar llega a un parque y siente la necesidad de tomar un descanso. Observa que en una banca está una anciana y le pide permiso para hacerle compañía. Abre su mochila y empieza a comer galletas y tomar refresco. Nota que la decana lo observa; él le ofrece lo que está comiendo. Ella acepta y le regala la mejor de sus sonrisas. Pasado un tiempo, el pequeño regresa a casa y su madre al verlo contento le pregunta el motivo de su felicidad. “He conocido a Dios y tiene la sonrisa más hermosa que he visto. Por otro lado, también la ancianita regresa a casa y su hijo al verla tan feliz, le pregunta la causa: “He conocido a Dios, y no sabía que era tan joven”. Dios es tan sencillo, que sólo los que poseen nobleza en su corazón, lo encontrarán en las cosas que muchos adultos pasan desapercibidas.


Respuesta difícil que nos ponemos los seres humanos cuando se trata de encontrar una que satisfaga nuestra necesidad. Cada quien encontrará lo que busca, de acuerdo a su entender y grado de espiritualidad que posea.

Algunos quedan satisfechos con lo que aparentemente es pequeño, otros jamás encontrarán lo que buscan por darle tantas vueltas al asunto y querer acomodarlo de acuerdo a su caprichosa forma de pensar. En la Biblia se menciona que, en cierta ocasión, un grupo de infantes se acercaron a Jesús de Nazaret, y los apóstoles empezaron a hacerlos a un lado. El maestro divino les recrimina diciéndoles dejad que los niños vengan a mí, porque de ellos es el reino de los cielos. Esta parábola está más clara que una gota de agua. Hay que tener una mentalidad pura como los infantes para poder ver, sentir y comprender lo que lleva en su alma un niño; el adulto, lleno de todas las cosas que ha saturado su mente –que llama “experiencia”— no es capaz de entender porque siempre antepone sus propios intereses. Cierto día un niño siente la necesidad de conocer a Dios. En su pequeña mochila empaca galletas y bebidas porque cree que será un largo viaje. Después de mucho caminar llega a un parque y siente la necesidad de tomar un descanso. Observa que en una banca está una anciana y le pide permiso para hacerle compañía. Abre su mochila y empieza a comer galletas y tomar refresco. Nota que la decana lo observa; él le ofrece lo que está comiendo. Ella acepta y le regala la mejor de sus sonrisas. Pasado un tiempo, el pequeño regresa a casa y su madre al verlo contento le pregunta el motivo de su felicidad. “He conocido a Dios y tiene la sonrisa más hermosa que he visto. Por otro lado, también la ancianita regresa a casa y su hijo al verla tan feliz, le pregunta la causa: “He conocido a Dios, y no sabía que era tan joven”. Dios es tan sencillo, que sólo los que poseen nobleza en su corazón, lo encontrarán en las cosas que muchos adultos pasan desapercibidas.


Local

Escasez y mala calidad de agua aviva la pelea por su venta

En Naolinco, burreros señalan competencia desleal de las camionetas, pues en un viaje pueden transportar hasta 70 cubetas y ellos apenas 6 garrafones

Local

Calles de la colonia Reserva de El Tronconal convertidas en fosas sépticas

La falta de drenaje obligó a los vecinos a conectar la salida de sus desechos a la vía pública

Local

Con bombo y platillo celebran el regreso de Sergio Obeso Rivera

Tras recibir anillo y nombramiento cardenalicio de manos del papa Francisco, preparan el gran festejo en la Catedral

Local

Prevención del tétanos

La bacteria produce una toxina capaz de causar graves complicaciones, e incluso la muerte

Gossip

El mundo después de Luis Miguel: 11 series dignas de un maratón

No sólo hay buenas producciones de EU, en todo el mundo hay una gran variedad de series que fácilmente pueden atraparte desde el primer capítulo

Mundo

Reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aun sin resultados tangibles

Naciones Unidas vislumbra una serie de reformas para que se defiendan los intereses internacionales y no sólo los de una nación en común

Gossip

Horacio es el juez de hierro en La Academia

Villalobos afirma que las críticas severas y la verdad son excelentes maestros

Sociedad

En peligro de extinción la cotorra serrana

Enclavada en la Sierra Madre Occidental, esta especie endémica requiere de acciones urgentes para su preservación