imagotipo

Duarte, cada vez más cerca; PGR ofrece recompensa

  • Glosario del momento | Antonio Ayala Sánchez

 

Cuenta la leyenda que cuando el desaparecido narcotraficante Pablo Emilio Escobar Gaviria supo que el gobierno colombiano había ofrecido una jugosa recompensa por información que llevara a su captura —allá por los años noventa del siglo pasado—, el temor del capo por ser aprehendido se acrecentó.

Y es que para el fundador y máximo líder del Cártel de Medellín, el hecho de que se entregara una importante suma económica, tal vez la más alta jamás ofrecida por delincuente alguno en el mundo, a quien proporcionara datos sobre su paradero, seduciría hasta a sus más allegados.

Además del dinero, el gobierno colombiano le garantizaba al informante cambio de identidad para él y sus parientes, así como salida al país extranjero que la persona y su familia eligieran.

Traje a colación lo anterior porque si hay alguien que seguramente amaneció preocupado el día de ayer fue el gobernador con licencia, luego de que la Procuraduría General de la República (PGR) ofreciera 15 millones de pesos “a quien o quienes proporcionen información veraz y útil, que coadyuve eficaz, eficiente, efectiva y oportunamente para la localización, detención o aprehensión de Javier Duarte de Ochoa”.

En entrevista para el noticiero matutino de Carlos Loret de Mola, el subprocurador Gilberto Higuera señaló que la PGR trabaja para dar con el paradero de Duarte, a quien se le persigue por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, y quien se encuentra prófugo de la justicia desde hace un mes.

Se publicó que la información que lleve a la captura de Javier Duarte será recibida en avenida Paseo de la Reforma, número 211, Octavo Piso, colonia Cuauhtémoc, delegación Cuauhtémoc, así como en los números telefónicos (55) 5346-1544 y (55) 5346-0000, extensión 4748, en la Ciudad de México, y 01-800-831-31-96 desde cualquier parte del país, y en el correo electrónico denunciapgr@pgr.gob.mx.

El subprocurador Gilberto Higuera no ahondó sobre el avance de las investigaciones, pero dejó claro que para el Gobierno de la República el tema de la corrupción en Veracruz no quedará impune.

Sobre el caso Duarte se han pronunciado varios actores políticos, que coinciden que contrario a la postura asumida por el exgobernador de Sonora Guillermo Padrés, quien reapareció y se presentó ante un juez para enfrentar los cargos que se le imputan, el veracruzano no saldrá a responder por los señalamientos en su contra.

El propio coordinador del PRI en el Senado de la República, Emilio Gamboa Patrón, exhortó al priista expulsado a dar la cara y a defenderse, “si tiene los argumentos como él dice”, ante las autoridades correspondientes.

Quien no desaprovechó la ocasión fue el senador Héctor Yunes Landa, quien pidió nuevamente a Duarte que se entregue —ya lo hizo anteriormente a través de un video difundido en redes sociales— y cumpla su palabra de enfrentar las denuncias en su contra ante los tribunales. “Hoy es Padrés. Por el bien de México esperamos que mañana sean otros los que también den la cara y se sometan a las instancias legales”, dijo el legislador veracruzano.

Donde quiera que se encuentre, Javier Duarte debe estar sintiendo cada vez más pasos sobre la azotea. Hasta ahora el gobernador con licencia ha corrido con suerte —o con protección oficial—, pero si ésta le deja de sonreír, tal vez hasta alguno de sus más allegados lo delate con tal de cobrar la recompensa que la PGR ofrece por información sobre su paradero. Al tiempo.

HACIENDA DEBE ADMITIR QUE VERACRUZ VIVE DESASTRE FINANCIERO: YUNES

Miguel Ángel Yunes Linares no se anduvo con rodeos. El gobernador electo indicó que la crisis que atraviesa la Entidad no se resolverá hasta que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público admita que Veracruz vive un desastre financiero.

Para el choleño el anuncio de pago a los ayuntamientos, que recientemente recibieron 586 millones de pesos provenientes del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento Municipal (Fortamun), es una “cortina de humo” del gobernador interino Flavino Ríos, a quien acusa de ser cómplice del mayor robo que han sufrido los veracruzanos y de que Duarte haya escapado.

Flavino reconoce que no podrá pagar la deuda que la administración estatal mantiene con los 212 ayuntamientos, pero confía que los recursos federales que lleguen en los próximos días permitirán a los alcaldes atender sus compromisos básicos en sus respectivos municipios.

Ayer se cumplieron dos semanas de la toma de Palacio de Gobierno y los ediles aseguran que no se irán de ahí hasta que les paguen todo lo que les deben.

Por ello se ha vuelto necesaria la intervención de la Federación, para que a través de Hacienda contribuya a buscar la forma de sacar del hoyo a Veracruz, donde por falta de recursos, según advierten, se está en riesgo de caer en la ingobernabilidad.