imagotipo

Enmienda en transparencia

  • Transparencia 3.0 | Naldy Rodríguez

La transparencia y el acceso a la información pública sufrieron varios reveses en el sexenio anterior. Con el aval de la pasada Legislatura, Javier Duarte de Ochoa impulsó reformas constitucionales “a modo” y se violentó la ley una y otra vez.

Las leyes no pueden estar supeditadas al interés político de los grupos en el poder, menos al capricho de una sola persona, sobre todo tratándose de un tema de carácter público, que contribuye de manera directa a atacar la corrupción, uno de los peores males que sufre México y Veracruz.

En el Estado la clase política ha rezagado la revisión de las leyes en materia de acceso a la información —derecho de todos los ciudadanos garantizado en el artículo 6 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos— porque les conviene la opacidad.

Hoy tenemos un Instituto Veracruzano de Acceso a la Información con dos de tres comisionados, un presidente reelecto de forma consecutiva e irregular. Y no contamos con un instrumento local para garantizar este derecho, porque el Instituto Nacional de Acceso a la Información presentó un recurso de inconstitucionalidad para impugnar 12 fracciones de nueve artículos y dos artículos completos de la ley publicada el 29 de septiembre de 2016 por contravenir principios previstos en la Constitución.

Es tiempo de enmendar los errores que se cometieron en el pasado y de regresar el espíritu ciudadano y autónomo del órgano garante del derecho de acceso a la información.

En enero de 2016, a propuesta de Duarte, fue aprobada por la Legislatura la adición y reforma a los artículos 6, 33, 67 y 77 de la Constitución Política local. Tres meses después fue ratificada en un segundo periodo de sesiones ordinarias, después del aval que dieron 163 ayuntamientos.

En semejanza a lo realizado en el ámbito federal se estableció la figura de un Consejo Consultivo del Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales.

También aprovecharon las modificaciones para tratar de imponer un comisionado emanado del Gobierno del Estado, pues modificaron los requisitos para ocupar el cargo en el organismo público. Uno de los más sustanciales fue eliminar la prohibición de haber sido funcionario público —de cualquier nivel de gobierno— en los tres años anteriores a la postulación.

Las reformas federales lo que ordenaban era la creación de organismos autónomos, especializados, imparciales y colegiados, responsables de garantizar el derecho de acceso a la información y de protección de datos personales en posesión de los sujetos obligados, conforme a las bases y los principios previstos en el artículo 6o. constitucional y en la ley general respectiva.

Sin embargo, en Veracruz esa autonomía está cuestionada y la aprobación de las leyes en la materia han estado supeditadas a intereses políticos.

Adicionando una fracción al artículo 67, que establece los requisitos para ser comisionado, no podrán postularse para el cargo “secretarios estatales, diputados locales ni alcaldes, durante el año previo al día de su nombramiento” como lo establece ya la ley federal.

También es necesario adecuar la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el estado de Veracruz, en sus artículos impugnados por el INAI, y que se refieren a “candados” impuestos por las autoridades y legisladores anteriores, con la finalidad de abonar a la opacidad.

Sería sano que se consulte realmente a la ciudadanía, como la propia ley lo establece para la integración del organismo, tanto para la elección del comisionado que falta como para la conformación de un Consejo Consultivo que deberá vigilar el quehacer de los titulares del organismo, pero también de los sujetos obligados.

Si logramos consolidar este derecho entre la población tendremos a ciudadanos vigilando las dependencias e instituciones públicas, lo que dificultará que algún servidor público cometa desvío de recursos. La transparencia y el acceso a la información pública es una de las vías más importantes para combatir la corrupción en Veracruz y en México.

 

***

“La privacidad ha muerto: no hay nada que ustedes, diminutos ratones puedan hacer al respecto”.

Timothy Garton Ash

Historiador y periodista británico

 

Twitter: @ydlan

transparencia3.0@hotmail.com