imagotipo

Meade, el hombre de Peña

  • Parque Juárez | Monica Camarena

Los rumores son insistentes, los análisis son cada vez más precisos, José Antonio Meade Kuribreña podría ser el hombre seleccionado por Enrique Peña Nieto para buscar la permanencia del PRI en el gobierno federal.

Apenas el martes pasado en un análisis titulado “México sucesión en Banxico”, el banco internacional de origen suizo UBS, señaló que ante los cambios en los estatutos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, tiene elevadas posibilidades de convertirse en su candidato presidencial para 2018.

Dicho análisis también dice que José Antonio Meade tiene una imagen como un tecnócrata sólido, moderno e independiente que puede convertirlo en un valioso activo para el gobernante PRI en la actual carrera presidencial.

De esta manera sería comprensible la urgencia en el PRI para su cambio en los estatutos que abren la puerta a los aspirantes sin militancia; Meade se encamina de esta forma a ser desde su cómoda independencia (hasta el momento) de partidos, como quien pueda aguantar el desgaste político al momento de convertirse en candidato.

Si a todo ello se agrega que dos aspirantes a la presidencia y fuertes contrincantes del PRI como Ricardo Anaya (PAN) y Andrés Manuel López Obrador (Morena) destaparon a Meade Kuribreña como el candidato de Peña en la elección 2018, entonces parecería que se consolida el dedazo desde Los Pinos hacia el todavía secretario de Hacienda y Crédito Público.

Podría ser previsible que Meade sea el candidato de Peña, pues se trata de un funcionario con pocos negativos y  aparente conducción de una vida con honradez; en marzo pasado, en su discurso en el Congreso de los Jóvenes de la Universidad Panamericana, destacó que Hacienda cerraba el paso a la corrupción a través del combate al lavado de dinero y la evasión fiscal y destacó que su dependencia había participado detectando los abusos en su seguimiento a los recursos.

Tampoco se puede hacer a un lado el tema de las añejas amistades y confianzas; Luis Videgaray, actual secretario de Relaciones Exteriores, es sin lugar a dudas el mejor amigo de Enrique Peña Nieto, pero a su vez el canciller tiene entre sus mejores amigos a José Antonio Meade, con quien compartió aula en la universidad.

José Antonio Meade, salvo que sucedan imprevistos que en política abundan, se encamina a ser el hombre de Peña, el escogido para la más dura batalla que el PRI haya librado en toda su historia.

 

ÁGORA

Los priistas en Veracruz (los que quedan) al parecer se convirtieron en fantasmas; no se les ve, menos se les siente y mucho menos se sabe de alguna estrategia como partido para contener el furor electoral que se dirige desde Palacio de Gobierno en Xalapa para lograr la consolidación del proyecto Boca del Río.

El que se dice líder del PRI en Veracruz al parecer se desinfló, las oficinas de ese partido lucen abandonadas, tal cual, como sus propósitos rumbo a 2018.

@monicamarena