imagotipo

El gasoducto como discurso de campaña

  • Hora cero | Luis Alberto Romero

En una decisión polémica, que lo mismo generó reacciones de rechazo que de aprobación, este miércoles el cabildo de la capital del estado autorizó la construcción de un gasoducto que con casi 12 kilómetros cruzará las avenidas Lázaro Cárdenas y 20 de Noviembre, el Circuito Presidentes y la carretera Xalapa-Coatepec.

El alcalde xalapeño Américo Zúñiga Martínez negó que dicha obra esté llamada a convertirse en una bomba de tiempo; dijo que no pondrá en riesgo a los asentamientos de la zona y que su aprobación obedece a que dicho proyecto ya contaba con el aval de las diferentes instancias de gobierno, desde la Federación hasta el Gobierno del Estado.

El edil recordó que el gasoducto fue aprobado por el cabildo porque existen estudios serios tanto de impacto ambiental como de protección civil, como el presentado en junio de 2015 por la Comisión Reguladora de Energía.

La obra, sin embargo, es motivo de rechazo por parte de organizaciones civiles y grupos ambientalistas.

Por otro lado, el tema se volvió bandera política en el contexto de la contienda por la presidencia municipal de Xalapa: el candidato del PRI-Verde, Alejandro Montano Guzmán, por ejemplo, se pronunció por un amparo contra el gasoducto y un plebiscito para conocer la opinión de los xalapeños, aunque el tema del recurso legal contra la construcción ya condiciona la respuesta ciudadana.

Montano Guzmán se reunió con integrantes de la Asociación Mexicana de la Industria de la Construcción, ante quienes se pronunció por un “consenso general” para conocer la opinión de los habitantes del municipio.

El priista parece ignorar que el asunto relacionado con el gasoducto ya ha sido discutido desde hace un par de años; en pocas palabras, la vida en Xalapa no comenzó el 2 de mayo, con el arranque de las campañas.

Como sea, las palabras del abanderado del tricolor no sólo fijaron una postura con relación al gasoducto, sino que revelaron una confrontación, al menos un diferendo, entre el candidato priista y el actual presidente municipal, Américo Zúñiga Martínez.

Por su parte, el candidato del Movimiento de Regeneración Nacional, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, con más cartas credenciales en el tema ambiental, también se refirió al tema; calificó la medida del cabildo como ilegítima y señaló que el gasoducto no beneficiará a Xalapa, sino únicamente a una empresa transnacional, Nestlé.

La propuesta del abanderado de Morena no sólo incluye una consulta a la sociedad, sino la opinión de colegios de profesionales.

La candidata de la alianza PAN-PRD, Ana Míriam Ferráez Centeno, decidió mantenerse al margen y pasar la pelota a la cancha del actual cabildo. Apuntó que a este ayuntamiento, y no al próximo, le corresponde decidir, aunque aclaró que debe darse prioridad al tema de la protección civil.

Lo interesante, sin embargo, no son las reacciones de los candidatos que, salvo alguna excepción, hablan sin demasiado conocimiento sobre el tema, sino el movimiento de resistencia que, sin duda, será intensificado por vecinos, organizaciones sociales y grupos ambientalistas.

 

PRI, LA INMINENTE RENOVACIÓN

Tan malas proyecciones existen al interior del Partido Revolucionario Institucional en cuanto a los resultados del presente proceso electoral que ya comienza a manejarse el inminente relevo del actual dirigente del Comité Directivo Estatal, Renato Alarcón Guevara.

En el priismo se consideraría un triunfo, dadas las circunstancias electorales, que el partido logre más de 50 o 60 ayuntamientos, de los 212 en disputa.

Lo más probable, nos dicen, es que con todo y la alianza con el Verde, el PRI no llegue a 40 triunfos y que éstos se alcancen en municipios pequeños. Así, la suerte del actual CDE estaría prácticamente definida.

Renato Alarcón no celebrará la Independencia Nacional al frente del partido en Veracruz.